Archivo del blog

martes, 29 de agosto de 2017

La historia vuelve a repetirse


Bien clarito


Familiares directos de Macri, Marcos Peña y Caputo blanquearon 132 millones de dólares


La sospechosa maniobra incluye a hermanos del Presidente, a primos y hasta cuñados. El polémico blanqueamiento de Gianfranco Macri. El Presidente y sus ministros aprovecharon el blanqueo de capitales a familiares y ya hay sospechosas movidas entre sus íntimos. Las oscuras maniobras incluyen a hermanos del Presidente, a primos y hasta cuñados de ministros. Entre los más destacados se encuentran Mauricio Macri, Marcos Peña y Nicolás Caputo. Entre ellos se blanqueó 132 millones de dólares. Un hermano de Macri y un primo de Peña, con las movidas más polémicas, según reveló el diario Página 12 en una nota que escribió Horacio Verbitsy, quien la semana pasada reveló un millonario terreno del mandatario que no fue declarado. Según P12, Gianfranco Macri blanqueó cinco veces más de lo que declaró Mauricio. El fiscal investiga la omisión maliciosa en la declaración jurada presidencial. "Familiares, amigos y asociados del presidente, de su jefe de gabinete y de su secretario Legal y Técnico ocupan lugares destacados en la lista de personas que se acogieron al blanqueo de bienes no declarados. Entre ellos figuran el hermano y socio presidencial, Gianfranco Macri, el primo del jefe de gabinete de ministros, Alejandro Jaime Peña Braun; el socio y amigo de Macri, Nicolás Caputo; el emprendedor Marcelo Mindlin, quien el mes pasado anunció que compraba la constructora de la familia presidencial, hasta entonces en manos del primo Ángelo Testaferra y un cuñado del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas Zorraquín", arranca la nota del periodista con esta fuerte denuncia. Y revela las cifras más importantes del escandaloso blanqueamiento: "A la cabeza de esa nómina de allegados figura Mindlin, quien blanqueó bienes por 770 millones de pesos, equivalentes a 44 millones de dólares, una suma homóloga a la que trascendió que habría pagado por la constructora de los Macri: entre 40 y 50 millones". Además cuenta que lo sigue Gianfranco Macri, con 622 millones de pesos, o 35,5 millones de dólares. Gianfranco integra los directorios de varias empresas familiares. Nicolás Caputo, a quien Macri describe como hermano de la vida, socio en la primera empresa que inició aparte del holding familiar (Mirgor, fabricante de aire acondicionado para automotores), testigo de su última boda y asesor de facto de la presidencia, blanqueó 465 millones de pesos, o 26,5 millones de dólares. La fortuna de Caputo creció como contratista de obras públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante el gobierno de Macri y de la Nación desde que asumió la presidencia (con otra empresa que no lleva su nombre, para simular que se cumple la promesa de ambos de que no volvería a contratar con el Estado. Intentaron engañar a la aliada revoltosa Elisa Carrió, que exigió excluir a los contratistas del blanqueo, pero no les preocupó que los viera toda la sociedad, que es más incrédula). Sobre el Jefe de Gabinete, Verbitsky revela: "Alejandro Jaime Peña Braun, primo del jefe de gabinete, blanqueó 109 millones de pesos, o 6,2 millones de dólares. El secretario Legal y Técnico de la presidencia, Pablo Clusellas Zorraquín, es una pieza fundamental del universo macrista. Compañero de Macrì desde la primaria, abogado y directivo de SOCMA, no sólo es el último filtro antes de la firma presidencial. También fue quien organizó el fideicomiso opaco, a cuyo frente quedó José María Fernández Ferrari, el socio del escribano general del gobierno, Carlos D’Alessio, quien renunció a ese cargo para ocultar el conflicto de intereses. Clusellas Zorraquín tiene cinco hermanos. La mayor, Susana, está casada con Manuel Lucio Torino Ortíz, quien blanqueó 353 millones de pesos, equivalentes a 20,1 millones de dólares. Además, Pablo Clusellas Zorraquín es revisor de cuentas del Buenos Aires Golf Club, que preside Gianfranco Macri".

¿Quién se quedó con el desierto? Las familias “bien” de la Argentina


“Lejos de asegurar tierra a sus protagonistas criollos y gauchos estableciendo una distribución justa y adecuada de la misma, pasará a manos de agiotistas, acaparadores, viejos y nuevos latifundistas que acrecentarán su poderío político y económico y les asegurarán el connubio de intereses externos”. Por Gabriel O. Turone. Tras la sangrienta “Conquista del Desierto” fue tal el escándalo por el vergonzoso reparto de tierras en favor de un grupo reducido de especuladores, que hasta los militares protestaron por el atropello. Manuel Prado, que participó en la campaña con el grado de comandante incorporado a la columna de Villegas, escribió: “los soldados habían conquistado veinte mil leguas de territorio. Y más tarde, cuando esa inmensa riqueza hubo pasado a manos del especulador que la adquirió, sin mayor esfuerzo ni trabajo, muchos de ellos no hallaron rincón mezquino en que exhalar el último aliento de una vida de heroísmo, de abnegación y de verdadero patriotismo. Al verse después, en muchos casos, despilfarrada la tierra pública, marchanteada en concesiones fabulosas de treinta y más leguas, al ver la garra de favoritos audaces clavadas hasta las entrañas del país, y al ver cómo la codicia les dilataba las fauces, y les provocaba babeos innobles de lujurioso apetito, daban ganas de maldecir la gloriosa conquista, lamentando que todo aquel desierto no se hallase aún en manos de Reuque o Sayhueque. Pero así es el mundo, los tontos amasan la torta y los vivos se la comen”. En la imagen, mujer Aónikenk pintada magistralmente por el artista Diego Greco Moreyra. Propietarios beneficiados con la conquista del desierto En el trabajo titulado ¿Quién se quedó con el desierto? (1979), Silvia Cristina Mallo da un pormenorizado detalle de las familias y particulares que más se han beneficiado al término de la Campaña al Desierto emprendida por el Ministro de Guerra, teniente general Julio Argentino Roca (1878-1885). Vamos a ver el nombre de un ex presidente de la Nación (Victorino de la Plaza), de un hermano de Roca (Rudecindo Roca), del padre del aviador Jorge Newbery (Rafael Newbery), de un acérrimo unitario (Salvador del Carril) y el padre del ex presidente radical Marcelo T. de Alvear (Torcuato de Alvear), por nombrar algunos. La mayoría, casi de modo excluyente, se distinguía por ser amigo del general Roca. Veremos en números y cifras, la culminación de una empresa que terminó robusteciendo las riquezas terrenales de unas pocas familias oligárquicas y de raigambre militar, varios de cuyos integrantes han promovido una política agropecuaria liberal y de espaldas a los intereses nacionales, tal los dictámenes de la división internacional del trabajo regido desde su epicentro inglés. No se pone aquí en duda la acción llevada a cabo contra las tribus maloneras que atormentaban los mojones fronterizos y sus economías, sino, más bien, la terminación que tuvo la misma. El elemento criollo, en esta etapa de la vida argentina, fue empleado para beneficiar a los que a continuación enlistamos, pues, luego de transcurridos los hechos de sangre y fuego, en los que puso lo mejor de sí, el gauchaje mal pago vuelve a su morada y se halla con que nada le había quedado ya. Jorge Oscar Sulé, citando al Comandante Prado, va a indicar este cuadro paupérrimo vivido por los paisanos de los fortines y comandancias: “Cuando nos manden a la basura por inútiles, iremos todos ladrando de pobres, sin pan para los cachorros mientras ellos (los proveedores aventureros) serán ricos y panzones, cebados con sangre de milicos, dueños sin que les cueste un medio, de todas estas tierras que dejamos jalonadas con huesos de nuestras osamentas”. Vicente Quesada recordará una frase de Julio Argentino Roca a poco de andar su primera presidencia: “El capital inglés es el mito del progreso”, y vaya si se lo ha llamado a los proveedores de Albión para sacar los provechos ganados a través del pobre gaucho de nuestros fortines. Indudable fue –y queda demostrado-, que la incorporación de tanta tierra se llevó a cabo en un proceso harto desigual. Prado anota en La Guerra al Malón, que gauchos y milicada “Habían conquistado veinte mil leguas[1] de territorio y más tarde, cuando esa inmensa riqueza hubo pasado a manos del especulador que la adquirió sin mayor esfuerzo ni trabajo, muchos de ellos no hallaron –siquiera en la estercolera del hospital- rincón mezquino en que exhalar el último aliento de una vida de heroísmo, de abnegación y de verdadero patriotismo”. Aquí transcurre buena parte del drama del Martín Fierro de José Hernández. Aquí comienza a gestarse el matrerismo y la domesticación de nuestro ser nacional por excelencia, y de no ser por el manifiesto de la obra martinfierrista, pocos sectores de la vida nacional acusaban esta penosa realidad. Algunos periódicos argentinos de entonces sí se hicieron eco de la situación, por lo que seguían “reclamando por la desenfrenada fiebre de tierras y por la especulación que ello entrañaba, fraude y más fraude”, anota la revisionista Cristina Minutolo de Orsi, para quien, no obstante, hay que saber diferenciar la buena intención de Roca al momento de asumir como presidente en 1880, en tanto que el teniente general, mal o bien, tiene por eje principal “la grandeza de la nación”. A su vez, la premisa se sostiene por el intelecto y la creación de sus hombres ministeriales y por “la fiebre creadora que a todos (ellos) animó” Antes de pasar al infame listado de los que se enriquecieron tras la empresa roquista, Sulé agrega que “lejos de asegurar tierra a sus protagonistas criollos y gauchos estableciendo una distribución justa y adecuada de la misma, pasará a manos de agiotistas, acaparadores, viejos y nuevos latifundistas que acrecentarán su poderío político y económico y les asegurarán el connubio de intereses externos”. Punto entonces: PROPIETARIOS DE MÁS DE 30.000 HAS. Martínez, Carlos 250.000 hectáreas Unzué, Saturnino 250.000 Ugarte, Marcelino 177.500 Penco, Juan 145.000 Poviña, Luis 135.000 Del Carril, Salvador 130.000 Drysdale, Tomás 122.500 Cambaceres, Antonino 120.000 Armstrong de Elortondo 102.500 Bares, Juan 102.500 Fontán, Felipe 102.500 Mattaldi, Eugenio 102.500 Alvear, Diego de 97.500 Alvear, Torcuato 97.500 Drysdale, José 95.000 Pradere, Francisco 95.000 Drysdale, Juan 90.000 Casbas, Juan 87.500 Tornquist, Ernesto 82.550 Naveyra, Manuel 80.000 Piñeyro, Francisco 80.000 De la Torre, Ambrosio 80.000 Alston, Juan 75.000 Castex, Eduardo 67.500 Mezquita, Marcelino 67.500 Leloir, Alejandro 62.500 Belastegui, Melchor 60.000 Berraondo, Martín 60.000 Cañas, Juan 60.000 Duggan, Tomás 60.000 Humphreys, Federico 60.000 López, Ramón 55.000 Nazarre, Pedro 55.000 Read, Jorge 55.000 Bemberg, Otto 50.000 Casbas, Miguel 50.000 Parera, Faustino 50.000 Quintana, Bruno 50.000 Real, Jacinto 50.000 Corbett, Jorge 47.500 Pico, Pedro 47.500 De la Plaza, Victorino 47.500 Serantes, Teodoro 47.500 Greene, Juan B. 45.000 Ham, Santiago 42.500 Roca, Rudecindo 42.500 Costa Argibel, Andrés 40.000 López, Cecilio 40.000 Molina, Agustín 40.000 Newbery, Rodolfo 40.000 Paats, Guillermo 40.000 Quintans, Francisco 40.000 Scaravelli, Aníbal 40.000 Bourde, Alfonso 40.000 Bourde, Juan 40.000 González Cháves, A. 37.500 Ricketts, Jacobo 37.500 Bustos, José 35.000 Fernández, Alberto 35.000 Zaldarriaga 35.000 Bianchi, Sebastián 32.500 Durañona, Mateo 32.500 FAMILIAS CON MÁS DE 30.000 HAS. Shaw, Juan é hijos 147.500 hectáreas Chas, Tomás y Joaquín 60.000 Devoto, Antonio y Bartolomé 60.000 Guerrero y señora 55.000 Pradere Hnos. 52.500 Quintana Hnos. 40.000 COPROPIETARIOS CON MÁS DE 30.000 HAS. Cassey E. y Moss, J. 270.000 hectáreas Belloq y Larramendi 60.000 Grigg y E. Mullhall 55.000 Paso, Demaría y Rosa 55.000 Lartigue y Pla 47.500 Herrera y Balcarce 40.000 Fernández y Poblet 35.000 COMPAÑÍAS Luro, Santiago y Cía. 100.000 hectáreas Mallman y Cía. 65.000 Bibliografía: – Mallo, Silvia Cristina. “¿Quién se quedó con el Desierto?”, Revista “Todo es Historia”, Mayo 1979, Nº 144, Año XII. – Sulé, Jorge Oscar. “Los Heterodoxos del ‘80”, Instituto de Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas” de General San Martín, Villa Maipú, Prov. de Buenos Aires, 2008. – Triana, Alberto J. (Padre Aníbal Röttjer). “Historia de los Hermanos Tres Puntos”, Segunda Edición, Buenos Aires, 1958. Fuente: http://www.contrainfo.com/25334/quien-se-quedo-con-el-desierto-las-familias-bien-de-la-argentina/

La historia del imperio Benetton, el dueño de la Patagonia


Luciano Benetton es el propietario de tierras más grande del sur argentino. ¿Como construyó su imperio económico?, ¿por qué el Estado argentino y la Gendarmería lo defienden? 23 de agosto, 2017 La Patagonia es la región más extensa del país y también es la que mayor concentración de tierras tiene en pocas manos. Formada por enormes campos planos y bellos paisajes trasandinos fue repartida sin ningún tipo de control entre excéntricos millonarios extranjeros y corporaciones multinacionales con el aval del Estado y de la Justicia. El magnate Joe Lewis, dueño y señor de todas las tierras que rodean el Lago Escondido y anfitrión de la visita al sur que hicieron juntos Obama y Macri el año pasado, es uno de ellos. También forman parte de este selecto grupo el creador de la CNN Ted Turner, los Suchard (dueños de Nestlé), el inversionista húngaro George Soros, el actor Sylvester Stalloney, hasta hace pocos años, el hijo de uno de los fundadores de Pepsico, Ward Lay. Pero quien se lleva todos los premios al terrateniente del siglo es Luciano Benetton que entre 1991 y 1997 acumuló 900.000 hectáreas. Lo que equivale casi cuarenta veces a la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. La feroz cacería de la Gendarmería sobre la comunidad Pu Lof en el departamento de Cushamen en la frontera noroeste de Chubut que terminó con el secuestro y desaparición de Santiago Maldonado hace más de tres semanas sin ningún tipo de respuesta estatal, se produjo dentro de las tierras que están hoy bajo el dominio de Benetton. Aunque en su mayoría hayan sido compradas durante los 90, la entrega y el saqueo de las tierras patagónicas y de sus recursos nacionales por parte de empresas extranjeras viene de larga data, al igual que los reclamos y la lucha del pueblo mapuche por recuperarlas. Cambiemos, Esteban Bullrich, en la Patagonia no hubo una “Conquista al desierto”. Lo que se produjo fue un genocidio a partir de la ocupación militar del territorio más austral del continente con el fin de extender las fronteras del Estado Nacional argentino (y de su mercado de materias primas en el mundo) que estaba en pleno proceso de conformación. A su paso aniquilaron a los habitantes preexistentes o los tomaron prisioneros para convertirlos en mano de obra barata destinados tanto para trabajar en los campos conquistados como en las zonas urbanas en tareas domésticas. Los pocos sobrevivientes fueron desarraigados y dispersos hacia la frontera cordillerana. Entre los pueblos masacrados estaban los mapuches, asentados en una extensa porción del noroeste de la Patagonia. No eran ni chilenos ni argentinos simplemente porque ambos Estados son construcciones históricas posteriores a la vida y desarrollo de estos pueblos. Finalizada la campaña en 1885 (luego de la derrota definitiva del cacique Sayhueque), se inició el proceso de reparto y explotación de las tierras que hoy forman parte de las provincias de Buenos Aires, el sur de Córdoba, San Luis y Mendoza (las más antiguas) y las creadas a partir de la conquista: Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. El Estado argentino regaló gran parte de estas tierras a más de cincuenta compañías inglesas que comenzaban a operar dentro del país para que las colonizaran. Tan sólo en Chubut eran dueños de 2.300.000 hectáreas. Gran parte de ellas fueron administradas por un fondo de inversión común llamado Compañía de tierras del Sud Argentino. En Ese ajeno Sur, Ramón Minieri cuenta que la “La Compañía” -como solía ser conocida- “explotó esas tierras durante casi un siglo en condiciones excepcionalmente favorables: pudo producir, importar, exportar y obtener utilidades, sin tener que pagar durante años derechos aduaneros ni otra clase de tasas, o beneficiándose con tipos de cambio preferenciales y aranceles reducidos” (pág 7). Pasaron más de 130 años y ningún gobierno tocó las bases estructurales de este modelo económico de rapiña. En 1975 la firma “Great Western”, perteneciente a terratenientes de la burguesía argentina, compró el paquete accionario de “La Compañía” hasta 1991 cuando bajo el gobierno de Menem, Luciano Benetton se hace de esas tierras hasta la actualidad. A través del holding internacional del grupo Benetton, Edizione, el magnate italiano compró por 50 millones de dólares las casi 900.000 hectáreas ubicadas en un 98% en las provincias de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires donde se dedica a la producción de lana principalmente aunque ahora aparece un mercado nuevo para explotar y es el petrolero que se expresa en un yacimiento que también se encuentra en disputa territorial: Vaca Muerta. La industria textil es una de las más explotadoras del mercado y la que peores salarios tiene. Para reducir costos los Benetton, que facturan 11.000 millones de dólares al año, tercerizaron la producción en países donde la mano de obra es barata y abundante como por ejemplo en Turquía donde fueron denunciados por explotación infantil de niños de entre 9 y 13 años que fabricaban sus prendas. Otro caso que lo tuvo en el centro de la escena fue en 2013 cuando una fábrica textil en Bangladesh que producía tejidos para Benetton se derrumbó provocando la muerte de 1.132 trabajadores y dejó 2.500 heridos. Se negó a pagar cualquier tipo de indemnización pero producto del desprestigio que había generado su indiferencia, se vio obligado a hacerlo. Hoy el imperio familiar cuenta, según la revista Forbes, con aproximadamente 3,4 miles de millones de dólares. Solamente en las tierras que posee en Argentina Luciano Benetton cuenta con 280.000 ovejas que producen 1.300.000 kilos de lana por año. A la explotación de las tierras de la Compañía de tierras del Sud Argentino se incorporó la explotación minera a través de Min Sud (Minera Sud Argentina S.A.) con sede central en Canadá, de yacimientos ubicados en la provincia de San Juan. Por muchos años expoliaron los recursos nacionales sin pagar cargas impositivas, no registrando las lujosas edificaciones que realizaban en sus tierras. Irónicamente los Benetton tienen un museo con piezas arqueológicas de culturas “autóctonas”, algunas de ellas con 13.000 años de antigüedad, ubicado en Leleque (Cushamen). Seguramente saqueadas del territorio de la comunidad mapuche, Tehuelches, entre otras. comité que administraba los negocios de la clase burguesa, y no se equivocaba. El Estado es el guardián del orden y de la propiedad privada, pero no de cualquier tipo de propiedad privada sino la de los capitalistas que viven a costa del trabajo de una mayoría trabajadora. Ese “derecho que tenemos todos” de acceder a la tierra es una pantalla que esconde la concentración de la riqueza en pocas manos. Y para lograrlo intentan buscar algún tipo de consenso con la población o utilizan a las fuerzas armadas para garantizar que esas relaciones de desigualdad se sostengan y reproduzcan. El caso de la defensa de los intereses de Benetton por parte del Estado argentino es apenas un ejemplo de una relación histórica que es propia del sistema capitalista. La actuación de la gendarmería, en las tierras que el italiano reivindica para sí, reprimiendo desde hace meses a la comunidad Pu Lof (entre ellos mujeres y niños) y desapareciendo a Santiago Maldonado con la directa responsabilidad de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, su jefe de gabinete Pablo Noceti y del Estado, son la muestra más clara del carácter de clase que ejercieron las fuerzas armadas desde su creación. El gobernador de Chubut del PJ Mario Dan Neves también es cómplice del accionar represivo avalando el ingreso de la gendarmería al predio y demonizando a los mapuches a través de una campaña mediática que comenzó el año pasado mientras apretada al Juez Otranto para que encarcele a los dirigentes considerados sin ninguna prueba como “terroristas”. Queda claro que todos los gobiernos legalizaron y legitimaron el avance latifundista a costa de la sangre de los pueblos originarios. Incluso el kirchnerismo que en 2011 impulsó la Ley de Tierras que limitaba la posesión extranjera de tierras a 1.000 hectáreas por propietario no era retroactiva, por lo tanto todos los magnates extranjeros que en los 90 se apropiaron de gran parte del territorio nacional podían quedarse tranquilos. Macri flexibilizó la ley dejando en claro cuáles son los intereses que defiende a ultranza el gobierno de los Ceo, pero en uno y otro gobierno la naturaleza del Estado es la misma. Seguramente en una de las cuatro visitas al año que hace Luciano Benetton al país vendrá a agradecerle en persona al presidente y los suyos por la efectividad en los servicios brindados.

Las falacias de “Mariu” Vidal en su show con Brancatelli 2 parte


El pago de los juicios a los jubilados Como se vio Mariu Vidal también dijo que “hoy el que hizo juicio y el que no hizo juicio está recibiendo lo que por derecho le corresponde”. Lo cual es otra mentira rutilante, ya que por contrario, para enfrentar esta nueva ola de juicios provocada por la Ley de Reparación Histórica, la ANSES está procurando echar atrás 200 mil juicios entablados por jubilados demandando el reajustes de sus haberes, que cuentan con sentencia firme en primera y segunda instancia. Con la pretensión por parte de la ANSES que la Corte cambie su jurisprudencia respecto el índice a emplear para el reajuste, conforme lo pone en evidencia otra nota de Bermúdez en Clarín, con título “La Anses ya presentó más de 300 apelaciones ante la Corte Suprema – Busca bajar el índice de ajuste para 200.000 juicios y reducir de ese modo los montos de estos entre 50% y 70%” (14/7/17) Bermudez respecto este dato, que curiosamente se le traspapeló el periodista Brancatelli, apunta: “Con las apelaciones que ingresaron ayer, ya suman más de 300 los recursos extraordinarios presentados por la ANSeS en las tres Salas de la Cámara de la Seguridad Social para que la Corte Suprema avale un cambio en los índices de actualización de los haberes y las retroactividades en unos 200.000 juicios de jubilados.” “El pedido a la Corte busca reducir, en la mayoría de los casos, en promedio un 50% los valores de las sentencias ya aprobadas por los jueces en primera o segunda instancia y achicar los montos de los reajustes de haberes mensuales corrientes. También que los jueces apliquen esos índices en los nuevos juicios y los camaristas revean las sentencias.” “Sobre un stock de 400.000 juicios, más de la mitad quedan ahora en espera hasta que se pronuncie la Corte, que no tiene plazos para expedirse. Antes de esta decisión, la ANSeS no apelaba a la Corte y esas sentencias quedaban firmes, si bien había demoras y sigue habiendo atrasos en el pago de las sentencias”. La pobreza En la parte más emotiva de su show “Mariu” Vidal se despacho diciendo: “hablemos de verdad de pobreza, porque ahí sí que me enojo. Me enojo porque hay tanta hipocresía y doble discurso. No querían decir la pobreza que había. No la querían ni mostrar. Les daba vergüenza que había en Argentina mientras crecían como decían ellos a tasas chinas (…) esa pobreza es la que queremos reducir. Y siiii “Pobreza Cero” es un concepto para que la gente sepa que como Mauricio dijo, quiere que evalúen su presidencia por esto… A mí la pobreza no me la cuenta nadie ¡me rompo el alma y el que de jedi todo el día recorriendo el Conurbano. A mí la pobreza no me la cuenta nadie, hace diez años que recorro las villas…!” Los diez años a los que se refiere Vidal fueron cuando se desempeñó como ministra y mandataria en la CABA. Y durante ese periodo en la ciudad más rica de Argentina, los niveles de pobreza, lejos disminuir se incrementaron sustancialmente, superando a los de la provincia de Buenos Aires. Conforme los datos del INDEC, la población en riesgo de pobreza en el 2003 en CABA, calculada con los métodos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) superaba el 35%. A partir de allí, durante 7 años comenzó a descender levemente hasta tocar un piso de 32% en el año 2010. Tras ese piso, con Vidal primero como ministra de Desarrollo Social de la ciudad (2008-2011) y luego vicejefa del gobierno de Macri después (2011-2015), comenzó a aumentar nuevamente, hasta regresar en el 2015 al 35%. El mismo nivel que tenía en el 2003. Superando a la provincia de Buenos Aires, que ese año registró una pobreza de 34,8%, conforme se aprecia en el siguiente gráfico. Tomando como índice 100 el año 2003, en el siguiente gráfico se observa que las personas en riesgo de pobreza en la CABA, bajaron a un índice de 92 en el 2010. Pero a partir de allí, con el gobierno macrista funcionando a pleno, el índice empieza a subir nuevamente, hasta superar en el 2015 al 2003, con un índice de 102. O sea que ese año en la Ciudad de Buenos Aires, cuya vice jefa de gobierno era Vidal, había más gente en riesgo de pobreza que en el 2003, sin que el macrismo con todas las potencialidades que tiene la gran metrópoli del país, haya acertado en combatirla. Hasta que con motivo de las elecciones del 2015, Durán Barba inventó el eslogan de “pobreza cero”. Trabajo y actividad económica Por último en cuanto al trabajo y la actividad económica, Mariu Vidal dijo: “no me corran con el trabajo,…yo te puedo decir con nombre y apellido donde están tomando trabajo. Y que pasaba en enero y febrero (del 2016) donde yo estaba ahí peleando para que no despidieran a la gente. No solo hay más trabajo, que por supuesto no alcanza, porque tenemos 3 millones de personas con problemas de empleo, sino que cuidamos el trabajo y bancamos al trabajador”. Nuevamente, las efusivas palabras de Vidal no son ciertas. Según los últimos informes del INDEC de Macri, con nueva metodología y suprimiendo la continuidad con los registros anteriores, la población con empleo, aunque ellos sean basura, cayó del 41,7 % en el segundo semestre del 2016, al 41,3% en el primer trimestre del 2017. Es decir que hubo menos gente con trabajo formal o informal en Argentina en los últimos meses. Por su parte, la llamada “tasa de actividad”, que mide el nivel de la población económicamente activa, también cayó durante el gobierno de Macri y Vidal según el INDEC. En el segundo y tercer trimestre del 2016 se situó en un 46%. Y en el primer trimestre del 2017 cayó a 45,5, después de un piso de 45,3. Otros simples datos oficiales que desmienten a “Mariu” Vidal, y fueron enteramente olvidados por Brancatelli. Seguidamente la gobernadora de Cambiemos destacó: “Tenaris (Techint) que despedía y generaba salarios de suspensión en enero del 2016, hoy está tomando 500 personas”. Ocultando que la ubicua empresa de la familia Rocca, vieja cortesana del poder, tiene sus “brotes verdes” gracias a la demanda de tubos sin costura para la explotación del gigantesco yacimiento Vaca Muerta, iniciado por el kirchnerismo. Que cuenta con millonarios subsidios tarifarios por parte del gobierno nacional, además de los abultados ingresos provenientes del megatarifazo del gas natural. Habiéndose ingeniado Techint con su característica astucia de empresa prebendaria, para cobrar caro el gas natural que produce su petrolera Tecpetrol, y comprar barato el gas natural que consumen sus industrias, como de Siderar y Tenaris. Además de frenar el ingreso del acero asiático, que es muchísimo más barato que el de los Rocca, quien de esta manera sigue detentando el monopolio del acero en Argentina. Después de eso ante un Brancatelli enmudecido, el periodista Santiago del Moro felicitó a la gobernadora por cómo había lo había refutado y dejado de cara. E imprevistamente cerró el show acusando al ex gobernador K y hoy candidato a diputado Daniel Scioli, de haber condicionado las concurrencias a su programa. Afirmando que “Mariu” Vidal no lo había hecho, dando a entender así que el show que acababa de terminar, lleno de afirmaciones falsas, no estaba pautado. Desde el living de su casa, el ecuatoriano Duran Barba, quien en sus libros hace gala de su lectura del estratega chino Sun Tzu, aplaudía a su elenco a rabiar.-

Las falacias de “Mariu” Vidal en su show con Brancatelli 1 parte


Un chequeo de las estadísticas oficiales demuestra que todas las afirmaciones que dijo la gobernadora Vidal en su polémico y ¿armado? cruce con el periodista Brancatelli fueron falsas. El pago por ganancias de las empresas mineras jamás se septuplicó, y por contrario disminuyeron sustancialmente. No hubo una notable mejora para los jubilados, y muchos de ellos la rechazan porque pierden otros beneficios. Y el pago de sus sentencias se ha trancado, con inusitadas apelaciones ante la Corte. No mejoran los índices de pobreza, y por contrario Vidal y el macrismo son corresponsables de ella. Y el empleo y la actividad laboral sigue en caída. Son datos oficiales que el periodista K Brancatelli ni siquiera chequeó, a pesar de que la entrevista para los especialistas benefició electoralmente a Cambiemos. Por eso desde el kirchnerismo apuntan los cañones contra Brancatelli, acusándolo de jugar para Vidal. Por Lázaro Llorens – @lazarollorens – 28/8/2017 El jueves 10 de agosto pasado, a horas que comenzase la veda electoral para las PASO, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal tuvo un polémico cruce televisivo con el periodista K Diego Brancatelli. Fue en el programa “Intratables” que conduce Santiago del Moro y se emite por canal América. Un medio de los empresarios otrora menemistas Vila – Manzano que este año recibieron 80 millones de pesos de pauta oficial del macrismo. En la entrevista, ante un Brancatelli enmudecido, Vidal, mostrándose dura y efusiva, se refirió a la septuplicación del pago del impuesto a las ganancias que generó la quita de retenciones a las mineras; el notable bienestar de los jubilados con la ley de reparación histórica, y el pago de sus sentencias; su lucha contra la pobreza a lo largo de 10 años; y el aumento del empleo y la actividad como consecuencia de la política económica del presidente Mauricio Macri. Inmediatamente después, mientras comenzaba la veda electoral, gracias a los diarios y grandes medios que presentaron este cruce mediático como una estocada letal de la gobernadora para con el periodista K, la entrevista se viralizó e inundó las redes rozando las 3 millones de visitas. Luego, el sábado 12 de agosto, un día antes de las PASO, la entrevista fue difundida y analizada en el programa de Mirtha Legrad que se emite por Canal 13 (Clarín) y tenía como invitado exclusivo al periodista Jorge Lanata. El detractor más notable del kirchnerismo, desde que cerró el diario Crítica y se enroló en las huestes de Héctor Magnetto. Lo cual motivó una denuncia por violación a la veda electoral, que fue archivada por el benevolente fiscal electoral Jorge Di Lello quien consideró que ni Vidal, ni Brancatelli, ni Lanata, ni Legrand eran candidatos. Aun así, luego de las PASO, analistas políticos coincidieron que esta rutilante polémica fue vital para que Cambiemos, con su candidato Esteban Bullrich, pudiera lograr en la provincia de Buenos Aires un “empate técnico”, ante la favorita en las encuestas, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Incluso, algunos la compararon con la famosa quema del ataúd en 1983 por Herminio Iglesias, que llevó a la derrota del peronismo frente a Raúl Alfonsín. Por eso, desde el kirchnerismo, a través de Anita Montanaro, lanzaron sus dardos no contra Vidal, sino contra Brancatelli, acusándolo de “ser de ellos”. En estos días, el show entre Vidal y Brancatelli volvió a estar en el tapete luego que el ecuatoriano Duran Barba, principal asesor del gobierno de Macri, en una entrevista para el diario El País de España, dejó entrever que el cruce entre el periodista y la gobernadora estuvo armado. “Ahora pesa mucho más lo que la gente dice en Facebook que lo que dice el propio candidato. El video de Vidal y Brancatelli lo vieron tres millones de personas. Eso mueve mucho más que el editorial del periódico Perfil en el que yo escribo, por ejemplo. Mi columna me cuesta mucho trabajo, pero me leen unas 10.000 personas. Yo no influyo nada, ese vídeo de Vidal sí“, disparó Duran Barba. “Pero ese enfrentamiento estaba preparado por usted, ¿no?“, repreguntó el periodista español. “Eso es otra cosa. Yo soy un técnico que sabe hacer campañas electorales, que es creativo, y ahí sí logro influir. Venimos trabajando desde 2004, en México, cuando nos dimos cuenta que internet era una revolución total para la política” respondió con ambigüedad el estratega político. Lo curioso es que en todo este show que enorgullece a Duran Barba, y tiene poco de espontaneo, nadie chequeó si eran ciertas las supuestas categóricas respuestas de la gobernadora “Mariu” Vidal a Brancatelli, que dejaron a este último “mudo” según algunos comentaristas. Ni siquiera el propio Brancatelli, quien el año pasado ya había tendido puentes con la gobernadora cuando manifestó: “me gusta Vidal, no tengo vergüenza en decirlo”. La falacia de las retenciones y ganancias de las mineras Sobre la quita de retenciones a las empresas mineras que le enrostró Brancatelli, ante las cámaras de TV la gobernadora Vidal textualmente dijo: “hoy sabes que las mineras, gracias a que se liberaron las retenciones, por ganancias pagan siete veces más de lo que dejaban por retenciones”. Esta afirmación es absolutamente falsa. Según datos de la AFIP (Agencia Federal de Ingresos Públicos) luego de la quita de retenciones, el pago por ganancias de las empresas mineras, lejos de elevarse por siete como dijo la gobernadora Vidal, se redujo a la mitad. En detalles, en los tres primeros trimestres del año 2015, cuando estaban las retenciones, las empresas mineras y canteras pagaron ganancias al fisco por 19 mil millones de pesos. En el 2016, para el mismo periodo (últimos datos disponibles) luego que el gobierno de Macri quitara las retenciones, la recaudación por este impuesto cayó a 10 mil millones. Es decir, como se puede ver en el siguiente gráfico, tuvo una sustancial merma del 47%. Esta reducción en el pago de Ganancias está muy lejos del comportamiento de otros sectores. En total, comparados los tres primeros trimestres, mientras la recaudación por el impuesto a las ganancias de todos los sectores económicos tuvo un aumento del 15%, el de las empresas mineras y canteras cayó un 47%. Con lo cual, en el tema minería, la gobernadora Vidal, a pesar de su efusividad, mintió abiertamente. Y Brancatelli nunca se dio cuenta. La mejora de los jubilados Respecto los jubilados, en la entrevista en Intratables Vidal aseguró que “se murieron 75 mil jubilados esperando que le pagaran los juicios. Y hoy el que hizo juicio y el que no hizo juicio está recibiendo lo que por derecho le corresponde por el trabajo de toda su vida, un millón de jubilados… gracias a la “Ley de Reparación Histórica a los Jubilados”. Esto tampoco es cierto. Un informe del ANSES, publicado por Clarín, aliado político de Macri, dio algunas precisiones sobre los alcances de la llamada Ley de Reparación Histórica a los Jubilados, cuyos datos pormenorizados son mezquinados por la ANSES. Clarín reveló que del millón de jubilados de los que habla Vidal: 200 mil (20%) tuvieron una mejora de apenas 500 pesos; 250 mil jubilados (25%) entre 500 y 1.500 pesos; 300 mil jubilados (30%) entre 1.500 y 4.000 pesos; 150 mil (15%) entre 4.000 y 6.500 pesos, y finalmente 100 mil jubilados (10%) una mejora de más de 6.500 pesos. Es decir, del millón de jubilados que habla Vidal, 750 mil, un 75%, tuvieron mejoras en sus haberes entre 500 y 4.000 pesos. De los cuales, casi dos tercios apenas tuvieron una mejora de entre 500 y 1.500. Montos que están muy lejos de satisfacer las necesidades y derechos de los abuelos. Así considerando un universo de 6 millones de jubilados, la reparación histórica del gobierno macrista, alcanzó a mucho menos del 10% de ellos. El autor de dicha nota de Clarín, Ismael Bermúdez, lejos de la euforia de Mariu Vidal, apuntó en ella: “En promedio, el aumento de los reajustes del millón incorporado al programa es de $ 3.040, pero la mitad percibe menos de $ 1.600. Y el 43% de los beneficiados, con el reajuste pasaron a cobrar por encima del haber mínimo… Eugenio Semino, Defensor del Pueblo de la Tercera Edad, le dijo a este diario que “muchos jubilados están pidiendo que no les apliquen el reajuste”. “Semino razona que “por un reajuste insignificante, de menos de $ 150 o $ 500, esos jubilados pasan a cobrar por encima del haber mínimo y pierden los beneficios de los subsidios provinciales, municipales o del mismo PAMI, de mayor valor ya que no variaron las normativas de los programas de otorgamiento”. Semino agregó “que como el PAMI, en su nueva normativa para el descuento del 100% en medicamentos requiere que el afiliado no supere un haber mínimo y medio, nos encontramos con muchísimos casos que se les dio de baja sin que hoy puedan comprar la medicación”. Bermudez revela además en su nota que del millón de jubilados, en realidad solo se firmaron 33.726 acuerdos aprobados por la Justicia. Habiéndose otorgado las demás mejoras de prepo, mediante el “procedimiento abreviado” que habilitó la ANses, con vistas a llegar al millón de jubilados. Y señala que: “Hasta ahora, la gran mayoría los reajustes abarcan a los jubilados y pensionados que no hicieron juicio. De los 450.000 que están en juicio o con sentencia firme, aceptaron la oferta de la ANSES poco menos de 3.000 jubilados. Y la razón es que en este segmento es muy grande la diferencia entre la oferta oficial y la que surge de las demandas en la Justicia debido a la aplicación de índices de reajustes diferentes.” Y es de colegir que esos reducidos 3.000, muchos lo hicieron por desesperación, o sencillamente, porque los corre la muerte. Aquí la palabra “reparación histórica” debería ser cambiada seguramente por “extorsión histórica”. Por esa razón, tras la sanción de la Ley de Reparación Histórica, los juicios previsionales lejos de disminuir, se incrementaron durante el actual gobierno de Macri a un ritmo de 2.700 juicios por mes. Al contrastar los jubilados la gran diferencia que existe entre la mejora que les ofrece la ANSES, con la que podrían obtener en la justicia. A esta altura la Ley de Reparación Histórica a los Jubilados, se evidencia que fue una pantalla para poder sancionar una amnistía a favor de los grandes evasores y fugadores de divisas, conforme lo advirtió tempranamente en sus notas Stripteasedelpoder. Habiéndose recientemente revelado que la familia Macri y sus amigos, y parientes de sus colegas en el Gobierno, fueron quienes se acogieron a esa amnistía sin obligación alguna de repatriar al país lo fugado, blanqueando cientos de millones de dólares.

Aunque no lo digan


lunes, 28 de agosto de 2017

Por siempre Che


" Derecho al Delirio " Eduardo Galeano


Evita y el fanatismo


LOS FANÁTICOS Solamente los fanáticos -que son idealistas y son sectarios- no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran. Para servir al pueblo hay que estar dispuestos a todo, incluso a morir. Los fríos no mueren por una causa, sino de casualidad. Los fanáticos sí. Me gustan los fanáticos y todos los fanatismos de la historia. Me gustan los héroes y los santos. Me gustan los mártires, cualquiera sea la causa y la razón de su fanatismo. El fanatismo que convierte a la vida en un morir permanente y heroico es el único camino que tiene la vida para vencer a la muerte. Por eso soy fanática. Daría mi vida por Perón y por el pueblo. Porque estoy segura que solamente dándola me ganaré el derecho de vivir con ellos por toda la eternidad. Así, fanáticas quiero que sean las mujeres de mi pueblo. Así, fanáticos quiero que sean los trabajadores y los descamisados. El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón. Por eso los venceremos. Porque aunque tengan dinero, privilegios, jerarquías, poder y riquezas no podrán ser nunca fanáticos. Porque no tienen corazón. Nosotros sí. Ellos no pueden ser idealistas, porque las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón. No pueden ser fanáticos porque las sombras no pueden mirarse en el espejo del sol. Frente a frente, ellos y nosotros, ellos con todas las fuerzas del mundo y nosotros con nuestro fanatismo, siempre venceremos nosotros. Tenemos que convencernos para siempre: el mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardecernos en el fuego sagrado del fanatismo. Quemarnos para poder quemar, sin escuchar la sirena de los mediocres y de los imbéciles que nos hablan de prudencia. Ellos, que hablan de la dulzura y del amor, se olvidan que Cristo dijo: "¡Fuego he venido a traer sobre la tierra y que más quiero sino que arda!" Cristo nos dio un ejemplo divino de fanatismo. ¿Qué son a su lado los eternos predicadores de la mediocridad?

Santiago Cúneo sobre Lanata y Venezuela



domingo, 27 de agosto de 2017

La pareja de Alfredo Leuco fue nombrada en el Senado por Gabriela Michetti. Será compañera de la esposa de Luis Majul. ¿Periodismo independiente?


Cecilia Ruth Brook, pareja del periodista Alfredo Leuco, fue nombrada en el Senado por la vicepresidente Grabriela Michetti pero trabaja en su Fundación Suma, que no declaró durante años sus ingresos ni su personal, y fue la organizadora de la fiesta de la que se perdieron los doscientos mil pesos. La vicepresidente fue al programa del periodista a hacer su descargo, y nadie aclaró este conflicto de intereses pero Leuco escribió que Michetti es “un ángel que llega a hacer justicia”. Detrás de las fervorosas arengas que Luis Majul y Alfredo Leuco dedican en sus espacios de medios a ensalzar al actual gobierno y denostar incansablemente al anterior hay un trasfondo que no todo el mundo conoce. Más allá de otros intereses acerca de los cuales muchos especulan, hay en concreto un tema de carácter personal que vincula a estas aguerridas espadas mediáticas del oficialismo con la administración a la que defienden: tanto la esposa de Majul, María Elizabeth Conte Grand, como la novia de Leuco, Cecilia Brook, revistan como personal contratado por Gabriela Michetti en el Senado. El segundo de estos casos cobró notoriedad a partir del escándalo desatado al conocerse el robo que sufrió vice en noviembre pasado. Al no poder justificar el dinero que tenía en su casa (razón por la cual está imputada y es investigada por la Justicia), Michetti alegó que eran donaciones para SUMA, la fundación que preside. Como derivación adicional, se comprobó que Brook cumple tareas en SUMA aunque su sueldo se lo paga el Senado, lo cual hace aún más cuestionable su situación. Cecilia Brook Gabriela Michetti eligió el programa de Alfredo y Diego Leuco para hacer su descargo sobre el dinero que se encontraba en su casa sin declarar y por el que acaba de ser imputada. “Era para pagar los gastos de organización de la cena en la Rural, el decorado, la organización”, repitió ante el atento periodista. Alfredo Leuco sabía perfectamente de qué le hablaba: su pareja, Cecilia Ruth Brook, fue la encargada de organizar esa fiesta y la que, por lo tanto, era la beneficiaria de esos doscientos mil pesos destinados a gastos. Los Leuco nunca mencionaron esa relación familiar mientras fingían llevar adelante una entrevista “independiente”. Brook recibía en la puerta de la Rural a las personalidades que llegaban a la fiesta en diciembre pasado a la gala de la Fundación Suma, y muchos de los participantes sostienen que se movía casi como la anfitriona. No es una novedad: su relación con Gabriela Michetti es anterior a la presentación oficial como pareja del periodista hace ya varios meses, y suele ser la persona a cargo de planificar y organizar todos los eventos de Michetti, tanto en su actividad política como en su cuestionada Fundación Suma. Cuando Michetti perdió la interna frente a Horacio Rodríguez Larreta por la candidatura a la jefatura de gobierno de la Ciudad, le dedicó un párrafo especial en sus agradecimientos a “Cecilia Brook y su maravilloso equipo de logística” y marchó junto con ella y un grupo de treinta personas a un retiro espiritual en Mar del Plata donde debían decidir cómo seguirían sus movimientos políticos. Leuco les escribió a las dos mujeres alguna de sus populares cartas en el último tiempo. Cuando la vicejefa echó a cientos de empleados públicos al llegar a su cargo en el Senado de la Nación, Leuco le dedicó un texto en el que la comparaba con su antecesor Amado Boudou y sostenía que “ella buscar reparar tanta injusticia. Son como el día y la noche. Él es un demonio y ella es un ángel que intenta convertir el infierno en un paraíso. Ojalá pueda”. Para los mismos días, le dedicó un párrafo similar a su nueva novia, la mano derecha de Michetti: “Hoy Cecilia, es la colorada que me puede. Un arroyito salvaje que me enseñó a disfrutar de muchas cosas que yo ignoraba. Todos los días nos levantamos con la alegría de estar juntos y de construir la mejor pareja que podamos. Nos avanzamos bailando con Los Amados y riendo como chicos de nuestras picardías. Ella me dijo goloso porque yo le pedí un beso demasiado pronto.” Nadie sabía entonces que “el ángel” era la jefa y empleadora del “arroyito”. Lo que Leuco no aclaró entonces, ni tampoco la semana pasada cuando habilitó su programa de televisión para que la vicepresidenta se despachará con su incomprobable explicación, es que su relación con Michetti está lejos de ser la de un periodista “independiente”. Brook “mi novia quince años menor” como le gusta presentarla al periodista, con quien viajaron a Europa en enero y conviven desde entonces, tiene un cargo de planta en el Senado de la nación, nombrada por Gabriela Michetti, y formó parte de sus equipos de campaña, así como los de Hernán Lombardi y de Guillermo Montenegro en Vicente López. La causa en la que está denunciada Gabriela Michetti por el origen de los 50 mil dólares y 245 mil pesos que le robaron avanza, y la denuncia será ampliada por el abogado Leonardo Martínez Herrera para incorporar las novedades surgidas a partir de la investigación periodística que expone a los sponsors de la Fundación Suma, todos ellos contratistas del Gobierno Porteño o del Estado Nacional. En la declaración ante el juez, las explicaciones de Michetti y su pareja, Juan Tonelli, son contradictorias. Tonelli dice que él llevó el dinero a la casa de Michetti y que este no era de donaciones sino para donaciones. Michetti en la causa dijo que era de donaciones pero en el programa de Leuco dijo que era para pagar los gastos de la fiesta que organizó Brook, tal vez para involucrar más al periodista. Diego Leuco le preguntó entonces sobre las contrataciones de Tonelli con el gobierno de la Ciudad. La vicepresidenta aclaró que esos contratos formaban parte de la “actividad privada” de Tonelli, aunque no precisó que todos fueron otorgados cuando ya era su pareja. Tuvo en cambio un extraño párrafo para aclarar que uno de los acuerdos de la pareja era “no hacer nada ilegal”. La investigación sobre la Fundación, que no tiene balances ni empleados declarados y que recién presentó papeles en la Justicia luego de la denuncia, hizo que suspendieran el lanzamiento que tenían previsto para esta semana en Entre Ríos. Por motivos de agenda de la vicepresidenta, aclararon, sin mencionar la denuncia judicial. María “la China” Conte Grand: amiga íntima de Gabriela Michetti y esposa del periodista Luis Majul En cuanto a la cónyuge de Majul, hace unos meses también fue muy comentado el ascenso a la categoría A-1, ordenado por Michetti, en medio de los despidos que dejaron en la calle a cientos de trabajadores de la cámara alta. En ese momento también recibió fuertes críticas por el ascenso de su propia prima, María Alejandra Illia, que además fue con carácter retroactivo Lo concreto es que María Elizabeth Conte Grand llegó a principios de año al escalafón A-1 de la mano de su jefa, máxima autoridad del Senado. Conte Grand aparece en el listado de agentes con el legajo 23.816, afectada a la Presidencia del cuerpo.

Editorial de Aliverti del 26 de agosto { Legalidad, legitimidad, perversión y Santiago Maldonado }


EL DESAPARECIDO QUE LE FALTABA A LA DICTADURA MACRISTA (Parte 2)


El desgobierno Cambiemos – Pro es un siniestro apéndice financiado por sectores ultra conservadores, asociados al delito o provenientes de la reacción, en asocio a multinacionales o gobiernos extranjeros opuestos al desarrollo económico autónomo de la Argentina, contrario a sus intereses. Está compuesto por empresarios, banqueros, terratenientes e industriales; una parte de la Iglesia Católica, de las fuerzas de seguridad, de los medios masivos de comunicación, de la farándula ligada al poder, el cual cuenta a favor con la ignorancia o el beneplácito de las clases medias y bajas. Dejando de lado las argucias, mentiras o promesas demagógicas de campaña, seduciendo al egoísmo de sus partidarios, cumple el histórico rol de continuar las políticas de la Revolución Libertadora de 1955, la Revolución Argentina de 1966, de la dictadura militar de 1976 y en “democracia”, del triunvirato Menem – Cavallo – De la Rúa, con los resultados conocidos. Del mismo modo a sus antecesores, el fraude macrista en complicidad con el massismo traidor, pretenden retraer el país a los terribles tiempos de la desocupación crónica, de la flexibilización laboral, de la exclusión, donde la clase dirigente vivía de espaldas a la situación nacional que desembocó en la crisis de 2001. Además de ajustar por ley, necesita recortar derechos inalienables, volver a favorecer la concentración de capitales antes direccionados a la incorporación de vastos sectores poblacionales, a nombre de una “pesada herencia” inexistente y el falso legado de una crisis, apenas devenida tras la llegada de Mauricio Macri al poder, a consecuencia del asalto a un tesoro nacional robustecido por políticas económicas sobresalientes. Prueba de ello es el endeudamiento deliberado de la actual administración, cuyas demandas crediticias no habrían sido tenidas en cuenta por los organismos internacionales de existir tal grado de deterioro. Menos, para conceder un crédito que demorará cien años en ser saldados. Represión como salida Como los sucesivos llamados al “sinceramiento” no tuvieron el efecto esperado, ni los argentinos quisieron “ser felices aceptando de buena gana la incertidumbre” o resignar “ciertas cosas” como carne, trabajo, calefacción, ventiladores encendidos, vehículos o telefonía celular que “no podían tener”, cuando sólo dos años atrás vivían mejor con eso y mucho más, el gobierno decidió apelar a soluciones de mayor conformidad con su naturaleza. En un escenario donde el alza del costo de vida va de la mano con el de la polarización pregonada desde el oficialismo, donde las organizaciones sociales emergen haciendo concientizando acerca de la política y los derechos, cumplir con la “misión encomendada” de volver a fojas cero los avances alcanzados implican perseguir, señalar, encarcelar, estigmatizar, reprimir y desde luego, desaparecer o ultimar personas. Nada mejor para lograrlo que tener personas a cargo del Ministerio de Seguridad como Patricia Bullrich, vieja conocida en tareas de infiltración de los Servicios de Inteligencia en organizaciones como “Montoneros” y represión de trabajadores, sin contar la de Pablo Noceti, hombre relacionado con reconocidos elementos de la dictadura, abogado defensor de torturadores, quien oso cuestionar hasta los juicios contra asesinos de lesa humanidad, defendiendo la prescripción de sus delitos. La desaparición de Santiago Maldonado no es casualidad. Es parte del accionar de un gobierno impuesto desde medios de comunicación capaces de fabular la existencia de falsos testigos, afirmando haber visto al joven en distintos lugares, como herramienta de un desgobierno que comienza paulatinamente a amenazar testigos de su captura por parte de Gendarmería. Cambiemos – Pro es la máxima expresión del retroceso, con su secuela de hambre, miseria, represión, tortura, manipulación y ahora, responsable de prácticas oscuras que se pensaban erradicadas como la desaparición de personas. Por esa razón, más allá del sentido individualista sobre si conviene a cada uno la continuidad del ruinoso régimen macrista, de pagar ganancias o no, de pasar de “alimentar vagos a empresarios y políticos corruptos”, más bien convendría preguntarse: “¿Sabe lo que está haciendo su gobierno en este momento?” Mañana, el desaparecido podría ser un familiar suyo; el mismísimo lector de esta crónica lastimosa y preocupante. Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI (DNI: 20573717)

ARGENTINOS, UNIDOS Y HERMANADOS EN DEFENSA DE SUS INTERESES (Parte 2)


La convocatoria a elecciones de 1983, no varió la trágica tendencia de los individualismos egoístas ni la indiferencia a pesar de los cruentos sucesos de dominio público. El esfuerzo alfonsinista de democratizar el país más en la retórica que la práctica, con una inocente apariencia detrás de un modelo económico dependiente, fue desconocido en su época. La retórica del radicalismo, en ese momento reacio al manejo de los medios de comunicación, se encontró indefensa frente a la claudicación inflacionaria, al boicot de los grupos económicos “soltándole la mano”. No le alcanzó a la gente la deliberada sensación de poder hacer lo que quisiera, hablando mal del gobierno, de atizar sus falencias reales o falsas con críticas por supuesto anónimas, sin hacer absolutamente nada. Como la canción popularizada en la voz de Marilina Ross, jugaban “al Don Pirulero, donde cada cual atiende su juego y el que no, una prenda tendrá”. En ese sentido, la pena de ir “a Berlín” no tardaría en llegar. Además de lo conseguido, hacía falta la promesa de un futuro mejor. El “menemato” la hizo. Junto a él, la mafia enquistada en el poder sin la necesidad del “actor militar”, actuando como interlocutor entre el interés de los grandes monopolios y la sociedad. A nombre de la ineficiencia del estado, se cometieron toda clase de atropellos que transcurridos veintiocho años de haber asumido, hasta el día de hoy sus consecuencias permanecen reeditadas por el macrismo nefasto. La desocupación, la flexibilización de las condiciones laborales, la bancarización nacional, el neoliberalismo más radicalizado, se transformaron en la constante de cada día. Frente al inevitable hundimiento, los partidos políticos de oposición no constituían alternativas reales de cambio. Las organizaciones sociales de la actualidad no existían para llamar a la concientización, ni las redes haciéndose eco de estas. La falta de compromiso social alcanzó grados inimaginables. El auge del culto a la estupidez, el avasallamiento de los principios o valores, la desorganización, el desinterés general por la política, sumado al acaparamiento del peronismo por sectores históricamente antagónicos, pareció incubar una sociedad agresiva, insolidaria, potenciada a través del descreimiento en las instituciones, del refugio en la banalidad. En una época donde la economía equiparaba al dólar con el peso argentino, las importaciones baratas atiborraban los anaqueles, sustituyendo la industria nacional, bastaba poder llenar el carrito del supermercado con veinte pesos, hacer quizás las compras del mes con cincuenta más para permanecer indiferente, inamovible, y hasta justificar la violenta represión a los legítimos reclamos. “Ser menemista”, dependía de que a alguien vaya bien o no. Cualquier similitud con administración Macri, no es ninguna coincidencia. Dicho escenario determinó la reelección de Carlos Saúl Menem en las elecciones de 1995. Los desposeídos no tenían donde encontrar representación. En cambio, los que “tiraban” miraban a otro lado. Zafaban. ¿Por qué iban a reparar en los demás, si les iba “bárbaro”? Poco tiempo después, el veredicto de la realidad sería terrible e inapelable para la mayoría. Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI (DNI: 20573717)

miércoles, 23 de agosto de 2017

Qué se esconde detrás de la criminalización a los mapuches


Diana Lenton, antropóloga especialista en genocidio y políticas indígenas, relata cómo se construyó un nuevo enemigo para legitimar la represión y ocultar una pelea histórica por las tierras patagónicas 12 Agosto, 2017 VER MÁS TARDEVER PANTALLA AMPLIA Redacción Canal Abierto | En las últimas semanas, un nuevo enemigo público emergió desde las profundidades de los odios masivos y llegó a la tapa de los diarios: los mapuches. Un colectivo armado, violento y extranjero que -según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich-, está financiado por una organización inglesa con objetivos presuntamente imperialistas. Diana Lenton, doctora en antropología y referente de la Red de Investigadores sobre Genocidio y Políticas Indígenas, da por tierra con cada uno de esos motes en pocos minutos de conversación. En diálogo con Canal Abierto, Lenton desgrana el conflicto territorial en el que se da la desaparición forzada de Santiago Maldonado, repasa el marco en el que surgen los argumentos que sostienen la idea de que el pueblo mapuche es extranjero, y desnuda el entramado histórico donde el apellido Bullrich tiene mucho que ver con la usurpación de esas tierras.

FILOSOFÍA: “DIALÉCTICA ERÍSTICA” O “EL ARTE DE TENER RAZÓN”. ARTHUR SCHOPENHAUER.-


“Con frecuencia creen los hombres, cuando escuchan sólo varias palabras, que se trata de hondos pensamientos” (Goethe, Fausto. IBD. Schopenhauer).- Sinopsis: Arthur Schopenhauer fijó su mirada en el espectaculo cotidiano de la discusión humana, traducido en la búsqueda obstinada por tener razón. Schopenhauer comienza su tratado enunciando: “Los ardides que se emplean por tener razón son innumerables y variados, en muchos casos tan regularmente repetitivos que se conviertiron para mí en tema personal de reflexión que se orientó en su aspecto formal al ver que, por muy distintos que fueran los temas de discusión o las personas, las mismas manipulaciones, los mismos ardides se repetían y podían claramente identificarse”. A partir de esta inquietud surge pues el tratado “El Arte de tener Razón”, que el autor expone en 38 estratagemas que operativizan la dialéctica erística, entendida como el arte de disputar, y hacerlo de modo que uno tenga razón, y ello per fas et nefas (con medios lícitos e ilíctos). Crítica Aquileana: Partiendo de la premisa de que “la verdad objetiva de una proposición y la validez de la misma en la aprobación de los contendientes y oyentes son dos cosas distintas”, cuestión “derivada de la perversidad natural del género humano”, Schopenhauer enuncia los fundamentos principales de toda dialéctica; a saber: A) Los modos: Ad Rem: la tesis no es conforme a la naturaleza de las cosas; Ad Hominen: La tesis no concuerda con otras afirmaciones del mismo adversario que la enuncia, con la verdad subjetiva, relativa. B) Los métodos: Refutación directa. Refutación indirecta o apagoge , es decir la combinación de la tesis del adversario con otra proposición cualquiera aceptada como verdadera, silogismo del cual surge la evidente falsedad de la conclusión. La epagoge inductio, que requiere una gran cantidad de casos para poder hacer valer un principio universal (a diferencia de la apagoge en la cual basta con un contraejemplo) y la instancia de exemplum in contrarium, refutación de la tesis general del adversario mediante la indicación directa de los casos particulares comprendidos en su enunciación a los cuales no es aplicable. Tras ello, Schopenhauer enuncia las estrategias para lograr imponerse en una discusión. Algunos ejemplos son la ampliación de la tesis del adversario, el empleo de la homonimia para hacer extensiva la tesis presentada a lo que no tiene nada en común con la cosa de la que se trata, la relativización de lo que el otro enuncia, la demostración de la propia tesis haciendo uso de falsas premisas, la interrupción o mutatio contraversiae, la aceptación las razones, pero negando sus consecuencias prácticas (a ratione ad rationatum valet consequentia). Y dos de mis favoritas. Por su elocuencia verborrágica: desconcertar, por vía del aturdimiento al adversario con un raudal de palabras sin sentido. Por su desfachatez: Provocar la irritación del adversario, pues obcecado por su cólera, no estará en condiciones apropiadas de juzgar rectamente ni de aprovechar ventajas. Opinión: El libro de Schopenhauer es erísticamente impecable y sumamente útil como catálogo metodológico para ganar una discusión fácilmente, con clara destreza oratoria.- ______________________________________________________________ Algunas Estratagemas implacables de “El Arte de tener Razón”: 13. Para lograr que el adversario admita una tesis debemos presentarle su opuesta y darle a elegir una de las dos, pero teniendo la desfachatez de proclamar el contraste de forma estridente, de modo que, para no ser paradójico, tenga que decidirse por nuestra tesis que parecerá muy probable en comparación con la otra. Por ejemplo: el adversario debe admitir que uno tiene que hacer todo lo que su padre le dice; así es que le preguntamos: “¿se debe obedecer a los padres en todas las cosas, o desobedecerles?” 16. Argumenta ad hominem o ex concessis. Con respecto a una afirmación del adversario, tenemos que buscar si de alguna manera no estará en contradicción -en caso necesario, por lo menos en apariencia- con alguna otra cosa que él haya dicho o admitido previamente, o con los principios de una escuela o secta que él haya alabado o aprobado; también con hechos de quienes pertenecen a tal secta, o con los de miembros falsos o supuestos, o con su propia conducta. Si, por ejemplo, él defiende el suicidio, se le espeta: ” ¿Por qué no te ahorcas tú ?”. O si afirma que la permanencia en Berlin no le es grata, se le increpa inesperadamente: “¿Por que no te marchas de aquí en el primer correo?”. De una forma u otra podrá encontrarse algún tipo de incomodo. 21. Si observamos que el adversario utiliza un argumento meramente aparente o sofístico podemos anularlo sencillamente atacando su capciosidad y apariencia, pero es mucho mejor presentarle otro argumento si cabe, de análoga apariencia y sofistería para liquidarlo, pues lo que importa no es la verdad, sino la victoria. si él utiliza un argumentum ad hominem, bastará para invalidarlo con que le respondamos con otro contraargumento ad hominem (ex concessis). 24. Uso abusivo de la deducción. De las tesis del adversario se infieren a la fuerza, mediante deducciones falsas y deformando los conceptos, tesis que no están allí contenidas y que de ningún modo corresponden a la opinión manifestada por él, sino que, en cambio, son absurdas o peligrosas. De esta forma parecerá que de su tesis se siguen proposiciones que se contradicen a si mismas o que contradicen verdades reconocidas; esto valdrá como una refutación indirecta, apagoge. ___________________________________________________________________ Fuente: Schopenhauer, Arthur. El arte de tener Razón (expuesto en 38 estratagemas). Madrid. EDAF. 2000.-

La única realidad es la posverdad


Rogelio Frigerio acuñó en 1970 una expresión que Perón asumió como propia. Su nieto es clave en un gobierno que la parafrasea. Las elecciones dirán si la verdad sigue siendo la única realidad o si la posverdad es aceptable como sucedáneo: 2015 como anomalía irrepetible o principio de un nuevo ciclo. Las leves mejoras de corto plazo de la economía no modifican un rumbo de colisión del que lo único impredecible es la fecha. Es la economía, no la política lo que ahuyenta inversiones productivas. Maurizio Macrì ahora, Carlos Menem hace tres décadas ganaron la presidencia con promesas de campaña que dejaron en la puerta de la Casa Rosada. La hiperinflación, la confiscación de depósitos, las rupturas de sindicalistas y políticos, las denuncias de corrupción hacían prever una catástrofe electoral en 1991. Sin embargo, la convertibilidad entre el peso y el dólar que frenó en forma brusca la inflación trajo una sensación de alivio y permitió legitimar en las urnas el cambio de rumbo. La oposición emprendió una larga travesía del desierto, hasta que la crisis de fin de siglo permitió el surgimiento de un nuevo liderazgo en 2003. Su interrupción en 2015 mostró la incapacidad de construir una sucesión más allá de la pareja presidencial. Ahora, en cambio, la candidata es CFK con lo cual la confrontación de modelos se visualiza con nitidez. La ex presidente competirá con el macrismo, que usa y abusa de la posverdad. Cambiemos es tan hipócrita como los radicales y no menos inescrupuloso que los peronistas. Un buen ejemplo lo brindó el jefe de gabinete Marcos Peña Braun en Hamburgo ante medios argentinos e internacionales que lo interrogaron por esa candidatura. Peña Braun respondió que “a nivel nacional va a ser una expresión minoritaria”, cosa que podría decirse de cualquier candidato bonaerense, ya que nadie puede ser candidato en más de un distrito. La cuestión está en saber quién será la primera minoría en Buenos Aires y presagiar qué consecuencias nacionales tendrá luego el resultado, dada la volatilidad de la opinión política. Leve y poco sustentable LEER MÁS Elisa Carrió | Dardos a Massa A ciertas causas corresponden determinados efectos y no es imposible preverlos, aunque no con las precisiones temporales que interesan a los estrategas de campaña. Nada de lo que está ocurriendo es sorprendente, sólo que se esperaba para octubre, al aproximarse las elecciones, y no en julio. Al menemismo le bastaron el control de la inflación, el desguace del Estado y el endeudamiento externo que cubrió un déficit comercial creciente, para forzar la reforma constitucional de 1994 y obtener un nuevo mandato de cuatro años en 1995. Pero tras cuatro años de recesión y más endeudamiento, la Primera Alianza se derrumbó en medio de una vertiginosa fuga de capitales. Ahora la duplicación del stock de deuda externa en poco más de un año y el crecimiento proporcional del pago de intereses, cuyo peso ya supera el de la inversión en educación y salud sumadas, abren el camino a un colapso similar. Pero es un error pensar que ese es el horizonte inmediato. A diferencia de Menem, que asumió con un Estado en quiebra, con hiperinflación, saqueos en las calles y sin acceso al crédito externo, Macrì recibió un país con una inflación alta pero en descenso, con una escasa conflictividad social, salarios elevados, desocupación baja y una deuda en dólares con sectores privados de las más bajas del mundo (apenas el 11 por ciento del PIB, que ahora ya es el doble). La consultora Deloitte caracterizó así la encrucijada que enfrentó Menem: “Al no poder imprimir dinero por prohibirlo la ley de convertibilidad, el gobierno optó por tomar préstamos a intereses cada vez más altos, tanto en el mercado local como en el internacional. Esto no sólo incrementó significativamente la deuda pública sino que implicó que la economía privada pagara tasas de interés desproporcionadas”. Macrì está repitiendo esa historia, pero agravada, porque sólo sus prejuicios ideológicos le impiden monetizar la economía y lo llevan a complicar la ecuación esterilizando mediante letras y pases el circulante que imprime. En teoría, de este modo controlaría la inflación, cosa que en la realidad no se verifica. Su piso para este año no baja del 26 por ciento; el stock de Lebacs supera tanto la base monetaria (103 por ciento) como las reservas del Banco Central (113 por ciento), según el cálculo de CIFRA, el centro de investigaciones creado por Eduardo Basualdo y que hoy dirigen Mariano Barrera, Ana Laura Fernández, Mariana González y Pablo Manzanelli. Su informe de coyuntura Nº24, que se distribuirá a partir de mañana reconoce que existe “una leve reactivación” pero afirma que es de “escasa sustentabilidad”. Al revés de la consigna menemista que ahora copia el macrismo, estamos un poquito mejor pero vamos mal. PUBLICIDAD El informe considera probable que el ritmo de crecimiento y la inflación experimenten fluctuaciones de corto plazo. Los primeros meses de 2017 muestran “un leve crecimiento económico y la desaceleración de la inflación”. Esto se debe al sector primario, los servicios, el sector financiero y la construcción, impulsada por la obra pública. La industria “disminuyó el vértigo de la caída” y en mayo anotó el primer crecimiento interanual después de 15 meses negativos. Pero los investigadores no le asignan sustentabilidad a este cambio de tendencia. Entre las causas, mencionan El cierre de numerosas paritarias por debajo de la inflación esperada y el crecimiento de la desocupación, por encima del 9% en el total del país, y del 10% en varios de los aglomerados más grandes, indica que el consumo no será la variable decisiva para sustentar el crecimiento. Las oportunidades de inversión productiva son escasas, porque las tasas de interés se mantienen altas, como forma de impedir la corrida hacia el dólar. Los problemas en el sector externo se acentuaron en el marco del nuevo ciclo de endeudamiento, la valorización financiera y la fuga de capitales. En lo que va de 2017 el gobierno nacional emitió deuda externa por 33.948 millones de dólares, tanto como en todo el año 2016. Además se aceleraron las emisiones de corto plazo, lo cual incrementó la magnitud de los vencimientos, que en el primer semestre del año rondaron los 30.000 millones de dólares. Es decir que 9 de cada 10 dólares de nueva deuda refinanciaron vencimientos, “lo cual es una expresión de la peligrosa bola de nieve que se está generando”. En el segundo semestre aún resta financiar 16.000 millones de dólares de vencimientos, la fuga de capitales al exterior superó con creces los 6.000 millones de dólares en los primeros cinco meses del año, en los cuales se registraron considerables déficit gemelos: un saldo comercial negativo de casi 2.000 millones de dólares y un déficit fiscal financiero de casi 165.000 millones de pesos. n De este modo, cayeron las reservas internacionales y se elevó el tipo de cambio, lo cual impide reducir las altas tasas de interés. Esto expresa el escaso margen de maniobra que tiene el actual planteo económico para evitar que los inversores privados dolaricen sus carteras y presionen aún más sobre el tipo de cambio. Al mismo tiempo, las fuertes tasas alimentan la especulación financiera y la consiguiente fuga de capitales al exterior. La posverdad indica que el anuncio de la candidatura de CFK provocó que la evaluadora de riesgos de Morgan Stanley dejara al gobierno de Macrì como el único de la región que ni alcanza la calificación de emergente, apenas fronterizo. Y que la misma causa tiene la disparada del dólar, la dificultad para la renovación de Lebacs y el consecuente nivel de la tasa, incompatible con la inversión productiva. Es cierto que las perspectivas de una victoria de la ex presidente, el mantenimiento de Sergio Massa como una opción competitiva y el riesgo de que la Alianza Cambiemos quede en el tercer lugar, no son estimulantes para la inversión de riesgo. Pero estos datos estructurales sobre la economía explican tanto la retracción de los capitales como el posible desempeño electoral de la Unión Ciudadana, no a la inversa, si bien ambos se realimentan. Frente a ello, el Hada Buena no tuvo reparos en mentar los argumentos con los cuales intentarán obtener olvido y perdón para la gestión económica: “Combatir la corrupción, las mafias y la inseguridad”. Otra cosa es la forma en que lo llevan a la práctica: promoción de causas judiciales contra funcionarios del anterior gobierno y su difusión obsesiva en los medios oficialistas; persecución a los jueces del trabajo tratados como si formaran una mafia de modo de intimidarlos para que no resistan la supresión de derechos y con ella la reducción del costo laboral; intervención de sindicatos por jueces federales que no tienen competencia para eso; sanción de leyes que endurecen penas para ciertos delitos y la forma de su cumplimiento, sin escuchar las recomendaciones de las víctimas (como el movimiento #NiUnaMenos) ni destinar recursos al mejoramiento del sistema penitenciario y al tratamiento de los condenados por esos delitos. Las redes antisociales han sido eficaces transmisores de la posverdad. Pero también en esto el gobierno encuentra límites contra los que no hay Duran ni Barba que valgan. El oficialismo es diestro en el manejo de esos instrumentos, pero el público dispuesto a creerle y a darle el voto tiene de la edad de Macrì hacia arriba. No vale usar zapatillas y camiseta para rejuvenecer. Esa franja etaria se maneja mal con las redes, a diferencia del sub-35, que incorpora como un fenómeno natural en su vida el telefonito y todo lo que permite. Pero ese sector no vota al PRO sino a Cristina. Hamburg, estamos en problemas. La CGT se debate en una grave crisis interna, ya que ante este contexto y guiados por su aversión irracional a Cristina, dos de sus triunviros se pronunciaron por Florencio Randazzo y el tercero por Sergio Massa. El historiador italiano Loris Zanatta, profundo conocedor de la Argentina y del peronismo, sintetizó en dos preguntas lo que está en juego: “¿Se vio alguna vez una oligarquía mayoritaria? ¿Un pueblo minoritario? Es lo que está sucediendo en Argentina y Venezuela”. En la Argentina falta poco para saber si lo ocurrido en 2015 fue una anomalía debida a una configuración irrepetible de factores o el principio de un nuevo ciclo que los nuevos comicios confirmarán y profundizarán. No hace falta decir a cuál hipótesis apunta cada uno.

martes, 22 de agosto de 2017

Falta de respeto


Horripilante


Gente PROmetedora y exitosa con el patriotismo a buen recaudo


El 43% de los activos declarados por los integrantes del Gabinete nacional está radicado fuera del país, según publicó un matutino porteño. De acuerdo a un análisis publicado por el diario La Nación, los funcionarios más acaudalados del Gabinete invierten arriba del 80% de su patrimonio en el extranjero. De casi 70 declaraciones juradas de los principales funcionarios del Gobierno, 365 millones de pesos son los que están fuera del país. De los activos en el exterior, un 60%, es decir 218 millones, está depositado en bancos extranjeros. Las sociedades, los bienes más difíciles de descifrar, se llevan el 20% ($ 72 millones) y otro 10% son inversiones inmobiliarias en Brasil y Uruguay. El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el funcionario más rico del gabinete, con $ 126 millones, guarda el 86% de su patrimonio fuera del país. El ministro de Energía tiene l 84% de su patrimonio ($ 88 millones) depositado en un banco extranjero. Dujovne, la figura más visible del equipo económico, tiene el 88% de sus bienes fuera de la Argentina, unos $ 74 millones: el principal activo son tres depósitos en cuentas bancarias que superan los $ 54 millones. Federico Sturzeneger, el hombre que regula la política monetaria, tiene el 70% de su patrimonio ($ 20 millones) en otros países. La mayoría son bonos de empresas argentinas que cotizan en el exterior, como YPF, Pan American Energy, IRSA y Banco Macro, que suman $ 10,5 millones. También tiene bonos estadounidenses y depósitos en bancos extranjeros.

lunes, 21 de agosto de 2017

Adelante radicales y bien clarito


Dijo la Jefa


ARGENTINOS, UNIDOS Y HERMANADOS EN DEFENSA DE SUS INTERESES (Parte 1)


Cuando el 16 de septiembre de 1955 los ecos de los bombardeos a Plaza de Mayo no habían cesado, el destituido presidente Juan Domingo Perón no vaciló en marcharse para no llevar a los argentinos a una guerra fratricida. El contexto internacional no lo ayudaba. Los gobiernos de América Latina ajenos a las directrices de Estados Unidos, habían ido cayendo como un castillo de naipes. La opción de “venderle el alma” al comunismo estalinista, por muy tentador que pareciese, hubiera sido como cambiar de dueños. Perón habló de costos de tiempo, en lugar de vidas argentinas. Pero si se abstuvo de reprimir o fusilar; ¿por qué los demás no? Al año siguiente, la asonada peronista comandada por los generales Juan José Valle y Raúl Tanco, fue aplastada a sangre y fuego aún cuando en el caso de los civiles de José León Suárez, no se había decretado la ley marcial. Pasaron casi dieciocho terribles años de ajuste, desnacionalización, de democracias condicionadas con proscripciones. La clase media opulenta de mediados de los años cincuenta del pasado siglo XX, incluida la de Buenos Aires, visceralmente antiperonista, diez años después había sido empobrecida tanto por el gobierno de facto que habían apoyado con fervor, como por las administraciones siguientes. Hubo organizaciones políticas y armadas decididas a impedir el vaciamiento, pero el número de sus integrantes era ínfimo comparado con el de la cantidad de habitantes del país. Existía la indiferencia, la apatía, la resignación, el sálvese quien pueda, casi mancomunado con una parte de la organización sindical traicionando los intereses de sus representados. A pesar de llenarse las organizaciones peronistas de bases de hijos de antiguos “gorilas”, el retorno de Perón no terminó nunca de hacer raíces. La irresponsabilidad de los oportunistas colgados de las alas del anciano líder, alentaron la confrontación que necesitaban. A su vez, por “inercia combativa”, grupos armados pretendieron erguirse a manera de “iluminados”, luchar a nombre de un pueblo prescindiendo de las masas, para la cual terminaron siendo indiferentes, al punto de aplaudir el desbaratamiento de sus planes y de ponderar el “éxito antisubversivo” de los verdugos de las reivindicaciones de las mayorías. Pasaron siete años de una dictadura despiadada, una crisis económica terminal, una guerra perdida “en el nombre de la Patria”, aunque más no fuera el “manotazo de ahogado” para ver si “podían quedarse”. El resultado, un país destruido hasta sus cimientos y personas demasiado distraídas con la “fiebre del importado”, del entretenimiento, de la búsqueda de la pizarra bancaria que le otorgara mayor interés a los plazos fijos, la especulación mediante la compra de moneda extranjera, sin omitir la discusión instalada de si el “Tano” Vicente Pernía, debía reemplazar a Jorge Mario Olguín en el seleccionado rumbo al mundial de España. No fueron simplemente “víctimas incautas” de gobiernos en asocio a los emporios internacionales, sino también responsables de mirar hacia otro lado. Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI (DNI: 20573717)

domingo, 20 de agosto de 2017

Editorial de Aliverti del 19 de agosto { Resultados de las PASO }


El macrismo no es un golpe de suerte


Por José Natanson ¿Cómo se explica la victoria de Cambiemos en las elecciones del domingo? Propongo un método bastante empírico para enfrentar el desafío de entender los resultados: consiste en hacer de cuenta que el macrismo gobierna la ciudad de Buenos Aires desde hace una década, que hace dos años sorprendió con su victoria bonaerense y nacional y que, transcurrida la mitad de su mandato, logró revalidarse de manera contundente. Propongo, en suma, olvidarnos por un rato de las memes de Esteban Bullrich, sacudirnos el rechazo instintivo que nos genera la contemplación de la puesta en escena de sus festejos y, por fin, empezar a tomárnoslo en serio. Los motivos del triunfo, entonces. Como viene ocurriendo, Cambiemos desplegó una campaña profesional que se ajustó a lo que Jaime Durán Barba define como “disciplina estratégica”, es decir que no se apartó de la línea trazada, y que incluyó esfuerzos importantes como la abrumadora blitzkrieg mediática de María Eugenia Vidal de las 48 horas previas a la veda. Sin embargo, hay algo más que una simple habilidad táctica detrás del triunfo del macrismo, que el domingo pasado logró consolidarse como la fuerza más votada a nivel nacional, mejoró su performance respecto del 2015 y derrotó al peronismo en bastiones históricos. ¿Qué tendencias sociales consiguió interpelar? ¿Qué entendió Macri de la Argentina? PUBLICIDAD En primer lugar, el Gobierno identificó temas que venían generando una creciente preocupación social y sobre los cuales el kirchnerismo no había elaborado una política concluyente, entre los que se destaca el del narcotráfico. Por supuesto que el abordaje demagógico elegido no logrará resolverlo e incluso es probable que, como ha ocurrido con otros líderes latinoamericanos punitivistas, en algún momento se le vuelva en contra. Por el momento, sin embargo, alcanza con nombrarlo: no hace falta llevar años invertidos en sesiones lacanianas de veinte minutos para entender el alivio profundo que produce el mero hecho de poner en palabras un problema, de nombrar lo que hasta el momento permanecía callado. La política exige muchas cosas, entre ellas la capacidad de detectar las angustias sociales: el narcotráfico puede parecer extraño para quienes nos relacionamos con la droga a través de una maceta y vivimos en barrios alejados de la densa trama de relaciones entre capos, transas y soldaditos, pero aparece como una amenaza cotidiana, casi existencial, para quienes se ven obligados a convivir con él todos los días. La línea antimafia que subraya Vidal, presentada como una cruzada contra los poderes oscuros de la provincia, y las diversas declinaciones del giro punitivista oficial, son la respuesta –insisto: equivocada y peligrosa– a este problema. Pero hay algo más que la puntería programática detrás de la victoria oficialista en las PASO. Cambiemos, ya lo hemos señado, expresa una nueva derecha: democrática, dispuesta a marcar diferencias económicas con la derecha noventista, y socialmente no inclusiva pero sí compasiva. Para transmitir con eficacia esta idea fuerte, el macrismo se apoya en dos pilares. El primero es la decisión de prolongar el generoso entramado de políticas sociales construido por el kirchnerismo: Asignación Universal, jubilaciones, incluso las cooperativas del Argentina Trabaja, que en su momento había denunciado como un foco de clientelismo y corrupción. El segundo es su gestión en la Ciudad de Buenos Aires: como durante sus dos mandatos como jefe de gobierno Macri no rompió el consenso en torno a la universalidad de los servicios públicos (no privatizó las escuelas ni los hospitales y no les prohibió a los bonaerenses, ni siquiera a los paraguayos, atenderse en ellos), pudo construir la imagen de una administración eficiente y moderada, que además produjo una mejora importante del transporte público y que volcó recursos tanto al espacio público de parques y plazas como a la oferta cultural orientada a clase media. Esto no implica, aclaremos nuevamente, una evaluación positiva de su performance al frente del gobierno de ciudad, sino apenas reconocer que si se hubiera comportado de otro modo probablemente no hubiera ganado todas las elecciones porteñas desde 2007 y quizás tampoco la Presidencia. Porque el espejo de esta caracterización sosegada del macrismo es el agitado paisaje de trazo grueso que durante demasiado tiempo quiso pintar el kirchnerismo: la consigna “Macri basura/vos sos la dictadura”, en particular, reflejaba la incapacidad para comprender la verdadera naturaleza de la criatura política que tenía enfrente. Y en este sentido cabe preguntarse también si la insistencia en equiparar al macrismo con el menemismo noventista no resulta a esta altura igualmente estéril: aunque su programa macroeconómico de metas de inflación, altas tasas de interés y bicicleta financiera se alinea claramente con la ortodoxia, la decisión de no recortar el gasto público ni recurrir al despido masivo de empleados estatales, junto a la promesa de no reprivatizar las empresas públicas (ni siquiera aquellas que, como Aerolíneas, generan pérdidas), marca un contraste con los 90. El de Macri es un neoliberalismo desregulador, aperturista, anti-industrialista y, por supuesto, socialmente regresivo, pero no privatizador ni anti-estatista. Quizás esto explique por qué, pese al deterioro ostensible de la situación socioeconómica, un sector importante de la sociedad cree en la promesa oficial de que las cosas mejorarán pronto. Sucede que el neoliberalismo macrista incluye también una propuesta de justicia, sintetizada en la perspectiva de igualdad de oportunidades, la única referencia más o menos abstracta que el presidente se atreve a incluir en sus discursos. A menudo acompañada por exhortaciones a recuperar la “cultura del trabajo” y evitar “los atajos y las avivadas”, la igualdad de oportunidades es la respuesta que filósofos liberales notables, como John Rawls y Amartya Sen, han encontrado a las dificultades para congeniar igualdad y libertad en las sociedades contemporáneas. Aterrizada en la Argentina de hoy, la perspectiva encarna en el trabajador meritocrático, el verdadero sujeto social de esta nueva batalla cultural, y sintoniza con la tradición inmigrante que es parte constitutiva de nuestra cultura política: la idea de progreso en base al esfuerzo individual (a lo sumo familiar) que le permite al que llegó con una mano atrás y otra adelante progresar hasta ascender al mundo alfombrado de la clase media: el mito de “mi hijo el dotor”. Antes de que lluevan los tomates, aclaremos: que el oficialismo formule este discurso no implica que la gestión concreta de su gobierno lo esté llevando a la práctica ni que sus principales dirigentes sean ejemplos de self-made men: el del macrismo es un caso asombroso de herederos meritócratas. Pero el objetivo de esta nota no es denunciar la simulación de Cambiemos ni desnudar la oscuridad de su alma verdadera sino entender por qué sus propuestas resultan convincentes, indagar los motivos profundos de su eficacia, entender por qué funciona. El macrismo ha logrado expresar también ciertas marcas de la época. Sus apelaciones a los valores pos-materiales, aquellos que van más allá de las necesidades cotidianas de supervivencia, resultan seductoras para las clases medias acomodadas en un contexto de hipersegmentación social, en donde los sectores más privilegiados llevan una vida más parecida a la de sus pares sociales de Nueva York o París que a los sufridos compatriotas que viven en el Conurbano, a un colectivo de distancia. Esto se verifica en las vagas tonalidades ambientalistas del slogan “ciudad verde”, en la importancia atribuida al cuidado de uno mismo (expresada en la retórica new age, las bicisendas, las ferias de comida saludable) y en una revalorización de la cotidianeidad frente al sacrificio totalizante que exigía la militancia kirchnerista (Macri insiste con que sus funcionarios deben volver a casa antes de que anochezca a cenar en familia). Todos estos aspectos, fomentados por una gestión multi-target que se segmenta en sectores tan específicos como la secta de los runners, los reclamos éticos de los veganos y las demandas insondables de los amantes de mascotas, terminan de completar la idea del macrismo como una fuerza política moderna y cosmopolita, a la altura de los tiempos. Por último, Cambiemos se presenta como una renovación modernizante de la política. Sin entrar una vez más en discusiones acerca de la realidad concreta de sus acciones (la manipulación del escrutinio bonaerense desmiente este supuesto higienismo), señalemos que, auto-reivindicado como el primer partido político del siglo XXI, el macrismo se proclama como un paso adelante respecto de los vicios y las mañas de las agrupaciones tradicionales. Más pendiente de la época que de la épica, el oficialismo defiende una visión anti-heroica de los asuntos públicos, una reivindicación de la normalidad cuya gran escenificación es el timbreo. Concebido como un contacto directo entre el funcionario y las personas, el timbreo es espontáneo, informal, casi diríamos puro, en contraste con la forma favorita del populismo: el acto de masas y toda su parafernalia de organización, traslado, protocolo de oradores y largas negociaciones previas por los lugares en el palco. Decisivamente, el timbreo permite desplazar el eje del ciudadano al vecino. Aunque quien pulse el timbre sea un funcionario nacional, incluso un ministro, la gobernadora o el mismísimo presidente, la política se hace, en un pase de manos mágico, local: el mensaje es que son los problemas inmediatos y cotidianos los que realmente importan, los que el político, como muestran las fotos que luego circulan por los medios, se acerca a escuchar. El efecto es individualizante. Lejos de las asambleas, las movilizaciones o cualquier otra forma de apelación colectiva, el timbreo es la operación ideal de la política macrista porque sintoniza con su concepción de la sociedad como una agregación de individualidades. Al limitarse a un contacto bilateral funcionario-vecino, el timbreo apunta a la particularidad de cada persona: la singularidad de su problema concreto prevalece sobre su condición de clase o filiación política, que es lo que al fin y al cabo lo que hermana a los individuos en una identidad común y lo que, en última instancia, los construye como iguales. Rebobinemos antes de concluir. La amplia victoria oficialista en las PASO se explica por sus dotes de campaña pero también por el hecho de que expresa una alternativa política capaz de conectar con amplios sectores sociales. El macrismo no es, por recurrir a la fórmula de Ricardo Forster, una anomalía, un accidente o un golpe de suerte; es una fuerza potente que se encuentra en el trance de construir una nueva hegemonía. Los resultados socialmente negativos de sus políticas, el fondo individualista que late detrás de sus decisiones, la concepción liberal de justicia sobre la que sostiene su discurso lo empujan sin remedio a la derecha del cuadrante ideológico, pero es una derecha democrática y renovada, que hasta el momento estaba ausente de nuestra escena política. Esa es la gran novedad, la noticia que la oposición debería registrar si de verdad desea ganarle en octubre. * Director de Le Monde Diplomatique, Edición Cono Sur