Archivo del blog

lunes, 16 de julio de 2018

Entender


Vidal ascendió a la responsable del robo de identidades de los "aportantes truchos"


En el día de ayer, María Eugenia Vidal intentó justificarse en el escándalo desatado por los aportantes truchos a la campaña de Cambiemos. Recordemos que en la misma figuraban personas que recibían planes sociales, lo mismo que dirigentes sindicales y políticos que negaron haber hecho esos aportes. Vidal dijo que no tenía “nada que ocultar” e intentó desprestigiar la denuncia. Sin embargo, al mismo tiempo tuvo un gesto que confirma que avala el entramado de corrupción que siempre dice que vino a combatir. Se trata del nombramiento, para la Contaduría General de la Provincia de Buenos Aires, a la actual funcionaria María Fernanda Inza.

El juez de la Corte Suprema Rosenkrantz, involucrado en una estafa al Estado


Avaló la venta de activos de una empresa que debía más de 20 millones. La maniobra la dejó insolvente y le impide cobrar a los empleados que se quedaron sin trabajo y a la AFIP. La designación de Carlos Rosenkrantz fue el primer escándalo de Mauricio Macri como presidente. Lo nombró por decreto en la primera semana de su gestión. Tras críticas de propios y extraños, el Gobierno dio marcha atrás y lo pasó por el Senado como marca la Constitución Nacional. De acuerdo a una investigación de ADN para C5N, un nuevo escándalo salpica a quien es uno de los ministros del máximo tribunal de la Justicia. Asesoró a una empresa en una quiebra fraudulenta. El 7 de abril de 2015 la empresa Operadora de la Costa, que explotaba la franquicia de una multinacional, debía más de 20 millones de pesos. La firma puso a disposición sus bienes y fueron embargados por AFIP y de la multinacional. Tras el embargo, la empresa y la multinacional que era asesorada por Rosenkrantz vendieron fraudulentamente todos los bienes. Para eludir la ley, utilizaron un acta de directorio y una fecha de asamblea trucha ya que uno de los socios de Operadora de la Costa no se encontraba en el país. El representante legal de la contraparte era Rosenkrantz. El hecho que más lo complica es que la multinacional adquirió los bienes muebles sin cumplimentar el debido proceso. Esta maniobra dejó a la empresa quebrada sin posibilidades de cumplimentar sus obligaciones con AFIP y los juicios laborales.

DOCUMENTO DEL FMI SOBRE EL ACUERDO CON ARGENTINA La letra chica


Techo a los aumentos a estatales del 8 por ciento, ajuste de empleados públicos, remate de las acciones del Fondo de Sustentación de la Anses, venta de terrenos oficiales, aumentos de tarifas, recortes de la obra pública y en las transferencias a las provincias y las empresas del Estado. Por Tomás Lukin El Fondo Monetario Internacional difundió ayer su evaluación interna de la economía argentina. El paquete de documentos elaborado por los técnicos del organismo multilateral ofrece detalles sobre el programa de ajuste fiscal que propuso el gobierno. Anticipa despidos de empleados estatales, mayores aumentos de tarifas, recorte del financiamiento para las empresas públicas y la paralización de la obra pública. Los técnicos del FMI revelan que el Ministerio de Hacienda ofreció postergar la reducción de las retenciones a la soja para garantizarse mayores ingresos tributarios, aunque la dependencia encabezada por Nicolás Dujovne se apresuró luego a desestimar que vaya a limitar la rebaja en los derechos de exportación comprometida con el sector agroexportador. El resto de las medidas fiscales listadas en el documento no fueron puestas en duda por las autoridades locales. El informe reitera la intención oficial de “amortizar” los activos del Fondo de Garantías de Sustentabilidad de la Anses (ver aparte) y suma a ese listado la venta de tierras. En materia impositiva propone postergar el recorte en las contribuciones patronales previsto en la reforma fiscal aprobada a fines del año pasado. “El staff evalúa que la deuda es sustentable, pero no con una alta probabilidad”, advierte el Fondo al referirse a los pasivos externos del país. El paquete de documentos consta de 125 páginas donde los técnicos del organismo multilateral ofrecen detalles hasta ahora desconocidos del acuerdo que habilitó el crédito stand-by por hasta 50.000 millones de dólares durante tres años. Entre los elementos identificados figura “la reducción del salario real de los trabajadores públicos” fijando un techo nominal para los incrementos del 8 por ciento hasta junio de 2019. “Reducir la nómina salarial ajustando el empleo público a través del recorte sostenido de empleados no prioritarios en 2018 y congelando las contrataciones en la administración federal”, sostiene el informe interno elaborado por el staff del organismo multilateral que fue remitido un mes atrás a las autoridades del FMI. Con esa evaluación de las medidas propuestas por Argentina, los miembros del directorio aprobaron el préstamo extraordinario que solicitó el gobierno de Mauricio Macri para intentar frenar la crisis. La publicación del documento se postergó al punto que excedió los plazos previstos en la política de transparencia del Fondo. El FMI ofrece dos escenarios. La visión optimista está acompañada por una recesión para los próximos meses que arrojará un magro crecimiento de 0,4 por ciento a fin de año. En el otro extremo los técnicos del Fondo evaluaron que si Argentina no recupera “la confianza del mercado” el PBI terminará 2018 con una contracción del 1,4 por ciento. El denominado escenario adverso contempla, entre otros elementos, una corrida bancaria donde se esfuma la totalidad de los depósitos en dólares. Como reconoció el gobierno al abandonar sus metas de inflación, los aumentos de precios oscilarán este año entre 27 y 32 por ciento. “Persisten riesgos considerables para la sustentabilidad de la deuda”, advierten los técnicos del organismo encabezado por la francesa Christine Lagarde. Entre los elementos que destaca el FMI figura “la gran participación de la deuda en moneda extranjera (lo que hace que la dinámica de la deuda de Argentina sea susceptible a un debilitamiento sostenido del tipo de cambio real) y las grandes necesidades de financiamiento externo que, según la experiencia internacional, ha demostrado ser un fuerte predictor de una crisis de deuda”. El documento también enciende señales de alarma sobre el impacto del acuerdo stand-by sobre la liquidez del FMI. El paquete de documentos ofrece una adenda a la carta de intención enviada por Argentina donde las autoridades argentinas borraron la firma del desplazado presidente de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, para reemplazarla por la de su sucesor, Luis Caputo. Los lineamientos fiscales que guiarán la política económica hacia un ajuste de 500.000 millones de pesos a lo largo de los próximos tres años estarán acompañados por profundos cambios en el esquema de política monetaria y cambiaria que fueron reafirmados por el informe del organismo multilateral. “El Banco Central está comprometido a mantener un tipo de cambio flotante, con intervenciones limitadas a períodos donde exista una clara disfunción del mercado”, sostiene el documento que también remarca la reforma en la Carta Orgánica del BCRA. A la hora de evaluar el cumplimiento de los criterios para acceder a un crédito extraordinario el FMI considera que el gobierno de Macri tiene “la capacidad política e institucional para llevar adelante el ajuste”. No obstante, los autores del informe advierten que “hay una preocupación vinculada a la habilidad del gobierno para construir el apoyo para las medidas que requieren se aprobadas por el Congreso”. Antes de listar las posibles medidas fiscales los técnicos del FMI sostienen que el ajuste “será apuntalado por medidas en marcha y un compromiso para implementar mayores avances en el contexto del presupuesto 2019”. Entre esas propuestas figura el limite a las reducción de las retenciones a la soja. A diferencia del Memorando de Políticas Económicas y Financieras elaborado por el gobierno argentino, el Staff Report ofrece indicios sobre las modificaciones que pretenden desplegar las autoridades. “Demorar la implementación de la recientemente aprobada reforma fiscal a 2020 como mecanismo para preservar ingresos (la postergación de las reducciones en los aportes patronales y la posibilidad de deducir del impuesto a las Ganancias a las transacciones financieras)”, expresa el documento. Las medidas contemplan “racionalizar el gasto en bienes y servicios, con un recorte del 15 por ciento en términos reales en 2018 y continuando en 2019” y “reducir los gastos de capital 0,6 puntos porcentuales del PBI para 2019 con la expectativa de que los proyectos de PPP protejan el nivel global de desembolsos en infraestructura pública”.

domingo, 15 de julio de 2018

Fontova en La Batalla Cultural de Olivos en exclusivo


Juan Amorín sigue desnudando a Vidal


Editorial de Aliverti del 14 de julio { Campaña trucha de Vidal }


El reino del revés


Un placer de los ricos


Cinismo de cierta gente


De dónde vienen


El carrusel en el que gira y gira Macri


Por momentos, el presidente parece atrapado en una interminable calesita, que es como en la Argentina se le llama al carrusel zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz Ernesto Tenembaum zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz Ser presidente de un país no es recomendable para ningún ser humano. Vida hay una sola y debe haber mejores maneras de vivirla. Pero ser presidente de la Argentina es, directamente, un suplicio, un martirio, una condena. Desde que se desató la corrida contra el peso, a fines de abril de este año, Mauricio Macri padece ese destino. Hace ya dos meses que se acuesta cada día con una obsesión: cómo frenar la estampida del dólar. Ha intentado todo para lograr su objetivo: subir tasas, vender más de 10.000 millones de dólares en reservas, pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), cambiar hombres clave de su Gabinete, subir encajes bancarios. Y no hay caso. La devaluación del peso se profundiza. Por momentos, el presidente parece atrapado en una interminable calesita, que es como en la Argentina se le llama al carrusel. Da vueltas y vuelve siempre al mismo punto, cada vuelta es más rápida que la anterior y la calesita entera, entonces, cruje. Un ejemplo puede aclarar esto. En estos días, el Gobierno argentino ofrece papeles que pagan al 70% anual en pesos. Si no ofreciera tamaña fortuna de intereses, decenas de miles de millones podrían derivarse a la compra de dólares. Y esa demanda haría volar el precio del billete norteamericano. Es un recurso desesperado, pero recurso al fin. El problema es que esa decisión genera un sinnúmero de patologías paralelas. Por un lado, frena la economía porque encarece el crédito. Además, también hace subir el dólar, porque cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía. Si un Gobierno ofrece tanta plata para que los inversores no se vayan a la moneda extranjera, está claro que está en problemas. Para algunos amantes del riesgo, puede ser atractivo. Pero la mayoría ve eso y huye. Desde hace dos meses estamos así. Sube el dólar. El Gobierno entonces sube la tasa. Por un par de días, el dólar baja, pero solo para tomar envión. Y entonces el Gobierno sube la tasa. Así las cosas, el dólar estaba a 20 y ahora casi a 30 pesos. Y la tasa estaba a treinta y pico y ahora a casi a setenta. Ese carrusel no es divertido. Una devaluación descontrolada tiene efectos recesivos e inflacionarios. Hace apenas dos meses, los expertos calculaban que en 2018 la Argentina crecería alrededor de un 3% y los precios crecerían alrededor de un 20%. Ahora casi nadie cree que la Argentina crezca este año y los precios subirán por encima del 30%. ¿Cuándo parará el carrusel? Nadie lo sabe. El Gobierno celebra que en las últimas 72 horas el temido billete verde no haya pegado nuevos respingos. Cada hora es cada hora: así de frágil se ha vuelto todo. Los economistas han estudiado mucho un fenómeno que se llama sudden stop, o sea freno repentino. Un funcionario de Macri explicó en estos días: “Lo que nunca estudiamos es un caso en el que el freno haya sido tan repentino”. Y fue así. A mediados de abril, se realiza habitualmente la Spring meeting del FMI y el Banco Mundial en Washington. En uno de los eventos laterales se le preguntó a los inversores cual era el mejor lugar para invertir el año que seguía. La Argentina arrasó: era la estrella. Una semana después, arrancó la huida en masa con una fuerza tremenda, que no para y no para. Los amores y odios de los niños de Wall Street son demasiado fugaces y dejan un tendal. Este tipo de situaciones puede servir para entender por qué los pueblos de distintos lugares —en Italia, en México, en Estados Unidos— se inclinan para votar opciones que se presentan como antisistema. Es prematuro aún imaginar el destino político de la Argentina. El presidente Macri ha soportado y sobrevivido a mucha presión en su carrera política. Pero lo que era, hasta hace poco, un lugar seguro, se ha transformado en un carrusel, de esos que tan bien funcionan en las películas de terror hollywoodenses. Y el presidente, montado en un ajado caballito de madera, da vueltas y vueltas sin encontrar la sortija.

viernes, 13 de julio de 2018

Vidal pone la trucha


Características del Facho Pobre


No eran propinas


Grande Doctor


Aunque sea en las sombras


La Palestina Ahed Tamimi torturada en prisión por Israel


Su abogada, la judía-mexicana, Gaby Lasky, pidió que se reduzca un tercio su condena a ocho meses de cárcel, pero fue denegado... . Ahed Tamimi cumple su sexto mes en prisión, amordazada y ‘torturada’, mientras Israel festeja la masacre palestina Ahed Tamimi está incomunicada (le arrebataron el móvil y la tienen prohibido escribir cartas), ya que los carceleros son conscientes de la repercusión global de sus palabras: un grito de denuncia contra el apartheid y la limpieza étnica que practica Israel contra los palestinos desde hace siete décadas. Lo que se pretende en las cárceles (en donde se mete a los que no piensan correctamente) es destruir de forma metódica la dignidad de las personas. Se trata de, mediante la tortura y el aislamiento, convertirlas en criaturas quejosas y despreciables (George Orwell 1984) Ahed Tamimi, símbolo de la resistencia palestina y de la lucha de la mujer en cualquier parte del mundo contra la opresión del “macho enjaulador”, cumplió su sexto mes en una celda de castigo sin que apenas se tengan noticias de ella, con la excepción de la gestión que acaba de hacer su abogada, la judía-mexicana, Gaby Lasky, para que se reduzca un tercio su condena a ocho meses de cárcel y pueda ser “puesta ya” en libertad. Gaby Lasky, que habla español con fluidez (nació en México y a los 15 años se mudó a Israel), hizo esa petición al Servicio de Prisiones de Israel y dicho organismo, reunido en un comité especial, denegó hace unos días la solicitud de la letrada alegando que Ahed Tamimi no merece una reducción de condena porque “le falta arrepentimiento, sus ofensas revisten gran gravedad y representa un serio peligro”. Mientras el Servicio de Prisiones muestra mano de hierro contra la adolescente, los machos de los servicios de inteligencia israelí (la Shabak) someten a Ahed a brutales interrogatorios, en los que ha habido desde acoso sexual a amenazas (torturas psicológicas) contra la integridad de sus seres queridos, cuyo fin es quebrar su espíritu de resistencia. Ahed Tamimi está incomunicada (le arrebataron el móvil y la tienen prohibido escribir cartas), ya que los carceleros son conscientes de la repercusión global de sus palabras: un grito de denuncia contra el apartheid y la limpieza étnica que practica Israel contra los palestinos desde hace siete décadas. Cualquier mensaje de Ahed Tamimi –encarcelada el pasado 19 de diciembre, cuando sólo tenía 16 años- tiene una enorme repercusión en la prensa y comunidad internacional, por lo que esa chica, valiente y de mente lúcida, (para muchos un “alter ego” de Nelson Mandela), supone “una seria amenaza” para la propaganda israelí que legitima la ocupación –desde 1948- del 78% de la Palestina histórica. Ahed Tamimi abofeteó e increpó a dos soldados israelíes el pasado 15 de diciembre, lo que, al ser difundido en un video, fue considerado como una humillación por el Gobierno de Tel Aviv. La chica se enfrentó a las tropas tras enterarse de que un primo suyo de 14 años, Mohamed, recibió un disparo en la cara con una bala de caucho, herida que le dejó 72 horas en estado de coma, y una grave deformación craneal. Mientras la adolescente es tratada como “una criminal” en una prisión de máxima seguridad, con videocámaras apuntándole las 24 horas del día, Israel celebra la reciente masacre palestina (más de 120 muertos y unos 12.000 heridos, en las recientes protestas contra la ocupación). Y, con el respaldo de EEUU, anuncia jubilosamente que pronto Jerusalén será la capital eterna de Israel, (lo que supone robar, después de ocupar en 1967), la parte árabe de la ciudad, “Jerusalén Este”, considerada por “los expatriados” la capital de Palestina. El plan del Gobierno de extrema derecha de Tel Aviv, que ya ha logrado la mudanza de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, tiene por objeto “avanzar en la recuperación de la Tierra Prometida” reduciendo Palestina a su mínima expresión, “el enclave de Gaza”. Una vez convertida Gaza “en una prisión sin oxígeno”, Israel espera que “todos los refugiados que viven allí” opten por el exilio con el fin de borrar del mapa la patria palestina. Ahed Tamimi no sólo ha destacado en la lucha activa “en el campo de batalla”, -desde que tiene once años- sino también en las conferencias que ha pronunciado contra el sionismo en el Parlamento Europeo y en Sudáfrica, mostrando una serenidad y madurez que deja de piedra a todos los que escuchan su discurso “cargado de razones y sabiduría”. (Repasemos el video de su intervención en el Parlamento Europeo, cuando tenía 16 años). ¿Qué hará Ahed Tamimi cuando sea puesta en libertad el próximo mes de agosto? ¿Seguirá encabezando las manifestaciones contra el sionismo en su aldea de Nabi Saled? ¿Cogerá la bandera palestina y la llevará consigo al exilio para poder estudiar, formarse (quiere se abogada para defender a su pueblo y a su familia) e intentar que el mundo tome conciencia de la causa palestina? Ahed Tamimi dijo una vez a su padre, Bassem Tamimi, que si viviera en una Palestina libre sería futbolista, y que si viviese en una Palestina ocupada sería abogada. Por eso- según su defensora Gaby Lasy, de 51 años,- en los pocos momentos que le dejan en paz sus cancerberos estudia las pruebas de acceso a la universidad.

martes, 10 de julio de 2018

María Eugenia Vidal, su campaña trucha y de lavado de dinero


Un simil


No se irán


De José de San Martín


Consigna del 9 de julio de 2018


De Caras y Caretas de Uruguay


Por Leandro Grille. Domingo 1 de Julio, 2018 "La Argentina de Macri es un reflejo de lo que nos puede suceder. Como un espejo que adelanta tiene la virtud del relato distópico: nos cuenta un futurible trágico que aún estamos a tiempo de evitar. Pocas veces se ha visto un programa de destrucción económica llevado adelante con semejante efectividad y en tan poco tiempo en un contexto democrático. Macri lo hizo. Convirtió a uno de los países más desendeudados del mundo en el récord mundial de endeudamiento externo. Redujo el poder adquisitivo de los salarios y la jubilaciones medias más altas del continente hasta sumergirlos en la lista de la precariedad. Llevó las tarifas subsidiadas de su mínimo histórico a su máximo en poco más de 30 meses, al punto de volverlas impagables para la población general. Devaluó la moneda un 300%, llevando el dólar de 9 pesos a más de 28. Aumentó el desempleo, la pobreza, la indigencia, la mortalidad infantil. Macri lo hizo. Subvirtió el crecimiento económico y destruyó el consumo, instalando la recesión y produciendo incluso la caída de la venta de bienes no suntuarios, como la leche y los alimentos. Destruyó a los medios de comunicación públicos, vaciándolos de contenido, hundiéndolos en audiencia y en la consideración popular y le entregó a corporaciones privadas como el Grupo Clarín el control efectivo de la información circulante, la opinión y el diseño ideológico de la sociedad. Deterioró la democracia, reintrodujo la prisión política, la represión violenta, el hostigamiento a los opositores, y mediante una ingeniería perversa e inconstitucional se aseguró un poder judicial complaciente y cómplice. Macri lo hizo. Se perdonó deudas millonarias con el Estado, le entregó a empresas de su propiedad familiar como Iecsa obras públicas gigantescas y les permitió a sus amigos y familiares blanquear fortunas malhabidas o evadidas sin siquiera obligarlos a reintroducir ese dinero al país. Destruyó el sistema de investigación científica, paralizó los programas más innovadores, les congeló los ingresos a los becarios y disminuyó el número de becas. Licuó el poder adquisitivo de las asignaciones sociales, aumentó el número de trabajadores alcanzados por el impuesto a la ganancia, redujo la inversión pública en educación y en salud, despidió, despidió y despidió trabajadores del Estado, por mecanismos de una insensibilidad estudiada, impidiendo a los trabajadores ingresar a sus puestos de labor con policías en las puertas de las dependencias munidos de listas negras y armas de guerra. Todo eso Macri lo hizo. En solo 30 meses. Pero no lo hizo solo. Para poder aplicar un programa tan devastador Macri contó desde el principio con el cobijo de un sistema de desinformación perfecto. Un dispositivo de propaganda y blindaje que ha sido capaz de ocultarlo casi todo y lo que no ha sido posible de silenciar, lo que se ha logrado filtrar por el concurso de los medios internacionales o por las valientes investigaciones de contados periodistas, la prensa mayoritaria se ha encargado de justificarlo o travestirlo como reyes Midas que operan sobre la realidad, transformando el desastre en virtud y jactancia. Si se prueba que Macri tiene más de cincuenta sociedades offshore que ha ocultado en todas sus declaraciones juradas, entonces se lo justifica diciendo que eran de su padre y que no son ilegales. Si se prueba que sus ministros benefician a empresas de su propiedad, entonces se niega el conflicto de intereses, si todo el elenco gobernante tiene sus fortunas en el exterior, se lo explica como una práctica habitual en el sector privado. Si el presidente tiene más de doscientos procesamientos, se le atribuyen a la persecución de los anteriores gobernantes, si todos los indicadores de la economía se van al fondo del abismo, se los presenta como la consecuencia de una bomba que le dejaron y que Macri hace esfuerzos por desactivar. Hasta la desastrosa entrega del país al Fondo Monetario Internacional se lo viste de una toma de crédito en condiciones espectaculares, elogiando hasta las exigencias draconianas estipuladas en la carta de intención que exige literalmente el ajuste, más despidos, más tarifazos y un mayor recorte de los salarios y las jubilaciones. Macri es un gobernante cínico. Pero no posee el cinismo vulgar de un político ambicioso y desaprensivo, sino que ostenta un cinismo insultante, magnánimo, superlativo. Es el tipo más cínico del mundo. En el mismo momento en que los indicadores estadísticos muestran que el desempleo aumentó por encima del 9%, Macri se hace hacer una entrevista amable, donde dice que con mucho esfuerzo han logrado crear centenares de miles de puestos de trabajo, y relata un mundo de maravillas que se da de bruces con la realidad inmediata y que los periodistas cooptados no solo no discuten, sino que asienten como idiotas o fanáticos de un culto a prueba de cualquier intervención racional. Es obvio que hay un presidente al servicio de los sectores más ricos y concentrados de Argentina. Y es evidente que hay un periodismo de sobres, financiado por el poder para el beneficio del poder. Los que se han atrevido a disputar en el terreno de la información han sido perseguidos, censurados, despedidos, e incluso presos, como los titulares del grupo Indalo, dueños del canal de noticias opositor C5N. Ahora mismo, mientras se desarrolla el campeonato mundial de fútbol, 354 periodistas de la septuagenaria agencia estatal Télam fueron despedidos mediante telegrama colacionado, que llegaba a la casa de los infortunados a la misma hora en la que Argentina se jugaba su clasificación a octavos de final en un partido infartante contra Nigeria. Es más, todas las decisiones terribles de los últimos días se han adoptado los mismos días y a la misma hora en la que juega la selección argentina, en una maniobra de distracción que no por grotesca deja de ser efectiva a la vez que propia de un canalla. El argumento para la liquidación masiva de puestos de trabajo en Télam es poco menos que maccartista, acusando a los echados de kirchneristas, cuando entre los despedidos hay gente que trabaja en la agencia hace más de 20 años y votantes de todas las tiendas políticas. Mientras tanto, los que no son echados reciben un telegrama dándole la bienvenida a una nueva agencia Télam de la pluralidad y el profesionalismo, en una muestra más del cinismo feroz que profesan. Todo lo que sucede en Argentina puede suceder en el futuro acá. Los mismos dispositivos de propaganda están prontos para implementar un programa trágico en nuestro país. Y el poder cuenta con sus candidatos para llevarlo adelante. Lo único que necesitan para lograrlo es engañar a una porción mayoritaria de la ciudadanía con promesas falsas y operaciones múltiples que contaminen la discusión política y nublen la razón del pueblo, al punto de que cientos de miles terminen votando alegremente, con globos de colores, a sus propios verdugos."

Los cuatro motivos del bloqueo informativo sobre la guerra genocida de Yemen


Ya sabemos que en una guerra la verdad es la primera víctima, pero ¿qué pasa si nos ocultan la propia guerra? 28 millones de yemeníes están siendo bombardeados desde el 2015 por las potencias extranjeras, y sometidos a un bloqueo aéreo y marítimo criminal que impide el suministro de alimentos, medicamentos y combustibles al país. Cada 10 minutos muere un niño por el colapso de todos los servicios básicos (Unicef), pero su tragedia ni se ve ni se oye y, al contario de sus hermanos sirios y gazatíes, muere en la absoluta soledad y una inquietante indiferencia del mundo. La guerra contra Yemen ni ha movilizado a los que luchan por los derechos de los palestinos o los kurdos, ni tampoco a la propia “umma”, la supuesta hermandad universal musulmana. La defensa selectiva de los derechos humanos, bajo cualquier pretexto, pone en cuestión nuestros principios y nuestra integridad ética. El 5 de junio, la coalición liderada por EEU-Arabia Saudí, bombardeó la sede de los Médicos Sin Fronteras, y lanzó 30 ataques en media hora sobre los 600.000 habitantes la ciudad portuaria de Hodeidah, el principal punto de importación de alimentos y suministros básicos en Yemen. Los soldados de ocupación, los mercenarios de Al Qaeda y otros grupos terroristas impiden la atención a las víctimas: pueden morir, según la ONU, hasta 250.000 personas por el asedio. Miles de niños y adultos aterrados se han refugiado en el desierto, sin comida ni agua. Los crímenes contra la humanidad, en cifras La coalición ha provocado en Yemen la mayor crisis humanitaria del mundo. Decenas de miles de yemeníes han sido asesinados; 21 millones de personas (el 80% de la población), necesitan ayuda humanitaria.;15 millones no tienen acceso a la atención médica básica; 3,2 millones han sido desplazados. En febrero del 2018, el Consejo de Seguridad renovó el embargo de armas (¡sólo las destinadas a los Huzíes!), y la coalición ha impuesto al pueblo un bloqueo parecido al que mató en Irak a dos millones de niños y adultos. Además, los precios de los alimentos se han disparado, extendiendo la hambruna. Riad se niega a levantarlo:“alentaría a los Huzíes a ignorar su obligación en deponer las armas”, argumenta su representante ante la ONU. Aquí, hay una confesión: el castigo colectivo es un crimen de guerra. La Cruz Roja ha retirado a 71 miembros de su personal de Saná ante las continuas intimidaciones, y ha deteniendo su programa de ayuda de emergencia. El termino nebuloso de “combatiente/terrorista” sirve a la coalición atacar zonas no militares como barrios, mercados, escuelas y hospitales, destruyendo las redes eléctricas, las tuberías de agua, los depósitos de alimentos, las granjas de animales y cultivos. 7,5 millones de niños se enfrentan una “desnutrición aguda severa”. En un ataque aéreo (5/05/2016) a la boda de su hija en Saada, Walid Al-Ibbi perdió a su padre, su esposa, cuatro hijas y otros 21 miembros de la familia. 10 niños mueren en el bombardeo (13/08/2016) de una escuela en Saná. 21 quedan heridos Aquí mismo, el 10/01/2017, otros 8 niños son sepultados bajo las bombas en la escuela Al-Falah. Octubre del 2017, el bombardeo de un funeral en Saná mata a entre 114 y 140 personas, hiriendo a 600, que morirán por otro bombardeo en la sala funeraria, donde estaban siendo atendidos. El mercado de Alaf en Sahar es atacado (2/11/2017): 29 muertos, 9 heridos y 7 desaparecidos bajo los escombros. Otro ataque a un mercado en Taiz (27/12/2017) arranca la vida de 23 personas. En Al Hudayda, 20 civiles son asesinados en un bombardeo al mercado (1/01/2018). Una lluvia de bombas (23/04/2018) cae sobre una boda en Saná, mata a 40 personas y hiere a 60. El video del “niño de camisa verde” que con llanto se agarra al cadáver de su padre, es estremecedor. Un millón de yemeníes sufre el cólera, causado por la destrucción de las depuradoras de agua y el bloqueo. El 55% de las 1.500 personas que murieron eran niños. Algunas razones de este silencio ensordecedor No es cierto que ésta es una guerra del Reino de Arabia Saudí (RAS) y sólo respaldada por Occidente. En realidad, los nueve regímenes árabes implicados hacen de “proxy” de EEUU para dominar este estratégico país y operan bajo el mando del Pentágono. Su pretexto es desarmar a los Huzíes, una milicia de derecha fundamentalista chií, acusada falsamente de ser peón de Irán. Es otra guerra imperial con la falsa métrica chiita-sunnita. El apagón informativo sobre la masacre de Yemen se debe a que: 1) El suculento negocio de armas: motivo de alargar la agresión ilegal de 14 países contra una nación indefensa. EEUU: La administración Obama vendió armas a RAS por 60.000 millones de dólares. Trump, batió este récord, sacando al RAS unos 110.000 millones. Estas armas servirán a los sátrapas árabes no sólo convertir a Yemen en un mega cementerio, sino también para una guerra contra Irán. El aumento de las bajas civiles se debe a que “el Pentágono ha duplicado el número de asesores en Yemen para proporcionar una inteligencia mejorada en los ataques aéreos“, aclara Los Angeles Times. Los drones multiplicaron sus ataques por tres durante el primer año de gobierno de Trump. EEUU tiene bases en los puertos Lahij y Mukalla, ambos en el Golfo de Adán. Mukalla “curiosamente” está administrado por Al Qaeda que según Reuters “gana hasta 2 millones de dólares por día en impuestos sobre los bienes que ingresa al puerto“. Por otro lado, el banco central saudí, propietario de parte de las deudas de EEUU, tiene una reserva de divisas de 584.000 millones de dólares. Hoy, cerca de la mitad de las inversiones en las refinerías de EEUU es de Arabia. Según la CNN, Riad amenazó con vender los activos estadounidenses si Obama aprobaba un proyecto de ley que permitía a las víctimas del 11S demandar a RAS. Reino Unido: Sólo en los primeros tres meses de la guerra, las ventas de armas del RU aumentaron de 9 a 1.000 millones de libras esterlinas. Luego, los sucesivos gobiernos de la Su Majestad vendieron a RAS unos 8.000 millones en armas, y enviaron a sus fuerzas especiales para entrenar a los saudíes e identificar los objetivos para ser atacados. Los negocios de la élite británica con los jeques forzaron a Theresa May impedir la publicación del informe de la inteligencia británica que acusa a RAS de financiar al extremismo sunita. Tony Blair censuró la investigación sobre la comisión millonaria que recibieron los saudíes por un acuerdo de armas con BAE Systems: le habían amenazado con sufrir otro 7/7. Francia: en 2015 entregó armas a RAS por 2.000 millones de euros. Paris, además, gana miles de millones instalando centros culturales en los países árabes agresores: un Louvre en Abu Dhabi y otro en Arabia más un parque arqueológico, por ejemplo. Rusia: firmó en 2017 un acuerdo de venta armas con RAS, entre ellos misiles S-400 por el valor de 2.500 millones de dólares. España, incrementó en 2017 su venta de armas a Riad en un 133%, y ganó 2.000 millones de euros por cinco corbetas. Entre 2014 y 2016, le entregó 900 millones de euros en armas. Alemania: ha paralizado, desde el 2017, el suministro de armas a RAS por la presión social, al igual que Noruega. ¡Y acusan a Irán de enviar unos cuantos misiles a Arabia! 2) El bloque mediático: Desde que en octubre del 2016 varios grandes medios enviaran desde Yemen imágenes de niños esqueléticos y hogares bombardeados al mundo, la coalición empezó a denegar el permiso de entrada de los periodistas a Yemen bajo el pretexto de “no poder garantizar su seguridad”. El 10 de febrero de 2017, el periodista de investigación de 35 años, Mohammed al-Absi en Yemen, fue asesinado. El 18 julio del 2017, la coalición impidió el vuelo de la ONU a Yemen por llevar a tres periodistas de la BBC a bordo. Es asombroso el control de los saudíes sobre los medios: El empresario Sultan Abuljadayel tiene el 30% de las acciones del diario británico Independent. Según Vox, los think tanks de la avenida Massachusetts de Washington, DC, reciben grandes fondos de los estados árabes del Golfo Pérsico. En su viaje del marzo del 2018 a EEUU, el Príncipe Mohammad Bin Salman, el Trump saudí, se reunió con los directivos de New York Times, Washington Post, y con Mike Bloomberg, fundador de Bloomberg, medios que escriben más sobre el permiso para conducir de las mujeres en Arabia que sobre esta sus crímenes de guerra. Otro príncipe, Alwaleed bin Talal tiene una participación de 300 millones de dólares de Twitter, es acciones en Twenty-First Century Fox (de Rupert Murdoch), es dueño de 4.300 millones de dólares de Citigroup, la mayor empresa financiera del mundo, y patrocina los principales diarios árabes como Al-Sharq al-Awsat, Al-Sharq, Al-Hayat y Arab News, así como el imperio Rotana (cine, revista, TV, radio, música, además de hoteles). 3) La complicidad de la ONU: Arabia amenazó con retirar su ayuda a UNICEF cuando su informe responsabilizó a Riad de asesinar al 60% de los cerca de 5.000 niños muertos en la guerra de Yemen. Ban Ki-Moon sacó en 2016 a Arabia de la lista de los países que dañan a la infancia en las guerras, por la presión de “varios países”, dijo. ¡Claro, aquellos niños no eran sus hijos! 4) La invisibilidad de refugiados yemeníes: Yemen es como Gaza, una gran prisión en la que millones de desplazados no pueden salir del país. Sus aeropuertos y puertos están bajo la ocupación, y la frontera que comparte con la propia Arabia está amurallada. El 29 de marzo del 2017, un helicóptero de la coalición acribilló a 40 hombres, mujeres y niños refugiados somalíes (con estatuto) que iban en un bote de Yemen a Sudan ¡a otro país en guerra! El dominio sobre un estratégico país Si el ataque al puerto de Hodeidah ha tenido el objetivo de sabotear los esfuerzos del enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths para alcanzar un alto el fuego, y alargar la guerra, la estrategia de EEUU es dominar todos los puertos del país en el Mar Rojo y el Golfo de Adán, una de las siete gargantas más importante del mundo. Someter a este país bicontinental, que une Asia con África, le permite a EEUU hacerse con el control completo del cuerno de África. Estas operaciones además sirven de ejercicio para una “OTAN “sunnita” (contra Irán) y sus ‘fuerzas de despliegue rápido’. Quienes como Trump afirman que “Mucha gente tiene su trabajo debido a los saudíes” no sólo justifican el negocio de guerra que deja millones de niños huérfanos, mujeres violadas y naciones enteras destruidas, sino muestran su deficiencia intelectual, en crear ingeniosos y puestos de trabajo honestos.

domingo, 8 de julio de 2018

Vaya similitud


Filósofo de primera


Decisiones de unos pocos


Editorial de Aliverti del 7 de julio { Dolarización de la economía }


Mucha atención


Plena sabiduría


Belleza


¿ Será así ?


Facundo Cabral habla de Eva Perón


Nota al Pepe Mjujica


Desde Durazno, Uruguay Nicolás Trotta * A la chacra de José Mujica en las afueras de Montevideo llegan micros de turistas de distintos rincones del mundo para intentar conocerlo. Pepe y Lucía (Topolansky, actual vicepresidenta del Uruguay) viven con sencillez y sobriedad. Mujica odia la palabra “austeridad”. Dice que es utilizada para reducir derechos y dejar sin trabajo a la gente. “Vive como piensas, o pensarás como vives”, repite siempre este personaje único a quien la izquierda del continente considera un faro. En pleno Mundial visitamos a Mujica junto a Victor Santa María, secretario general del SUTERH) y Alberto Grille, director de la revista Caras y Caretas de Uruguay. Nos recibió con su calidez habitual y pudimos grabar, además, casi dos horas de diálogo. Se verán en “Latinoamérica Piensa” los próximos dos sábados a las 23 por A24. Nos sentamos en un pequeño living atestado de libros y objetos de recuerdo mientras Lucía cocinaba milanesas fritas para el almuerzo. Cuando lo vimos, Mujica ya había estado en la celda de Curitiba con su amigo Luiz Inácio Lula da Silva, a quien define como el “pacificador” de las contradicciones del Brasil. –¿Cómo encontraste a Lula? –Lo vi bien, más delgado, siempre con su temperamento jocoso, por un lado, y también horrorizado por lo que está pasando en Brasil desde el punto de vista de la enajenación del patrimonio del Estado y la transformación de la legislación laboral. Él considera que todo este episodio, que incluye la destitución de Dilma, es parte de un proyecto para cambiar las condiciones del país. Para que si un día vuelven dirigentes progresistas al gobierno, se encuentren prácticamente maniatados por compromisos establecidos a largo plazo a nivel internacional. Quiere decir que temperamento jocoso pero pensamiento bastante trágico. Lula es el único que está en condiciones de permitir que Brasil vuelva a su natural alegría de vivir. –Al ingresar al penal, ¿qué recuerdo te trajo de tu propia experiencia como preso de la dictadura durante 14 años? –Es paradojal. Es la mueca que tiene la vida. Esa cárcel donde está es muy moderna y se hizo en el tiempo de Lula. Está en una buena celda, grande, con un televisor y una cama común y corriente. No es para nada un lujo. Pero es una cosa decente. La cárcel mía no tiene comparación y espero que nunca a Lula le toque pasar algo parecido. –Habitualmente hablás contra la utilidad del rencor. ¿Cómo hiciste para transitar la prisión y vivir sin rencor? –Les tengo bronca al odio y al fanatismo. Una cosa es la pasión y otra cosa el fanatismo. El odio es como el amor, ciego. El amor tiene la ventaja de que es creador, reproductor. El odio es destructivo. Si uno vive mirando para atrás intentando cobrar o algo por el estilo cuentas incobrables y no se embebe hacia el futuro queda como dando vueltas a una columna. La naturaleza es sabia. Estaría bárbaro que nos hubiera puesto un ojo atrás para cuidarnos la espalda. Pero nos puso dos ojos para delante: la vida es mañana, es porvenir. Tengo recuerdos de dolor y de angustia. Pero hay que vivir por mañana. Tal vez sea una cuestión de temperamento. Nunca pensé que me iba a morir preso. Nunca pensé que cuando saliera no iba a seguir militando. Tampoco pensé que iba a ser presidente ni nada por el estilo y que me iba a meter en esta camisa de once varas. Estaba convencido de que iba a seguir luchando. –¿Y de que te arrepentís? –Ufff. Tengo un montón de cosas. De lo que más me arrepiento es de la falta de velocidad para disparar. Me comí la cana porque me agarraron. Tendría que haber corrido un poco más rápido. Una falla atlética. Volviendo al Brasil, Lula es un hombre de diálogo, un reformista que permitió que casi 40 millones de personas salieran de la pobreza. Pero a pesar de que es un hombre de consenso las élites económicas avanzaron hasta poner preso a un hombre inocente, destituyendo sin causa a una Presidenta. -¿Cómo ves hoy la Argentina? –Viejo, yo soy uruguayo. O sea, un argentino al que patearon del puerto de Buenos Aires. Ésa es la historia verdadera y no me conviene hablar mucho de cómo veo a la Argentina. Sería como meterme en un pueblo que es mi pueblo pero al mismo tiempo quedaría mal interpretado. –Somos una misma nación, separada en dos países. –Sin duda. Lo que te puedo decir con preocupación, por historia, es que cuando a la Argentina le va mal a nosotros nos termina golpeando fuerte. Lo que más me asusta es esto del endeudamiento, porque después hay que pagar en algún momento y sé lo que pasa. Esta historia se repite. También estoy aburrido con la repetición de que la Argentina está fundida. Y no, no está fundida. La Argentina está jodida pero no está fundida. Porque después reflota. Tiene la desgracia de tener demasiados recursos naturales y cae en el despilfarro, pero es mi pueblo. Me duele. –¿Qué debería haber hecho la izquierda para dar la discusión del poder real en América Latina y para que estas cosas no ocurrieran? –Creo que la historia real no es fácil de compaginar con lo que nos puede parecer. Es un conjunto de acciones y reacciones y de limitaciones. Llegar al gobierno está muy lejos de llegar al poder. Y pienso que probablemente de esos 40 millones de personas que salieron de la pobreza, la inmensa mayoría, lo va a atribuir a su esfuerzo, a Dios, a cualquier cosa, menos a entender la política, que en su misión más esencial tiene que ver cómo se reparte la riqueza pública en una sociedad. Ese fenómeno se le escapa y entonces se ha incrementado la cantidad de consumidores. Que no equivale a la cantidad de ciudadanos que se dan cuenta del drama que viven. Por eso uno de los más graves problemas, que no es de hoy, es también en el fondo el esquema que tuvo mi generación. –¿Cuál sería el problema? –Pensábamos que el mundo cambiaba modificando las relaciones de producción y de distribución. Cambiando la estructura parecía que tendríamos un hombre distinto o mejor. Y no nos dimos cuenta tal vez (es mi interpretación) de que un sistema es a su vez generador de una cultura que le es funcional a largo plazo. Así como era funcional la resignación de la Edad Media a que esto fuera un valle de lágrimas porque luego vendría el paraíso. Esta etapa de sociedad hiperconsumista, donde estamos embarcados todos, es funcional a la lucha de la ganancia y a que seamos todos consumidores. Hemos sustituido las viejas religiones por la nueva religión, que es el mercado. Eso es más fuerte que los ejércitos y que las cuestiones de fuerza, porque es una cultura tácita, subliminal, que está jugando en el seno de todos los hogares. Entonces hay 40 millones que salieron de pobres que demandan más y son prepotentes, potenciales consumistas. Y nos parece que eso es equivalente a ser más felices. –¿Qué pueden hacer los sectores populares para impulsar esa reforma cultural de valores teniendo en cuenta que el proceso que vivió América Latina se vinculó, principalmente, a la ampliación principalmente de derechos relacionados al consumo? –Cuidado con el análisis grosero. No es que no haya que intentar multiplicar los bienes de la sociedad. Es otra historia. Lo que pasa que esta cultura nos lleva de la mano, por un lado al despilfarro de medios que terminan siendo bastante superfluos y por otro a no atender necesidades vitales que una parte central de las poblaciones tiene. Si los africanos pudieran comer como los perros europeos no estarían peleando con la muerte. Ni ahogándose en el Mediterráneo. Acá hay una profunda cuestión ética, y la política hace mucho que la abandonó las preguntas más elementales y se transformó en un apéndice de la econometría: ¿es más feliz la gente? ¿Nos preocupamos de eso, o nos preocupamos solo del desarrollo? Es muy discutible que estemos mejor porque haya aumentado el PBI. ¿Es más feliz la sociedad japonesa que los muy poquitos aborígenes que quedan en la Amazonia? Tengo mis severas dudas. Y unos y otros marchamos hacia lo mismo. Tenemos una única riqueza, que es el milagro de estar vivos, pero la vida se nos va y no hay supermercado que nos venda años de vida. Cuando compramos algo no compramos con plata, compramos con el tiempo de nuestra vida. Ahora, si toda nuestra vida se va en pagar cuentas... El mundo nunca produjo más que hoy en día pero ha crecido la desigualdad como nunca. –¿Cuál es la alternativa? –Es muy difícil imaginar cómo se construye una correlación de fuerzas que implique desaprender muchas cosas que son parte del sentido común de nuestras sociedades y construir un paradigma que busque un equilibro entre el yo y el nosotros. Esta cultura necesita que estemos dibujados como individuos. Somos antropológicamente gregarios, necesitamos de la sociedad. El progreso humano es consecuencia de nuestro instinto antropológico de agruparnos y funcionar en sociedad. Lo que ha construido la civilización es la consecuencia de haber vivido y erigido sociedades. Todo el progreso que nos rodea es consecuencia de esa construcción. La civilización es la solidaridad intergeneracional. Pero somos individuos. –¿Y entonces? –Hay una gota importante de egoísmo en cada uno de nosotros como la tiene todo ser vivo, porque estamos programados para luchar por la vida y hay que conciliar ese egoísmo con la existencia, con la necesidad de vivir en sociedad. Ése es el papel de la política. La política está para amortiguar los conflictos que tienen los individuos cuando construyen la sociedad. Da para discutir mucho. Bien, yo no puedo cambiar el mundo. Lo que puedo ir es educando gente para que no sea tan estúpida y la lleven enganchada de acá (se toca la nariz). Tengo que luchar en varios frentes. –¿Cuáles son los frentes? –Luchar para la comprensión de que vivir es hermoso y de hay que pelear en esta vida para que no te lleve esta cultura que te transforma en un pagador de cuentas. Tener libertad es tener tiempo libre para hacer lo que a vos te gusta. –¿Imaginabas que América Latina iba a ingresar en un período de retroceso como el de hoy en día? –Siempre lo desconfié. Yo tengo una interpretación pendular de la historia humana. Se habla de izquierda recién a partir de las divisiones en la Revolución Francesa. Pero toda la historia del hombre arriba de la tierra es una constante oscilación entre visiones más conservadoras y visiones mas humanísticas, hacia un lado y hacia el otro. Me siento históricamente pariente de Epaminondas, de los Graco, de Ashoka en la India. La sensibilidad hacia el dolor de los más débiles no es moderna. Es tan vieja como que el hombre anda arriba de la tierra ha estado en una lucha permanente. Por eso esta ola reaccionaria va a fracasar, nunca va a triunfar definitivamente, porque la nuestra tampoco triunfa definitivamente. No hay derrota porque tampoco hay triunfo definitivo. La lucha es ir sumando escalones a favor de la civilización humana. Creíamos que luchábamos por el poder. En realidad nuestra lucha es por mejorar el contenido de esa herencia que se llama civilización. –¿Te imaginás nuevamente presidente de Uruguay? –No... Es es muy osado. ¿Vos sabes cómo se reproducen los yuyos? Son maravillosos. Tiran semillas y semillas. ¿Sabes lo que es domesticar un pasto y lograr que produzca semillas en una época más o menos regular para poderlo cosechar? Eso es domesticar. Los pastos naturales tienen una larga época de semillación y van tirando semillas. ¿Por qué? Porque priorizan la lucha por la vida. La semilla puede caer en un momento en que no hay condiciones para germinar. Entonces viene una larga temporada en la que van tirando semillas y semillas. Yo estoy en una etapa de la vida para sembrar. Y para sembrar ideas. Para tirar estas ideas medio raras que tengo. Para que otros las hagan pelota y me critiquen pero que no se queden anquilosados repitiendo esquemas de hace 70 años. –¿Tenés esperanzas de que esas semillas germinen? –Sí, siempre ha sido así.

Piden explicaciones por la presencia de militares de Estados Unidos en la Plaza de Mayo


La Diputada y ex Ministra de Defensa, Nilda Garré pidió explicaciones al Poder Ejecutivo por la presencia de miembros de tropas extranjeras. No se solicitó el permiso al Congreso ni hubo información oficial del gobierno al respecto. “Es netamente repudiable. Están invadiendo nuestra soberanía”. Al principio, las imágenes de militares de Estados Unidos en las inmediaciones de la Plaza de Mayo circularon con precaución. Pero luego del pedido de información por parte de diputada nacional y ex ministra de Defensa, Nilda Garré y del diputado nacional de Unidad Ciudadana, Walter Correa, la noticia se confirmó. La presencia de fuerzas armadas extranjeras en nuestro territorio nacional, sin la debida autorización, inmediatamente se transforma en una amenaza que como país soberano no podemos admitir. Efectivamente, miembros de la Infantería de los Estados Unidos estuvieron presentes en territorio nacional, en pleno centro porteño, sin todavía una explicación aparente. También cabe la duda si entre estas tropas aisladas habría miembros militares de Israel. Por eso, el proyecto de resolución que se solicitó al Poder Ejecutivo reclama que las fuerzas arribaron a suelo argentino “sin la debida autorización” como así tampoco la “notificación correspondiente” por parte del Ministerio de Defensa al poder Legislativo. “Esta situación es netamente repudiable. Están invadiendo nuestra soberanía”, dijo alarmado el diputado Correa a INFOCIELO. Por su parte, la ex ministra de Defensa durante el kirchnerismo, Nilda Garré, le confirmó a este portal que se “está investigando” las razones por el cual las fuerzas militares extranjeras estuvieron circulando insólitamente por las calles de Buenos Aires, en plena Plaza de Mayo, donde regularmente se realizan actos y movilizaciones. La polémica “visita” de los militares pertenecientes al país del norte podrían tratarse de un “intercambio” militar, pero en caso que esto fuese así todavía rondan dos incógnitas graves: por qué el Ministerio de Defensa no comunicó nada al respecto, y por qué no tampoco hubo presencia de otras fuerzas, por fuera de las norteamericanas. Presenté proyecto de resolución para que el @MindefArg informe de manera urgente los motivos de la presencia de soldados estadounidenses e israelíes en inmediaciones de Plaza de Mayo. Todo permiso de presencia de tropas extranjeras debe pasar por el Congreso. pic.twitter.com/sCivKGvfWH — Walter Correa (@waltercorreasoc) 8 de junio de 2018 “La presencia de fuerzas armadas extranjeras en nuestro territorio nacional, sin la debida autorización (según lo establecido en la Ley 25.880, de ingreso de tropas extranjeras al territorio nacional y el art., inc. 28 de la Constitución Nacional) como así tampoco la notificación correspondiente por parte del Ministerio de Defensa hacia el Poder Legislativo que democráticamente constituimos, inmediatamente se transforma en una amenaza que como país soberano no podemos admitir”, exclama el pedido. Las tropas extranjeras circularon en territorio nacional en un contexto por demás particular: el gobierno de Mauricio Macri busca desplegar las Fuerzas Armadas para la Seguridad interior y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y un plan de mayor ajuste, reactiva grandes movilizaciones y reclamos. Además, se le debe agregar a las denuncias cada vez más serias de instalar diferentes bases militares norteamericanas en territorio soberano, específicamente en la zona de la Triple frontera y en la provincia de Neuquén, bajo la insultante excusa de “ayuda humanitaria”.

La situación económica de Argentina es terrible (recibido desde España)


¿Sube o baja el dólar? Es la pregunta que se hace cualquier argentino casi cada día en estos tiempos. Cualquier subida es un mal augurio, y viceversa. La espiral del miedo bursátil: porque muchas de las crisis económicas que Argentina ha vivido en últimos ochenta años han funcionado así. Si el dólar sube, los inversores compran dólar y venden peso. Hasta ahí todo normal, lo mismo que le pasa al resto de economías latinoamericanas. Son ciclos cortos, chaparrones temporales. Pero el problema está en que a Argentina siempre le ha costado mucho no sumergirse en estos bucles de depreciación, casi siempre profecías autocumplidas. ¿Cómo que profecías autocumplidas? Sí. El miedo se extiende y cualquier medida es tomada como una señal de debilidad económica. Si la Reserva Federal intenta controlar la fuga de capitales con subidas de las tasas de interés del dólar, se alienta aún más a los inversores a despojarse de sus pesos y a comprar dólares verdes rápido para evitar nuevas subidas de tasas. Los formadores de precios, como buenos especuladores, sobrereaccionan e impulsan la inflación. Todo esto es lo que está ocurriendo nuevamente ahora. En la última semana el peso ha perdido un 11,9% de su valor. La situación es tan mala como en 2002. La palabra en todas nuestras mentes: corralito. Populismo económico: así es como denominaban los políticos de Cambiemos, de derechas, a las medidas que se habían implantado durante el kirchnerismo. En estos años (y por resumir mucho) los bolsillos de los argentinos no se habían visto tocados a expensas de una subida de la inflación del país. Hace dos años entró el gobierno de derechas de Macri, que fue eliminando los subsidios y subiendo los impuestos en lo que el ejecutivo llama un “sinceramiento tarifario”, una manera de ajustar las cuentas internas para supuestamente reducir el déficit. De momento estaba consiguiendo unas lentas y modestas mejoras, pero con lo ocurrido estos días podría irse perfectamente al traste. Y los datos no ayudan: el país está viviendo, además, una enorme sequía en sus campos de oleaginosas, los productores de la soja y el maíz, dos de las exportaciones esenciales en su economía. Se estima que las pérdidas de estos dos sectores sean de unos 5.000 millones de dólares, un extra del -0'7% de su PIB, que está creciendo a un ritmo de un 3%. El margen de actuación va siendo cada vez más y más pequeño. El único milagro sería que la debacle del peso (y la subida del dólar) se detuviese. Para ello, los inversores deberían abandonar el miedo, el Gobierno debería dejar de imponer tasas a la fuga de capitales, los medios tendríamos que dejar de poner titulares negativos y los ciudadanos deberían gastar con normalidad en lugar de ahorrar en vistas de una futura crisis. Es decir, que en este dilema del prisionero a cuatro bandas ahora mismo pintan bastos.

jueves, 5 de julio de 2018

Decálogo de CAMBIEMOS


Iguales por un lado distintos por otro


Infames


La combinación de los males


Manipuladores


Churchill lo sabía


Pedro Opeka, el cura argentino que lucha contra la pobreza en África y podría ganar un Nobel


Lleva casi 50 años en Madagascar y gracias a su obra muchas personas dejaron la indigencia. Una causa noble admirada en todo el mundo Nació en San Martín, Buenos Aires, hace 68 años: hoy vive su historia en Akamasoa, Madagascar "La Madre Teresa con pantalones", "el Santo de Madagascar", "el Soldado de Dios", "el Apóstol de la basura", "el Albañil de Dios". Pedro Pablo Opeka inspiró menos seudónimos que sueños. Acumula 68 años sobre el lomo, menos historia que la que sembró. Sobre su épica consagrada ya circulan más de diez libros y siete documentales: todos en territorio africano y europeo. Un caso más de un referente mundial que no es profeta en su tierra. Es la reseña del Padre Opeka, un argentino, bonaerense, futbolero, que rescató de la indigencia a más de medio millón de africanos. Su causa lo llevó a ser propuesto para el Nobel de la Paz en años anteriores y la contemporaneidad de su lucha interminable lo posicionó nuevamente en este año. Las nominaciones para el galardón son secretas, pero muchas veces quienes proponen a los ganadores rompen el silencio. Su lugar en el mundo no se condice con su lugar de origen, pero respeta su esencia, responde a su condición heroica. Nació en San Martín, Buenos Aires, Argentina para vivir su historia en Akamasoa, Madagascar y multiplicar su admiración en Europa. En sus años de juventud trabajó con su padre esloveno en la industria de la construcción, leyó una y otra vez la biblia, quedó impactado con Jesús, "el amigo de los pobres", levantó una casa en Junín de los Andes para que una familia Mapuche del Sur se resguardara del frío, hasta que leyó una carta que lo motivó. La Congregación de San Vicente de Paul, orden a la que aún pertenece, invitaba en un escrito de 1648 la llegada de los primeros misioneros a Madagascar. "Me voy para allá", fue su reflexión. El Pedro Pablo Opeka fue propuesto como candidato al Nobel de la Paz por autoridades europeas Fútbol. Bastó una pelota, un partido para empatar las diferencias: todos corrían como él, él corría como todos, las desigualdades se zanjaban, las heridas históricas se indultaban. En su niñez, Pedro deseaba ser sacerdote y futbolista. Le dijeron que era inviable esa combinación: una cosa o la otra. Eligió, entonces, ser sacerdote, misionero y futbolero. Al principio, asumió ser el blanco -en sus dobles sentidos- de la venganza, el resarcimiento deportivo de una vida de padecimientos. Luego se transformó en ídolo, goleador y líder. El fútbol, su costado más genético, le abrió paso en su horizonte. El rubio que era víctima de codazos y patadas se ganó la confianza de un pueblo temerario, resentido. La imagen del Padre metido en fango hasta la cintura cultivando arroz para sobrevivir convenció a los nativos. Su legado en Madagascar se divide en dos. Sus primeros 15 años trascendieron sobre la costa sureste, dentro de la selva tropical en un pueblo llamado Vangaindrano. Con el fútbol como vehículo cultural, con el esfuerzo como obra de cambio, animaban la iglesia junto con otros curas de la misma congregación. Entre creaciones de dispensarios para salud, educación y cooperativas de trabajo, el Padre Opeka padeció paludismo y parasitosis. Para tratar las enfermedades, debió viajar a Antananarivo, la capital del país, en donde se instaló hasta la actualidad. "No vi pobreza, ahí conocí la miseria -reveló el sacerdote-. Cuando llegué vi miles y miles de personas que vivían de uno de los basurales más grandes del mundo. Esa noche no dormí y le pedí a Dios que me diera fuerzas para rescatarlos de ahí". La piedra basal de Akamasoa, el pueblo emplazado sobre el vertedero que en idioma malgache significa "los buenos amigos", se puso en 1990. Tres condiciones se instalaron para regular la vida: trabajar, enviar los niños al colegio y respetar las normas de convivencia. La ciudad cobijó a más de medio millón de personas. Hoy, 25 mil habitantes -diez mil escolarizados, quince mil menores de 15 años-, viven en una distribución de 17 barrios. Debieron construir redes de agua, escuelas, colegios secundarios, hospitales, guarderías, museos, canchas de deportes, espacios verdes, bibliotecas. "Es la ciudad de los pobres, la ciudad de los que están cansados de esperar", según el protagonista. La ciudad se sustenta gracias al trabajo de los nativos y las donaciones de ONG europeas Sus obras son solventadas por una red de donaciones amigas. Akamasoa recibe ayuda de tres organizaciones no gubernamentales de Francia, una de Mónaco, más cooperaciones económicas que llegan desde España y Eslovenia. Europa es el principal motor de su obra: desde allí se gestó su postulación al Premio Nobel de la Paz. Su leyenda lo llevó a entrevistarse con varios presidentes del viejo continente. "Pedro Opeka, el sacerdote futbolista de Madagascar", es un capítulo dedicado a su lucha incorporado al libro "Memorias de una primera dama", de Danielle Mitterand, esposa de François Mitterrand, máximo mandatario de Francia entre 1981 y 1995. Eran pobres solidarios, compartían lo poco que tenían. Entonces dije: “Por este pueblo me la juego” Pedro Pablo Opeka es un sacerdote argentino radicado en África. Es más que eso, es propiedad de los pobres, es el milagro de los huérfanos. Es "la Madre Teresa con pantalones", "el Santo de Madagascar", "el Soldado de Dios", "el Apóstol de la basura", "el Albañil de Dios". O todo eso junto.

De Lilita Carrió


Los consejos de Elisa Carrió para afrontar la crisis: “Yo sé que hay una desesperanza. Yo sé que el impacto es sobre salarios. La primera recomendación que le hago a la clase media y media alta es: dé propinas”.

lunes, 2 de julio de 2018

Nuevo Presidente de México


Lo íbamos a anunciar recién mañana, para no mufarla. Pero el compañero Evo Morales ya lo saludó y entonces lo damos por el hecho: el compañero Andrés Manuel López Obrador es el nuevo presidente de México, lindo y querido. Ahora bien, ya que hablamos de México, hay que decir que se puede estar dando vuelta la tortilla y se está agregando un montón de jalapeño a la hegemonía neoliberal en América Latina. México es una potencia regional, por tamaño y fuerza económica, y no es joda para derecha perder allí. Está renaciendo el populismo socializante en la Patria Grande, que en Argentina se llama peronismo. Esto es, se están poniendo de pie los pueblos, es hora de ponernos de pie nosotros también. ¡Viva Zapata, cabrones! ¡Viva la Patria! México es digno de nuevo.

Histórico favor al Grupo Clarín: Macri aprobó la fusión Cablevisión-Telecom


La empresa que unifica a la operadora de cable con la telefónica será la tercera en facturación de la Argentina. Es la mayor fusión de la historia del país. En el mercado está valuada en torno a los U$S 11 mil millones. La decisión corrió por cuenta de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CDNC) y la nueva empresa ahora tendrá bajo su órbita negocios que abarcan desde la transmisión de contenidos audiovisuales y los datos hasta la telefonía móvil y fija. A partir de la aprobación Telecom tendrá que devolver 80 Mhz de espectro radiofónico, por tratarse de un monopolio en el negocio de la telefonía móvil. Además la compañía deberá desprenderse de sus activos en 28 localidades y transferir 143.464 clientes. El dictamen de la CNDC establece algunas pocas limitaciones y realiza recomendaciones, para la operación de fusión, en cuatro planos: “desinversión, ofertas comerciales, disponibilidad de la red y espectro" según un comunicado difundido por el Ministerio de Producción, a cargo de Dante Sica. Ahora, la nueva empresa competirá en el negocio del cuádruple play, que consiste en ofrecer a los consumidores telefonía fija, móvil, Internet y televisión a través de un mismo prestador. (Esto no es un mero detalle) De esta manera, Macri le devuelve a Clarín un gran favor al ser uno de los principales aparatos mediáticos que le brinda apoyo político a su Gobierno, dándole licencia para conformar un millonario negocio. Sera la tercera empresa en facturación de la Argentina y la mayor fusión de la historia del país, que además será el primer operador en ofrecer el servicio cuádruple. Lo cierto es que durante décadas las empresas telefónicas han acrecentado sus ganancias a costa de avanzar enormemente en la tercerización y precarización de sus trabajadores. En un contexto de ajuste, acuerdo con el FMI y devaluación del salario el Gobierno continúa gobernando para garantizar las ganancias de los empresarios millonarios.

No se engañen


Amenaza


Lo quisieron apretar