Archivo del blog

jueves, 18 de octubre de 2018

" La Inquisición Neoliberal " en la Batalla Cultural


Fernando Borroni se presentó en la Batalla Cultural de Olivos para charlar y dar a conocer su libro " La Inquisición Neoliberal ". Una disertación muy jugosa sobre cuestiones de la realidad con la particular mirada del autor. Luego el público pudo realizar preguntas al protagonista.

La palabra de Fernando Borroni en la Batalla Cultural


El 16 de octubre de 2018 Fernando Borroni estuvo en la Batalla Cultural de Olivos presentando su nuevo libro " La Inquisición Neoliberal ". Una jugosa charla con posteriores consultas del público. Y antes del evento conversamos a solas con el autor.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Los dueños de la luz


Aumentos de octubre


Los fascistas del futuro


El imperio del consumo Por Eduardo Galeano


El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En la fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar. La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo. El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En la fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica. EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial. «Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango, ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanos trabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas». Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformización obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar. El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico. Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald's, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas. El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald's no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald's dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald's de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín. Un signo de los tiempos: esta empresa, que encarna las virtudes del mundo libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato. McDonald's viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restorán de Montreal en Canadá: el restorán cerró. Pero en el 98, otros empleados de McDonald's, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness. Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece. Los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla. La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o soñando con hacerlo. Y las cosas no solamente pueden abrazar: ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, mejor: las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar? El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide decisivamente sobre la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas. Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a siete mil años de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación, y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiende en las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre, y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegados es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio. Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo, ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿se encuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas? El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión, donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial. El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas. La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad, las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia. Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la más exitosa ilusión de seguridad. Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio, más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo. Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta a unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta. //////////// www.ecoportal.net ||||||||||||

Ministros para Bolsonaro


Camino a la segunda vuelta electoral el ultraderehista Jair Bolsonaro no solo prometió bajar la cantidad de ministerios, de los actuales 29 a 15, sino que señaló a algunos de los que formarían parte de su gabinete. Entre las nueve personas mencionadas por Bolsonaro se encuentran magnates, corruptos, esclavistas, defensores de educación por Whatsapp, y militares. Un verdadero gabinete de terror. Veamos caso por caso El principal candidato para ocupar el cargo de Jefe de la Casa Civil(Jefe de Gabinete), que también está a cargo de las relaciones con el poder legislativo (Cámara de Representantes y Senado), es el golpista y recientemente reelegido congresista Onyx Lorenzoni (del partido DEM). Lorenzoni es un corrupto que confesó haber recibido 100.000 reales de los hermanos Batista, del frigorífico JBS, y está citado también en la denuncia de Odebrecht, sin haber sido investigado por el Ministro del Supremo Tribunal Federal, Luiz Fux, el mismo que sí decidió vetar arbitrariamente a Lula para que pudiera dar entrevistas. Lorenzoni que además está vinculado a Cosan, uno de los mayores grupos económicos privados del agronegocio del país, recibió al menos 10 millones de reales para el financiamiento de su reciente campaña de parte de terratenientes y ejecutivos denunciados por el empleo de mano de obra esclava. Para el Ministerio de Educación, que con el recorte de carteras incluiría al de Cultura y el Deporte, el favorito es nada menos que el principal referente de la educación a distancia en el país, el empresario Stavros Xanthopoylos. Stavros es presidente de la Asociación Brasileña de Educación a Distancia (ABED) y exdirector de FGV Online. Junto con Bolsonaro, elaboró la absurda propuesta de que la enseñanza pública brasileña sea a distancia, desde la Enseñanza Fundamental. Dice que él mismo colabora con la campaña, y se comunica diariamente por WhatsApp, entonces "¿por qué no incorporarlo en el proceso educativo?". Para él, los profesores estarían mejor como "curadores de contenidos" del nuevo sistema de enseñanza del siglo XXI, adaptado a las nuevas relaciones de trabajo modernas (es decir, flexibilizadas y precarizadas), que en el aula hablando sobre las minorías. El "candidato a Ministro" repudia las cuotas raciales, el debate de género, y es defensor intransigente de la Escuela Sin Partido. Stravos afirmó además a GloboNews que no se opone a la militarización de las escuelas, hasta que sean sustituidas por el sistema educativo vía whatsapp. El Ministerio de Salud sería asumido por el millonario empresario ganadero Henrique Prata, Director General del Hospital de Amor de Barretos, que ya declaró aceptar el cargo. Dueño de una de las mayores fortunas del negocio ganadero del Centro-Oeste del país, Prata es un magnate influyente y la mayor referencia del modelo de salud privada, financiada con dinero público. El famoso hospital de Barretos es administrado por la Fundación Pío XII, del propio empresario, y se sostiene en base a aportes de grandes empresarios y sobre todo a los millonarios subsidios que recibe del Estado mensualmente. Su objetivo es hacer de la salud una fuente de ganancias y no un derecho social. Como no podían faltar, en esta terna de reaccionarios enemigos de los trabajadores, hay al menos tres militares. El asesor de Bolsonaro y general de reserva Augusto Heleno, está indicado para el Ministerio de Defensa. La primera vez desde la vuelta de la democracia que un militar asumió este ministerio en Brasil fue bajo el gobierno golpista de Temer. Ahora, va a asumir la cartera el General que comandó la operación "de paz" en Haití, bajo el Gobierno del PT, que tuvo un costo multimillonario y que dejó, al final de sus 13 años, un saldo de miles de muertos y mujeres violadas o forzadas a someterse abusos por un plato de comida. Heleno, para quién la reciente intervención militarizada de Río de Janeiro es el modelo de "seguridad pública" para Brasil, defiende la libertad completa del Ejército para matar en los barrios pobres, con garantías de que no existirá ningún tipo de "comisión de la verdad". Esta será la "defensa" del gobierno de Bolsonaro, la mayor represión posible, en especial para los negros y pobres, para garantizar la aplicación de las reformas y de los planes de ajuste de los demás ministros. El segundo militar es Osvaldo Ferreira, General de reserva, escogido para encabezar el Ministerio de Transporte. Defensor de la dictadura, del que él mismo fue parte, Ferreira participó en ese período de la construcción de la carretera BR-163, y se enorgullece de la vasta deforestación que generó "desde el primer árbol", y de haber sido parte de la masacre de comunidades indígenas para robar sus tierras y abrir espacio a la carretera conocida como Cuiabá-Santaréb. Por último, pero no menos reaccionario, el Teniente Coronel de la Reserva de la Fuerza Aérea Brasileña y astronauta Marcos Pontes, fue señalado para encabezar el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Ponte defiende la libertad para la portación de armas, la venta de las reservas de los pueblos originarios, el encarcelamiento de la juventud negra, e probablemente será un hombre de "hierro" para aplicar las inversiones "tecnológicas" necesarias para aumentar la represión y persecusión a los activistas y los movimientos sociales que tanto odia. El posible nombramiento del terrateniente Nabhan García, presidente de la UDR (Unión Democrática Rural), para el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente suena como una broma de muy mal gusto. García es uno de los hombres de confianza del presidenciable y es conocido por su abierta oposición al movimiento de los sin tierras, los pueblo originarios. Está acusado de organizar milicias para atacar a estos movimientos. Una de sus principales propuestas acabar con las multas por la deforestación, además de defender la necesidad de acabar con las organizaciones del Estado que supuestamente no respetan la propiedad privada de los terratenientes. Aparentemente, el Medio Ambiente no se incluyó en la lista de preocupaciones del nuevo Ministro. El presidente interino del partido de Bolsonaro y su inseparable brazo derecho, el abogado Gustavo Bebianno, fue señalado como futuro Ministro de Justicia, aunque aún no habría aceptado. Bebianno es una especie de fanático de Bolsonaro, que se ha pronunciado abiertamente contra los derechos humanos y las libertades democráticas, actor del golpe institucional desde el inicio, declaró en un video divulgado por la red O Globo que no tiene problemas con la opción sexual de las personas, pero lo que le hace "perder la razón" son "los maricones". Defensor de agilizar las vías legales para aprobar la reforma previsional, también anunció que Petrobras será privatizada, pero sólo después de sacar a todos los petistas de la gestión. La nave insignia de Bolsonaro es Paulo Guedes que ya hace tiempo es su figura para cubrir el Ministerio de Economía, Finanzas y Planificación. Con un gran poder concentrado en sus manos, Guedes será un representante del gran capital contra los trabajadores, y ya está preparando un equipo de mega empresarios compuesto por Alexandre Bettamio, presidente ejecutivo para América Latina del Bank of America, João Cox presidente del consejo de administración de TIM, y Sergio Eraldo de Salles Pinto, de Bozanno Inversiones (gestora de inversiones presidida por el propio Guedes). Este ultraneoliberal "chicago boy" anunció en una entrevista con la Folha de Sao Paulo que piensa privatizar todo: "¿Por qué no vender la oficina de correos? ¿o Petrobras?". Bolsonaro ya anunció que piensa privatizar 50 empresas estatales. Esta es la forma que encontró Guedes de garantizar dinero para pagar la fraudulenta e ilegítima deuda externa. Ni más ni menos que el traspaso de miles de millones de dólares de dinero público a los bancos. El empresario, que es dueño de varias empresas que se verían favorecidos en el gobierno Bolsonaro, fue señalado recientemente por el Tribunal Federal por haber participado mediante una de ellas en un fraude millonario que robó dinero público de los fondos de pensiones de BNDES (Banco de Desarrollo). Como era de esperar las investigaciones sobre este fraude no prosperaron. La mala noticia es que aún faltan 6 nombres más para completar este equipo del terror, elegido a dedo para atacar directamente a los trabajadores y el pueblo brasileño. La buena, es que todo este plan nefasto puede encontrar una piedra infranqueable en su camino: la resistencia de los trabajadores y trabajadoras encabezando la lucha de los sectores más empobrecidos contra este avance sin precedentes de los empresarios sobre sus derechos y sus vidas.

domingo, 14 de octubre de 2018

La verdad sobre el FMI


Argentina en default


Panorama de Brasil


Por Boaventura de Sousa Santos La democracia brasileña está al borde del abismo. El golpe institucional que se inició con el impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff y prosiguió con el encarcelamiento injusto del ex presidente Lula da Silva está casi consumado. La consumación del golpe significa hoy algo muy diferente de lo que inicialmente pensaron muchas de las fuerzas políticas y sociales que lo protagonizaron o no se opusieron. Algunas de esas fuerzas actuaron o reaccionaron con el convencimiento genuino de que el golpe pretendía regenerar la democracia brasileña por vía de la lucha contra la corrupción; otros entendieron que era el modo de neutralizar el ascenso de las clases populares a un nivel de vida que más tarde o temprano amenazaría no sólo a las élites, sino también a las clases medias (muchas de ellas producto de las políticas redistributivas contra las que ahora se movilizan). Obviamente, ninguno de estos grupos hablaba de golpe y ambos creían que la democracia era estable. No se dieron cuenta de que había tres bombas de tiempo construidas en tiempos muy diversos, pero con la posibilidad de explotar simultáneamente. Si esto ocurría, la democracia revelaría toda su fragilidad y posiblemente no sobreviviría. La primera bomba de tiempo se construyó en el período colonial y en el proceso de independencia, se accionó de modo particularmente brutal varias veces a lo largo de la historia moderna de Brasil, aunque nunca se desactivó eficazmente. Se trata del ADN de una sociedad dividida entre señores y siervos, elites oligárquicas y el pueblo ignorante, entre la normalidad institucional y la violencia extrainstitucional, una sociedad extremadamente desi- gual en la que la desigualdad socioeconómica nunca puede separarse del prejuicio racial y sexual. A pesar de todos los errores y defectos, los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) fueron los que más contribuyeron a desactivar esa bomba, creando políticas de redistribución social y de lucha contra la discriminación racial y sexual sin precedentes en la historia de Brasil. Para que la desactivación fuera eficaz sería necesario que dichas políticas resultaran sostenibles y permanecieran durante varias generaciones a fin de que la memoria de la extrema desigualdad y de la cruda discriminación dejara de ser políticamente reactivable. Como esto no ha sucedido, las políticas tuvieron otros efectos, pero no el efecto de desactivar la bomba de tiempo. Por el contrario, provocaron a quien tenía poder para activarla y hacerlo cuanto antes, antes de que fuera demasiado tarde y las amenazas para las elites y las clases medias se volvieran irreversibles. La avasalladora demonización del PT por los medios oligopolistas, sobre todo a partir de 2013, reveló la urgencia con la que se quería poner fin a la amenaza. La segunda bomba de tiempo se construyó en la dictadura militar, que gobernó el país entre 1964 y 1985, y en el modo en que se negoció la transición a la democracia. Consistió en mantener a las Fuerzas Armadas (FF.AA.) como último garante del orden político interno y no solo como garante de la defensa contra una amenaza extranjera, como es normal en las democracias. “Ultimo” quiere decir en situación de disposición para intervenir en cualquier momento definido por las FF.AA. como excepcional. Por eso no fue posible castigar los crímenes de la dictadura (a diferencia de Argentina, pero en la misma línea de Chile) y, por el contrario, los militares impusieron a los constituyentes de 1988 veintiocho párrafos sobre el estatuto constitucional de las FF.AA. Por eso también muchos de los que gobernaron durante la dictadura pudieron seguir gobernando como políticos elegidos en el Congreso democrático. Apelar a la intervención militar y a la ideología militarista autoritaria quedó siempre latente, a punto de explotar. Por eso, cuando en los últimos meses los militares comenzaron a intervenir más activamente en la política interna (por ejemplo, apelando a la permanencia de la prisión de Lula), parecía normal, dadas las circunstancias excepcionales. La tercera bomba de tiempo se construyó en Estados Unidos a partir de 2009 (golpe institucional en Honduras), cuando el gobierno estadounidense se dio cuenta de que el subcontinente huía de su control mantenido sin interrupción (con la excepción de la “distracción” en Cuba) a lo largo de todo el siglo XX. La pérdida de control contenía ahora dos peligros para la seguridad de Estados Unidos: el cuestionamiento del acceso ilimitado a los inmensos recursos naturales y la presencia cada vez más preocupante de China en el continente, el país que, mucho antes de Trump, se consideró la nueva amenaza global a la unipolaridad internacional conquistada por Estados Unidos tras la caída del Muro de Berlín. La bomba comenzó entonces a construirse, no sólo con los mecanismos tradicionales de la CIA y el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (también conocido por su denominación anterior, Escuela Militar de las Américas), sino sobre todo con los nuevos mecanismos de la llamada defensa de la “democracia amiga de la economía de mercado”. Esto significó que, más allá del gobierno estadounidense, la intervención podría incluir organizaciones de la sociedad civil vinculadas a los intereses económicos de Estados Unidos (por ejemplo, las financiadas por los hermanos Koch). En consecuencia, es una defensa de la democracia condicionada por los intereses del mercado y, por eso, descartable siempre que los intereses lo exijan. Esta bomba de tiempo mostró que ya estaba lista para operar en Brasil desde las protestas de 2013. Fue mejorada gracias a la oportunidad histórica ofrecida por la corrupción. La gran inversión norteamericana en el sistema judicial se inició a principios de 1990, en la Rusia post-soviética, y también en Colombia, entre muchos otros países. Si la cuestión no es el regime change, la intervención tiene que ser despolitizada. La lucha contra la corrupción es precisamente eso. Sabemos que los datos más importantes de la operación Lava Jato fueron proporcionados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. El resto fue resultado de la miserable “delación premiada”. El juez Sérgio Moro se transformó en el agente principal de esa intervención imperial. Solo que la lucha contra la corrupción por sí sola no será suficiente en el caso de Brasil. Lo fue para neutralizar la alianza de Brasil con China en el ámbito de los Brics, pero no será suficiente para abrir plenamente Brasil a los intereses de las multinacionales. Es que, como resultado de las políticas de los últimos cuarenta años (algunas venidas de la dictadura), Brasil tuvo hasta hace poco inmensas reservas de petróleo fuera del mercado internacional, tiene dos importantes empresas públicas y dos bancos públicos, y 57 universidades federales completamente gratuitas. Es decir, es un país muy distante del ideal neoliberal, y para aproximarse al mismo se requiere una intervención más autoritaria, dada la aceptación de las políticas sociales del PT por la población brasileña. Así surgió Jair Bolsonaro como el candidato “preferido de los mercados”. Lo que él dice sobre las mujeres, los negros o los homosexuales o acerca de la tortura poco interesa a los “mercados”. Poco interesa que el clima de odio que él creó esté incendiando el país. En la madrugada del pasado lunes 8, el conocido maestro de capoeira Moa do Katende fue asesinado en Salvador por un seguidor de Bolsonaro a quien no le gustó que el maestro expresara su apoyo a Haddad. Y esto es solo el comienzo. Nada de esto interesa a los “mercados” con tal de que su política económica sea semejante a la del dictador Pinochet en Chile. Y todo lleva a pensar que lo será, pues su economista jefe tiene conocimiento directo de esa infame política chilena. El político de extrema derecha estadounidense, Steve Bannon, apoya a Bolsonaro, pero es solamente la cara visible del respaldo imperial. Los analistas del mundo digital están sorprendidos con la excelencia de la técnica de la campaña bolsonarista en las redes sociales, que incluyó microdireccionamiento, marketing digital ultrapersonalizado, manipulación de sentimientos, fake news, robots, perfiles automatizados, etcétera. Quien vio la semana pasada en la televisión pública norteamericana (PBS) el documental titulado “Dark Money”, sobre la influencia del dinero en las elecciones de Estados Unidos, puede concluir fácilmente que las fake news en Brasil (sobre niños, armas y comunismo, etcétera), son la traducción al portugués de las que el dark money hace circular en Estados Unidos para promover o destruir candidatos. Si algunos centros de emisión de mensajes tienen sede en Miami y Lisboa es poco relevante (pese a ser verdadero). La victoria de Jair Bolsonaro en segunda vuelta significará la detonación simultánea de las tres bombas de tiempo. Y difícilmente la democracia brasileña sobrevivirá a la destrucción que provocará. Por eso la segunda vuelta es una cuestión de régimen, un auténtico plebiscito sobre si Brasil debe continuar siendo una democracia o pasará a ser una dictadura de nuevo tipo. Un muy reciente libro mío circula hoy bastante en Brasil. Se titula Izquierdas del mundo, ¡únanse! Mantengo todo lo que digo ahí, pero el momento me obliga a una invocación más amplia: demócratas brasileños, ¡únanse! Es cierto que la derecha brasileña reveló en los últimos dos años una afección muy condicional a la democracia al alinearse con el comportamiento descontrolado (más bien controlado en otros sitios) por parte del Poder Judicial, pero estoy seguro de que amplios sectores de ella no están dispuestos a suicidarse para servir a “los mercados”. Tienen que unirse activamente en la lucha contra Bolsonaro. Sé que muchos no podrán pedir el voto por Haddad, pues tanto es su odio al PT. Pero basta que digan: no voten por Bolsonaro. Imagino y espero que eso sea dicho públicamente y muchas veces por alguien que en otro tiempo fue gran amigo, Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de Brasil y, antes de eso, un gran sociólogo y doctor honoris causa por la Universidad de Coimbra, de quien pronuncié el discurso de elogio. Todos y todas (las mujeres no tendrán en los próximos tiempos un papel más decisivo para sus vidas y las de todos los brasileños) deben involucrarse activamente y puerta a puerta. Y es bueno que tengan en mente dos cosas. Primero, el fascismo de masas nunca lo hicieron masas fascistas, sino minorías fascistas bien organizadas que supieron capitalizar las aspiraciones legítimas de los ciudadanos comunes a vivir con un empleo digno y seguridad. Segundo, al punto que llegamos, para asegurar un cierto regreso a la normalidad democrática, no basta que Haddad gane: tiene que hacerlo con un holgado margen. * Director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra, Portugal. Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez.

viernes, 12 de octubre de 2018

Los pícaros de la resolución 125 ayudados por el secretario Etchevehere embolsaron un plus de $ 10 mil millones


La historia oculta de la legendaria resolución 125, comenzó con unas DJVE (Declaración Jurada Venta al Exterior) truchas, presentadas por los integrantes de CIARA (Cámara de la industria Aceitera de la RA) y CEC (Centro Exportadores Cereales) en el año 2006. Hoy sus astutos integrantes andan en lo mismo, con motivo de las nuevas retenciones impuestas por el actual Gobierno. De esa manera con la ayuda del ministro de Agricultura Luis Miguel Etchevehere van a eludir pagar retenciones por más de diez mil millones de pesos. La historia oculta de la legendaria resolución 125 comenzó en el año 2006 – 2007 con unas DJVE (Declaración Jurada Venta al Exterior) truchas, presentadas por lo que podría denominarse “los hermanos de la Costa”. Pero no de la isla Tortugas, sino del río Paraná en las inmediaciones de Rosario, donde tienen grandes plantas dedicadas al acopio y crushing (aplastamiento) de los granos, para su posterior venta al exterior. Los que se encuentran asociados en CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la RA) y CEC (Centro de Exportadores Cereales). Dichas DJVE truchas las hicieron con el objeto de congelar al momento de su presentación las retenciones que debían pagar por sus exportaciones, ante la expectativa que el Gobierno las subiría. Pero no obstante a mediados del 2007 y principios del 2008 el precio de los granos comenzaron a subir mucho más, lo que les impedía cumplir con esas DJVE.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Argentina sortea la crisis


¿ Bolsonaro, es de extrema derecha?


Todos los medios masivos de comunicación, sin excepción, han clasificado y clasifican a Bosonaro como un hombre de extrema derecha y su triunfo lo explican por el apoyo que recibió de los grandes medios masivos de comunicación. Esto es, una contradicción en sí misma. Primera cuestión: si Bolsonaro es de ultra derecha dónde se ubican, entonces, los candidatos neo nazis o filo fascistas que están surgiendo por todos lados? En la estratófera, fuera del mundo?. Esto muestra, una vez más, que el esquema izquierda-derecha para analizar los fenómenos políticos es insuficiente, cuando no falso. Este esquema viene siendo denunciado desde la época de Ortega y Gasset, de Perón, de de Gaulle y de cientos de pensadores y analistas políticos. Pero, los satisfechos del sistema, esto es, “el progresismo” es ciego para comprenderlo. O, a lo mejor, se hace el ciego porque le conviene. Segunda cuestión: Bolsonaro debe ser calificado como un conservador en política y un liberal en economía. En este campo tiene a Paulo Gedes, un Chicago boy, como su mano derecha. Si esto es así, su nacionalismo brasilero será algo larvado y no sustantivo. Tercera cuestión: Bolsonaro, como Macri y Macrón no son hombres de un partido político sino que provienen de una coalición o alianza que se termina el día que asumen. Así lo hizo Macrón de inmediato con En marche; Macri no escucha a sus aliados, y seguramente Bolsonaro hará lo mismo. Al no ser hombre de un partido y carecer de formación política lo más que puede esperarse de él, es que administre la cosa pública. Cuarta cuestión: Bolsonaro, como Macri y Macrón ganó por el hartazgo del pueblo ante la corrupción explícita del gobierno que lo precedió, pero al ceder el manejo de la economía a un Chicago boy, será preso del imperialismo internacional del dinero como lo están hoy Macrón y Macri. Quinta y última cuestión: Bolsonaro afirmó: “voy a gobernar para las mayorías y no para las minorías”. Este ha sido su mayor atrevimiento, pero no pasa de un flatus voci, pues poderoso caballero es don dinero. Y aquellos que lo manejan no tienen piedad con las mayorías populares. Como provisoria conclusión, vemos que Bolsonaro es un conservador liberal, autor de múltiples frases políticamente incorrectas que han espantado a los analistas políticos superficiales, pero que al no tener el manejo de la economía quedará limitado a administrar los conflictos y no a resolverlos. Tarea, esta última, estrictamente política, pues aquel que resuelve los conflictos construye la concordia interior en las naciones-estados. Objetivo primero del buen gobierno. Sobre este tema viene como anillo al dedo contar una anécdota de Perón que siendo presidente convocó a los concejales peronistas de la Capital Federal porque sacaron un comunicado criticando el golpe de Estado de Pinochet, y le dijo: “Señores, yo como jefe del Estado tengo dos funciones, tareas y objetivos: la representación exterior y la concordia interior. En cambio Uds. tienen tres: ABL (alumbrado, barrido y limpieza), vayan y hagan su tarea y déjeme a mi la mía”. Alberto Buela (*) buela.alberto@gmail.com

Corte mano, corte fierro


Rosenkrantz, el favorito de Macri, responsabilizó a su antecesor por el vaciamiento de la comunicación del tribunal. En su respuesta, Lorenzetti lo acusó de “mediocre y autoritario”, de generar “un clima de temor y amenazas” y de maltratar a una funcionaria. “Nunca en la Corte se vio algo así”, aseguró Una pelea por el manejo de la comunicación y la información del Poder Judicial puso en escena la interna salvaje que atraviesa la Corte Suprema. Todo empezó con una resolución del nuevo presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, donde responsabilizaba a su antecesor, Ricardo Lorenzetti, de vaciar, paralizar y retacearle las claves de acceso de la página web del Centro de Información Judicial (CIJ). Pero la respuesta del supremo desplazado llegó rápido, en una carta donde lo acusa de maltratar a la funcionaria que manejaba esa publicación “apartándose de la política de violencia de género y protección a la mujer”, le endilga un intento por privatizar ese sitio y haber creado un clima de “tensión, de temor, de amenazas telefónicas y falta de respeto a los derechos del trabajador y de la persona humana, así como a los procedimientos internos”. “Lamento muchísimo semejante mediocridad”, dice el texto de Lorenzetti que –además– le adjudica a su colega gestos propios de “épocas que hemos querido superar”, en una alusión elíptica a la Corte adicta de los años noventa. Todo este tiroteo verbal sucedía mientras transcurría el J20, con la presencia de jueces y juezas de cortes de todos los países que integran el G20. La primera foto que publicó ayer el CIJ, ya bajo dominio de Rosenkrantz, es un retrato de la Corte en pleno, con Mauricio Macri en el centro, casi como un supremo más, en el contexto de esa reunión internacional en la que hasta hace unas semanas iba a ser Lorenzetti el principal orador que daría la bienvenida, hasta que sus colegas le cortaron el mandato. Con los últimos preparativos para la cena de bienvenida para los participantes del J20 en el Palacio de Justicia, el lunes por la tarde se conoció una resolución firmada por Rosenkrantz en la que atribuía a Lorenzetti del desmantelamiento del CIJ. En parte, porque había decidido trasladar a la mayoría de su personal a otras dependencias antes de dejar la presidencia, entre ellas a su propia vocalía, como es el caso de María Bourdin, que comandaba el CIJ y la Secretaría de Comunicación y Gobierno Abierto, y su subdirector, Pablo Méndez. Esa área, criticó el flamante presidente, “ha quedado acéfala y sin personal suficiente”, “lo que ha hecho imposible su funcionamiento comprometiendo de ese modo los trascendentes objetivos que dieron lugar a su creación”. Pero atribuyó la paralización del sitio en cuestión, que brinda información sobre fallos y la actividad de la Corte, a que Lorenzetti y equipo le negaban las claves y dispositivos tecnológicos de acceso. Rosenkrantz había mandado a un consultor externo, privado, a pedir esa información para el manejo informático. En teoría, lo había contratado para el J20. Y le dijeron que no, precisamente por su ajenidad al Poder Judicial. Como represalia, le abrió un sumario a Méndez. Su resolución, además, afirma que el CIJ depende de “la autoridad directa (el subrayado es de Rosenkrantz) del Presidente del Tribunal”, que “debe contar de modo urgente con los medios para continuar el servicio provisto por el CIJ entre los que se cuentan el acceso exclusivo e irrestricto a la página web”. Finalmente, instruía al secretario general de administración a su “recuperación”. La interna suprema era visible desde hacía tiempo, aunque quedó plasmada en el desplazamiento anticipado de Lorenzetti de la presidencia –bienvenido por el gobierno de Cambiemos, que además ve en Rosenkrantz y aliado– y adquirió un cariz novelesco a partir de la pulseada sobre el CIJ, que posiblemente se traslade pronto a otras áreas y temas, como la administración, la organización interna, y las escuchas telefónicas, entra otras. Algo impactante del día de ayer, fue que mientras Rosenkrantz le daba cuerpo a su primer discurso como presidente supremo ante los titulares de cortes supremas de los países del G20, y reivindicaba “las reglas” como único camino para el “desarrollo equitativo y sustentable” y “la cooperación”, Lorenzetti se preparaba para enviar la carta que lo acusa de pretender “modificar principios fundamentales” del “funcionamiento y jurisprudencia” de la Corte. “Ha costado mucho cambiar lo que había”, insistió en aludir con un mensaje subliminal a la vieja corte políticamente adicta del menemismo. “Me ha sorprendido su resolución número 3018 que ha publicado con ribetes de escándalo, algo que nunca ha sucedido en los últimos años y propio de épocas que hemos querido superar. Lamento muchísimo semejante mediocridad pero, estando en juego el prestigio de la institución me veo obligado a contestar”, dice al comienzo la carta a Rosenkrantz. Luego describe hechos: “Usted se apersonó en el despacho de la secretaria de Comunicaciones (Bourdin) efectuando expresiones que contrarían las directivas de la política de Estado en materia comunicacional, proponiendo una suerte de privatización del CIJ. Ante la respuesta de que eso debía ser decidido por la Corte, y no sólo por la futura presidencia, hubo expresiones que se apartan notoriamente de los criterios de respeto que se le deben a un secretario de Corte (que tiene rango de un juez de Cámara), de la política de género y protección de la mujer que la propia Corte lleva adelante…”. A partir de ese relato, explica que Bourdin “para mantener su dignidad profesional y no obstaculizar” pidió su traslado, igual que otros empleados. Y le aclara, con un dejo de ironía, que “si lo desea puede pedirles que se vuelvan” pero “lo que no puede hacer es obligarlos”. Hasta aquí, la paradójica denuncia de una escena con tintes de violencia de género, en la única Corte Suprema que tiene una oficina especializada en recibir denuncias de esa temática. Luego, le señala que mandó a una persona que pertenece a una consultara privada, Ariel Alberto Neuman, para que le entregaran a él toda la documentación. Le recrimina que debió plantear la cuestión en el acuerdo de los supremos, pero en cambio “ordenó telefónicamente pedidos de sumarios a quienes estaban ya en otros sitios”. “Nunca ocurrió en la Corte algo así. El clima de tensión, de temor, de amenazas telefónicas, de falta de respeto de los derechos del trabajador y de la persona humana, así como de los procedimientos internos de la Corte, fue lo que generó la paralización momentánea” del CIJ, “de menos de una semana” y que “era perfectamente solucionable con un comportamiento razonable”. Lorenzetti le recrimina a Rosenkrantz pasar por encima de los procedimientos habituales, como llevar al plenario de jueces la propuesta de un nuevo secretario o secretaria. “No hay razón para este tipo de medidas autoritarias, sorpresivas que no fueron habladas antes entre los ministros, que provocan un escándalo que no hace nada bien al tribunal”, enfatiza.

martes, 9 de octubre de 2018

De Santoro


Sacando caretas


Heidi caradura


Elecciones en Brasil: un balance necesario


Conocidos los resultados de las elecciones, consideramos necesario avanzar en un balance profundo de cuáles fueron las causas para llegar al escenario actual. En estas líneas intentaremos explicar los motivos que llevaron al triunfo en esta primera vuelta al fascista Bolsonaro y precisar una orientación para seguir enfrentándolo. Por qué gana Bolsonaro? Son casi 50 millones los que hoy votaron por el ex militar, y muchos millones más se preguntan, en el país y en todo el mundo, como un personaje como Jair Bolsonaro logró estar como primera opción del pueblo brasileiro, llegando al 46,07% de votos válidos de apoyo en la primera vuelta electoral. Con un discurso misógino, homofóbico, xenófobo y racista, plantea implementar una política que vulnera los derechos de toda la población y que reivindica los momentos más oscuros del país, como fue la dictadura. Durante sus 28 años dentro del Congreso Nacional coleccionó frases como “lo malo de la dictadura fue haber torturado y no matado”. Su proyecto no es un proyecto más de la derecha, es un proyecto fascista, que se apoya en las fuerzas armadas y los sectores más reaccionarios para con mano dura ir contra todos los derechos adquiridos por los trabajadores, las mujeres y la juventud y evitar que se conquisten nuevos, lo que puede abrir la puerta a un desenlace más complejo y crítico. Partiendo de esta caracterización sobre quién es Bolsonaro, también tenemos que poner sobre la mesa otros factores, que son los que hoy pueden explicar este resultado. Las causas son una combinación de factores internacionales y nacionales. La crisis capitalista ha puesto a los regímenes nacionales en la necesidad de avanzar junto a políticos que permitan aplicar las medidas necesarias para garantizar el aumento de la tasa de ganancia, atacando a la clase trabajadora. En ese contexto se agudiza la polarización de la población entre candidatos de antagónicas posiciones. Esto en Brasil se combina con la falta de una alternativa real de izquierda fuerte, y encuentra como opción, al ya conocido PT que luego de más de una década en el gobierno y luego de los casos de corrupción en los que está envuelto, ha cosechado un fuerte rechazo en un arco muy grande de la población que más bien voto a Bolsonaro contra un retorno del PT. Lugar destacado, tiene que tener el rol reaccionario que han tenido las iglesias, como se mostró en Argentina con la lucha por el derecho al aborto legal, y acá con su ferviente apoyo a la campaña de Bolsonaro. Un triunfo en la segunda vuelta de Bolsonaro, agudizará la lucha de clases, porque el pueblo de Brasil, y como ya se demostró el pasado sábado 29 con las mujeres a la cabeza no van a dejar que sus derechos sean arrebatados. La responsabilidad del PT Uno de los factores más importantes de que hoy exista Bolsonaro, es responsabilidad de la propia dirección política del PT. Partido que estuvo en el gobierno durante tres mandatos y medio; que llegó con un discurso de izquierda pero rápidamente su política se adaptó al régimen burgués y no solo no impulsó medidas de ruptura con el imperialismo, sino que fue quien garantizó durante todo su mandato la rentabilidad para las grandes corporaciones capitalistas. Perdiendo así gran parte de su propia base social, principalmente entre los trabajadores y sectores medios que lo apoyaban debido a estas medidas y los planes de ajuste a los jubilados o el recorte de presupuestos sociales que implemento durante sus años de gobierno, adquiriendo una base social más clientelar que nunca intentó politizar y que se mostró más fácil de cambiar su voto, que ha sido confundida y ganada por las propuestas nacionalistas de Bolsonaro y las mentiras con las que la bombardearon desde todos los sectores reaccionarios que apoyaban a este fascista. Todo esto se suma a los hechos que han sido de público conocimiento sobre corrupción y que llevaron a que se produzca el golpe institucional contra Dilma y que hoy Lula este preso. Es muy importante remarcar todo esto, dado que no depositamos ningún tipo de confianza en un nuevo gobierno de PT, que en esta vuelta no logró llegar a los 30% de los votos (29,22%). Consideramos que si se logra revertir la votación, algo muy difícil, y el PT llegara al gobierno nuevamente, será un gobierno más débil al cual habrá que seguir enfrentando, organizados en las calles ya que intentara profundizar el curso neoliberal que siguió todos estos años. El PSOL La organización, de la que Alternativa Socialista es parte, ha desarrollado una muy baja performance en la elección a Presidente, logrando solo alcanzar el 0,6% de los votos, lo que contrasta con las buenas elecciones que ha realizado en varios de los Estados tanto a Gobernador como a cargos legislativos. Esto se explica por dos fenómenos: uno la gran polarización que se generó y de la cual no pudimos ser nosotros la alternativa y el segundo es debido a la política que se ha dado la mayoría de la dirección, que postuló como candidato a presidente a una persona que se ha reivindicado y declarado en apoyo a los gobiernos del PT, que mantuvo durante toda la campaña un discurso conciliador e hizo que se pierda un rasgo característico de la organización desde su nacimiento, que fue ser la oposición de izquierda al PT. Así, se perdió la oportunidad de quedar como la alternativa en esta situación de crisis. Estamos convencidos que el PSOL tendría que haber propuesto una radicalización del proyecto político, alejándose de las posiciones que lo asemejan al PT y eso podría haber posicionado al partido a nivel nacional, dificultando muchísimo más el triunfo de Bolsonaro. Esta última consideración es la que también explica los buenos resultados en distintos Estados, tanto para gobierno como para las representaciones parlamentarias, ya que han sido en todos los casos campañas muy distintas a la nacional: independientes, de izquierda, en oposición a Bolsonaro pero también criticas y alejadas del PT. Ejemplo de esto es el Estado de Pernambuco, donde la candidata al gobierno Dani Portela, ha logrado una votación histórica, saliendo de los 27.000 mil votos de las últimas para casi llegar a los 190.000 o la candidatura colectiva de 5 mujeres que obtuvieron una banca, con una propuesta de mandato conjunto para los próximos 4 años. A nivel de diputados nacionales, el PSOL pasó de tener 6 diputados (5 hombres y 1 mujer) a 10 diputados (5 mujeres y 5 hombres). Es la primera vez, que el PSOL va a tener jóvenes en su bancada nacional (Fernanda, Taliria y Aurea), representantes negros y una amplia representación de mujeres. Estos primeros datos nos plantean la necesidad de hacer un gran debate hacia adentro de la organización, porque hace falta fortalecer la misma con un fuerte perfil de izquierda, para enfrentar la política de quien quiera avanzar contra nuestros derechos en un marco represivo, sea del color político que sea, y así transformarnos en la alternativa que el pueblo busca y necesita para transformar la sociedad. Y también hacia afuera, porque esta elección también muestra que el pueblo cuando encuentra una alternativa real de izquierda la apoya, a pesar del avance de sectores reaccionario, como ha quedado demostrado. Ante el triunfo de Bolsonaro en primera vuelta Ya con los resultados de la elección, creemos que es importante remarcar que al fascismo se lo tiene que enfrentar en las calles, desde el día de hoy tenemos que salir y exigir a las direcciones políticas y sindicales que se pongan a la cabeza de esta movilización, por que no podemos permitir el avance de este proyecto. Hay que impulsar una gran campaña contra la posibilidad de que Bolsonaro se transforme en el nuevo presidente. Por eso también ante la segunda vuelta, deberemos tomar una posición, y en el marco de entender que los dos candidatos actuales no son lo mismo, el voto contra Bolsonaro tiene que ser un voto profundamente crítico, sin depositar ningún tipo de confianza en un proyecto que ya demostró cuando fue gobierno que no tiene nada para ofrecer a los trabajadores y que en vez de apoyarse en la movilización ante los avances de la derecha como fue en el golpe contra Dilma o la detención de Lula, confió en la institucionalidad del régimen del cual se siente parte, o que ante la convocatoria para movilizarse contra el ajuste de Temer, vía la Central Única de los Trabajadores (CUT) que dirigen terminó desmovilizando y llamando a levantar el paro general 3 días antes de realizarlo en diciembre 2017. Por todo esto, como lo hemos enfrentado ante cada golpe a la clase trabajadora, creemos que lo vamos a tener que seguir haciendo, si lograra revertir la elección y ser electo. Algo que se presenta muy difícil debido a la gran diferencia que le sacó el monstruo que está emergiendo. En definitiva, hoy la salida revolucionaria es un voto contra el fascismo, sin lavarle la cara a una posición de centro izquierda populista, y seguir construyendo una alternativa política de izquierda que sea la opción real para las mujeres, la juventud, y la clase trabajadora en su conjunto. Desde Alternativa Socialista en PSOL nos proponemos este camino, y te proponemos hacer de conjunto esta campaña.

El plus del gas para las petroleras del secretario Iguacel trepa a más de $ 70 mil millones


El plus del gas para las compañías productoras es una montaña de pesos, que trepa a 71.513 millones, casi el monto previsto para la AUH (Asignación Universal por Hijo). Donde solo los intereses están cerca de los diez mil millones, siendo esta la engañosa cifra total que dejó trascender el Gobierno. Ello se produce porque el pago de las facturas del gas a los productores consumido entre abril y septiembre, debía efectuarse al tipo de cambio vigente al momento de pago, entre julio y diciembre, cayendo de esa manera en el periodo de máximas devaluaciones. Lo que hace que en los dos años por venir, haya casi que hacer frente a un nuevo pago de las enormes facturas pagadas, correspondientes al invierno de este año. El secretario de Energía y ex ejecutivo de las petroleras YPF, Pecom, y Pluspetrol, a la que renunció para pasar a ser funcionario público, Javier Iguacel, se despachó la semana pasada con una aparentemente anodina resolución (20/2018) en la que sin ponderar monto alguno y los alcances reales de lo que establece, dice: “Dispónese, en forma transitoria y extraordinaria, que para las diferencias entre el precio del gas previsto en los contratos y el precio de gas reconocido en las tarifas finales de las prestadoras del servicio de distribución, valorizadas por el volumen de gas comprado desde el 1º de abril y hasta el 30 de setiembre de 2018, el ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS (ENARGAS) instruirá a las prestadoras del servicio de distribución al recupero del crédito a favor de los productores en línea separada en la factura de sus usuarios, en VEINTICUATRO (24) cuotas a partir del 1º de enero de 2019.”

De una falsa “tormenta” a una “Gran Crisis Nacional”


Por Santiago Roque Alonso Sorpresiva e inesperada gran crisis nacional “Patria Argentina” sostiene que la situación por la que atraviesa y continuará el país es extremadamente grave. Los hechos económicos-financieros, con dolorosas consecuencias sociales, que vivimos desde abril pasado, no constituyen una sorpresa, una casualidad, un producto del azar, hechos imprevisibles, etc., sino que fueron preparados, planeados y ejecutados por el capitalismo financiero mundial, en combinación con el gobierno norteamericano y la anuencia o pasividad del gobierno Macri, en sociedad con la oligarquía o plutocracia criolla, acompañado por la corrupta partidocracia (inclusive la supuesta oposición “kirchnerista”) y el silencio cómplice de la izquierda. La misma, que en el proceso dialéctico de “síntesis” que se está ejecutando en las últimas décadas a escala mundial, se ha convertido en la expresión cultural “progresista” del más alto nivel del ultra capitalismo financiero internacional (“capitalismo progresista”). En este punto corresponde aclarar, para los distraídos y para los que todavía no se han dado cuenta o no quieren darse cuenta, que el “modelo de dominación mundial” se ha conformado como “síntesis del proceso dialéctico” entre el “capitalismo financiero internacional y el progresismo cultural marxista”. No hay ni una sola contradicción en esta afirmación; es una realidad operante y ocultada sistemáticamente por los grupos dominantes, sus medios de comunicación y los intelectuales publicitados por éstos últimos. Otra vez nos encontramos frente a la “tercera operación sistemática y organizada” de una “corrida cambiaria”, desde la reinstauración de la “democracia”, acompañada de una “extraordinaria devaluación del peso” (más del 100%), para asegurar el “nuevo y más cuantioso endeudamiento en moneda dura en el lapso más breve de la Historia Económica Argentina” y, de esta forma permitir la “fuga de capitales” (robo de riqueza argentina) a los “socios invisibles del mercado”, todo lo cual ha originado y originará graves e impredecibles efectos económicos-financieros y políticos-sociales. Es absolutamente falso que esta “sorpresiva e inesperada crisis de tamaña magnitud” -para la absoluta mayoría de los argentinos de a pie- no haya podido ser advertida, detectada o alertada anticipada y mínimamente por el gobierno de Macri y por casi la totalidad de los economistas del “establishment”, de la cacareada “oposición”, y particularmente por ningún medio de comunicación. Pero lo más extraño es que dicha operación de “saqueo” fue llevada a cabo en un contexto generado artificialmente por una operación psicopolítica de preparación, utilizando una inusual, extraña, continuada y prolongada movilización “feminista-abortera”, que tuvo por eje la discusión “aborto sí- aborto no” -tratando un tema también sorpresivo e inesperado- y que, acto seguido e inmediatamente se continuó con el carnaval judicial de los “cuadernos de la corrupción empresarial y del gobierno de los “Kirchner”. Ambos acontecimientos, de más de tres meses de duración y que atrajo la atención de casi toda la población argentina, constituyó un poderoso y masivo distractivo psicopolítico colectivo, que de ninguna manera puede ser considerada accidental o azarosa. La Doctrina del Shock - Noami Klein Esta “conspiración de extranjeros y grupos dominantes y políticos argentinos”, tuvo y tiene por finalidad crear un estado de conmoción político-social, una situación económica-financiera-social de postración moral y material del pueblo argentino, de extrema gravedad, aplicando “La Doctrina del Shock” (Ver la obra de Noami Klein del mismo título). De esta forma se ha logrado “imponer de hecho”, por el tremendo peso “disuasivo” de la situación prefabricada y las graves consecuencias que la misma conlleva, las “reformas o cambios estructurales profundos y definitivos” de la sociedad argentina -de orden económico, social, político, cultural, estatal, etc.- que “Cambiemos” nunca hubiera logrado “imponer de derecho” a través de las vías legislativas y del consenso o diálogo pacífico entre los diferentes sectores y actores sociales, económicos y políticos involucrados. Precisamente, el libro “La doctrina del shock” de Noami Klein -más allá de su izquierdismo ideológico- trata de explicar cómo las políticas económicas del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países en los que se pretende imponer las “políticas neoliberales” y el “modelo de libre mercado”, no porque fuesen populares, sino a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, provocando que, ante la conmoción y confusión, se puedan hacer reformas impopulares. Se supone que algunas de estas perturbaciones, como la “Guerra de las Malvinas”, el “11 de septiembre y las guerras norteamericanas derivadas contra Afganistán, Irak, Siria, etc”. y el “Tsunami de 2004 en Indonesia”, o la “crisis del huracán Katrina”, pudieron haber sido aprovechadas o premeditadamente ejecutadas con la intención de forzar la aprobación de una serie de reformas, que de otra forma nunca hubieran sido aceptadas. A la luz de estas sospechosas consideraciones tienen sentido las inexplicables afirmaciones que atribuían al Imperio Anglo-Norteamericano- Judío, las potencias europeas, el poder del Imperialismo Internacional del Dinero, el FMI y otros grupos de poder mundial, de que “no se admitiría ni se permitiría que el “populismo” retornara al poder en 2019 en Latinoamérica”. Calificando sesgada y espuriamente como “populismo” toda decisión nacional que se oponga a los “intereses del Imperio” De esta forma, lo que está en juego es la destrucción definitiva del Poder Nacional Argentino, su autonomía económica-financiera y sus potencialidades científicas-técnicas, sin tener que enfrentar una guerra, y eliminar así los casi inexistentes vestigios de Soberanía e Independencia Nacional que aun mantenemos formalmente. Para muestra basta un botón: • La “fuga de capitales”, o lo que técnicamente se conoce como “formación de activos externos de residentes”, se disparó 117,1% en el primer semestre (2018) respecto de igual período del año pasado (2017), hasta alcanzar los u$s16.676 millones, según datos del Balance Cambiario de junio 2018 del Banco Central. Se trata del monto acumulado más alto para dicho período desde la salida de la convertibilidad. • En todo 2017, la fuga de capitales había alcanzado los u$s 22.148 millones, una cifra que sólo fue superada en 2008, cuando se registró una salida de u$s 23.098 millones. De continuar la dinámica actual, en pocos meses se alcanzará un nuevo récord en el acumulado anual de la formación de activos externos de residentes. (Ámbito Financiero, 23 de julio de 2018; http://www.ambito.com/ 928345-la-fuga-de-capitales –se duplico-en-el-primer- semestre alcanzo- los-us-16676-millones) • Es decir, la cantidad fugada en el primer semestre de 2018 supera el monto del primer tramo del reciente préstamo del FMI de u$s15.000 millones. • En otras palabras, el país se endeudó en u$s 15.000 millones, para que en nombre de la “libertad de mercado” sefugaran durante el primer semestre u$s 16.676 millones. Los argentinos nos hemos quedado con la deuda (devolución del capital más intereses = más impuestos y ajustes), pero sin ningún sólo dólar del préstamo para ser usado o invertido en la Argentina; sólo sirvió para exclusivo beneficio de una clase privilegiada oligárquica o plutocrática rapaz y de una voracidad insaciable. • ¿Puede considerarse que este grave error como un simple e inocente imprevisto o realmente responde una intención manifiesta para que ello haya ocurrido de esa forma? Este es el resultado funesto de la “lluvia de inversiones” tan deseada y prometida por el macrismo. • Obviamente ello constituye una probable maniobra delictual del “gobierno Macri”, un “robo”, que debe ser investigado y sancionado severamente, al igual que los cometidos por el “Kirchnerismo”. Los supuestos poderes independientes del Estado Nacional -Poderes Legislativo y Nacional- ampliamente infiltrados por la masonería internacional- seguramente convalidarán este estado de esclavitud de los argentinos, como lo hicieron servilmente desde la Derrota de Caseros (1852) hasta la fecha. La “Deuda Odiosa” instrumento de dominación El instrumento de dominación que se utiliza para el logro de estos fines denunciados, como ha sido descrito parcialmente más arriba, continuará siendo el incremento exponencial, acelerado e injustificado de la “Deuda Odiosa Nacional” : la que se generó en estos casi tres años del gobierno Macri (y que con el segundo acuerdo con el FMI alcanzaría u$s 150.000 millones más); a la que se sumará la que se engendrará en los próximos meses, incluyendo los Créditos Puente de la Reserva Federal de EE.UU. o del Tesoro Norteamericano o del FMI; todo lo cual debe agregarse a la deuda ya existente al 15 de diciembre de 2015 (Pudiendo alcanzar el 110% del PBI cuando en el 2015 era del 40%). El monto incrementado de esta actualizada “Deuda Odiosa Nacional”, será imposible de pagar, como lo es desde el Proceso Militar, en razón de que el país careció, carece y carecerá de capacidad de pago, excepto que se la canjee por territorio soberano. La totalidad de esta operación de “desguace y extremo debilitamiento del Poder del Estado Nacional” es apoyada incondicionalmente y durante las 24 horas por los “medios de comunicación”, que al unísono -como si fueran un único monopolio- operan con consignas y eslóganes uniformes bajo la dirección de un único centro de poder emisor, desinformando, engañando y emitiendo contenidos ideológicos-informativos que apoyan y alientan el mencionado “cambio benefactor”, el que supuestamente sobrevendrá en un futuro, que hasta hoy nadie ha determinado cuándo se iniciará y mucho menos cuando finalizará. De esta manera, la otrora Argentina Independiente, sea o no despojada parcialmente de su territorio por la usura internacional, se transformará de hecho o de derecho en un Estado Asociado de los Estados Unidos -como Puerto Rico- y pasará a ser expoliada de “derecho y jurídicamente” por el Imperio Anglo-Norteamericano-Israelí. Solicito encarecidamente al lector de este sintético comentario, que no crea nada de lo que aquí se expresa, pero a cambio, le ruego que investigue por sí y siga la evolución de los acontecimientos que sobrevendrán, teniendo como fundamento fuentes independientes de los poderes,fuerzas y organizaciones secretas que aquí se mencionan. Una vez más, les recuerdo a mis compatriotas el sabio Proverbio (22-7) -de 2900 años de antigüedad- que afirma: “El que pide prestado es esclavo del que presta”. Y que además tengan en cuenta estas otras dos sentencias relacionadas: • “El dinero es una nueva forma de esclavitud, discernible de la vieja simplemente por el hecho que es impersonal, dado que no hay ninguna relación humana entre el amo y el esclavo.” LEON N. TOLSTOY • “Nadie se esclaviza más que aquellos que falsamente creen que son libres”. GOETHE (Citado por Vladimir Z. Nuri; FRACTIONAL RESERVE BANKING as Economic Parasitism; Pág. 2) Las clases políticas y dirigenciales de todos los ámbitos son los responsables de esta ruinosa situación de “emboscada” en la que nuevamente ha caído el pueblo argentino -también partícipe necesario de la responsabilidad por su desvió moral y espiritual, y por su indiferencia por el destino nacional- cuya sociedad nacional ha resultado totalmente “fregada” (para no usar un término más soez), enfrentando inesperadamente y sin aviso previo una “gran crisis nacional”, que causará un conflicto social de imprevisible evolución para el destino de la Nación Argentina. Conclusión Final Todo indicaría que el proceso histórico decadente argentino, desde la década de los 60 hasta esta etapaterminal, fue planeado, previsto y conducido, como si hubiese existido una mano maestra invisible u oculta que encausó y guió nuestro destino nacional, de fracaso en fracaso –inadvertido o distraído en menesteres accidentales para el conjunto de la sociedad- como si se tratara de un “colapso inducido”, hasta arribar a este resultado final de extinción de su condición soberana e independiente, para terminar siendo un “país asociado” o un “Estado más o Estado Vasallo” del Imperio Anglo-Norteamericano-Judío. En otras palabras,” la debacle es consecuencia de un diseño para poner al país de rodillas”, como lo sostiene el autor del artículo - Claudio Fabián Guevara - “Claves para entender el colapso inducido de Argentina” (https://mundo.sputniknews.com/blogs/201809161082017126-claves-para-entender-el-colapso-inducido- de-argentina/), cuya lectura recomiendo por las coincidencias conceptuales con el presente trabajo, a pesar de haber sido conocido con posterioridad a la publicación del primer borrador del presente.

domingo, 7 de octubre de 2018

Editorial de Aliverti del 6 de octubre {Cada día se mueve más gente }


Muy cierto


A esto llegamos


Una canallada más


Vigilar todo


La Legislatura se apresta a reformar este jueves el Código Procesal Penal de la Ciudad. Espías, control de celulares, computadoras y demás avances represivos. La oposición y organismos de derechos humanos lo repudian. Qué dice el proyecto del PTS-FIT. Daniel Satur @saturnetroc Desde la bancada del PTS en el Frente de Izquierda, representada por Myriam Bregman y Patricio del Corro, presentaron este miércoles en la Legislatura porteña una “observación” y pedido de que se archive el “expediente Nº 1790-J-2018”, ingresado por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta con el objetivo de modificar el Código Procesal Penal (CPP) de la Ciudad de Buenos Aires. La presentación de Bregman y Del Corro será expuesta este jueves en el recinto minutos antes de que el oficialismo intente convertir en ley esa reforma. Y los argumentos esgrimidos por el FIT para evitarlo son más que contundentes, tanto como el repudio generalizado de la oposición y de organismos defensores de los derechos humanos. Así se manifestaron por estas horas Sergio Maldonado, la Correpi, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, el CELS, Amnistía Internacional y demás referentes y organismos. Armado de causas y espionaje sin control En el proyecto de observación de Bregman y Del Corro se especifica que el artículo 28 del proyecto de reforma incorpora “medidas especiales de investigación” en materia penal que “implican mayores facultades persecutorias e investigativas para jueces y fiscales, y una mayor vulneración sobre derechos elementales” de las personas investigadas, tales como los derechos “a la defensa, a la intimidad y a la privacidad”. Resaltan desde el FIT que esa vulneración de derechos revestirá una gravedad especial cuando se trate de investigaciones “contra las organizaciones sociales, gremiales, de la izquierda y de la oposición en su conjunto”. A su vez denuncian que “el nuevo artículo 145 bis permite al fiscal requerir ‘medidas probatorias no contempladas expresamente en este código que impliquen una intromisión en la intimidad del imputado’, debiendo simplemente solicitar la autorización en una entrevista personal con el juez, quien lo registrará en un acta de carácter reservado”. De esta manera, destacan los legisladores, “fiscales y jueces tendrán a su disposición no solo todas las nuevas medidas que incorpora la reforma, sino también la discrecionalidad para solicitar cualquier medida de investigación que vulnere la intimidad de un imputado, aun cuando no se encuentre previsto en el CPP”. Las nuevas medidas de investigación que pretende implementar el macrismo porteño conceden además “un mayor poder de actuación a la Policía de la Ciudad, la fuerza represiva responsable del gatillo fácil en la Ciudad, compuesta por miembros provenientes de la dictadura y exonerados de la Federal, que ahora será la responsable de realizar espionaje e infiltraciones”, denuncian desde el PTS-FIT. En ese sentido, “el armado de causas y el espionaje quedan legalizados y sin control”. Agentes peligrosos Otro elemento que Bregman y Del Corro denuncian especialmente es que en el proyecto de Rodríguez Larreta se incorporan figuras como las de “agente encubierto” y “agente revelador”, que no serían otra cosa que miembros de la Policía de la Ciudad infiltrados en la sociedad civil con supuestos fines detectivescos, enviados por jueces a pedido de fiscales. Esas figuras, denuncian, “son altamente vulneratorias de todos los derechos y garantías del imputado y del derecho de reunión y organización”. Eso es así porque, de acuerdo al proyecto oficial, el agente encubierto oculta su identidad o utiliza una falsa para “introducirse en organizaciones delictivas” y el agente revelador ejecuta el transporte o compra de dinero, bienes, servicios, armas “o participa de cualquier otra actividad de una organización delictiva”. Bregman y Del Corro afirman que mientras “en el caso del agente revelador se establece que su accionar ‘no es de ejecución continuada ni se perpetúa en el tiempo’”, el agente encubierto “tendrá -a falta de previsión en el proyecto de reforma- la facultad de infiltrarse por tiempo indeterminado”. A su vez, denuncian, se habilita a la Policía de la Ciudad “al armado de causas, ya que bajo el ropaje de estos nuevos ‘agentes’ podrán realizar detenciones arbitrarias y recolectar pruebas plantadas previamente”. El proyecto oficial también incorpora la figura del “informante”, que actuaría bajo reserva de identidad y aportaría datos, documentación o “cualquier elemento o referencia útil” para iniciar o guiar una investigación penal. Independencia cero El proyecto del PRO consuma lo que de hecho sucede desde siempre en relación a la falsa “independencia de poderes”. Por caso, la designación de los agentes “encubiertos” y “reveladores” estará a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, que como denuncian Bregman y Del Corro “actuará en relación directa con el fiscal”. De esa manera, denuncian desde el PTS-FIT, el proyecto “reconoce la fraudulenta división de poderes, ya que en definitiva el Ejecutivo y los fiscales podrán trabajar en forma coordinada para planificar y direccionar determinadas investigaciones de acuerdo a las necesidades políticas del momento”. Vigilancia a todo trapo El proyecto de Rodríguez Larreta modifica el artículo 117 del actual Código Procesal Penal, referido a medidas de investigación y espionaje. Con esa modificación, en lugar de poder intervenirse los teléfonos solo una vez (como es actualmente) se “habilita la renovación de intervenciones telefónicas en forma ilimitada”, denuncian desde el FIT. A su vez, el nuevo artículo 118 bis (previsto en el artículo 30 del proyecto que se discutirá este jueves) incorpora nuevas formas de espionaje: la “vigilancia acústica”, la “vigilancia remota”, la “vigilancia a través de dispositivos de captación de imagen” y la “vigilancia a través de dispositivos de seguimiento y de localización”. La primera (acústica) permite usar tecnología para escuchar y grabar conversaciones privadas. La segunda (remota), habilita el uso de software para el acceso al contenido de ordenadores, dispositivos electrónicos, sistemas informáticos, bases de datos o instrumentos de almacenamiento masivo; es decir que se permite lisa y llanamente el hackeo por parte del Poder Judicial de celulares y computadoras. La tercera vigilancia (dispositivos de captación de imagen) permite sacarle fotos y/o videos a un imputado en espacios públicos. Y la cuarta (a través de dispositivos de seguimiento y de localización), habilita el uso de tecnología para el seguimiento y localización de quien sea considerado imputado en una investigación. Bregman y Del Corro denuncian que “todas estas nuevas medidas de investigación, aunque se indica en el proyecto oficial que “no serán autorizadas respecto de terceros ajenos a la investigación”, de todas maneras podrán llevarse a cabo “aún cuando tuvieren efectos inevitables sobre terceros ajenos a la investigación”. Así, “la vigilancia y el espionaje sobre personas no investigadas no podrá decretarse ‘oficialmente’, pero sí hacerse en los hechos a través de la investigación de personas imputadas”, denuncian desde el PTS. Mayor represión e impunidad Bregman y Del Corro denunciaron que, de votarse favorablemente el proyecto, “los jueces también podrán decretar prisiones preventivas si durante los alegatos la fiscalía solicita la aplicación de pena de prisión efectiva o si existiere sentencia con condena a prisión en primera o segunda instancia, por lo que la sentencia no deberá estar firme para que pueda ordenarse la prisión preventiva”. Y recuerdan que “esta peligrosa figura es decretada con especial énfasis en sectores de bajos recursos, ya que actúa como parte de la criminalización de la pobreza”. Para los legisladores del PTS-FIT la reforma del Código Procesal Penal no deja lugar a dudas: generará “una mayor impunidad” y será “un salto en calidad en el accionar represivo del Gobierno” en el marco la “profunda crisis social y económica” en la que se encuentra la Ciudad de Buenos Aires. Y recuerdan que con, el Código vigente, gran parte de los delitos penales que fueron transferidos de Nación a Ciudad ya “son utilizados arbitrariamente por la Policía local contra manifestantes, artistas callejeros, vendedores ambulantes y no-ambulantes, trapitos y personas en situación de calle”. “Si en los albores del gobierno del PRO en la ciudad, sufrimos el espionaje de Ciro James y el Fino Palacios que le costó a Mauricio Macri asumir en calidad de procesado la presidencia de la Nación, estas reformas legitiman todas esas prácticas”, sentencian Bregman y Del Corro, al tiempo que definen que “así como nos pronunciamos en absoluta minoría contra leyes nefastas como la del arrepentido, o de aumentar las atribuciones en torno a la de flagrancia a nivel nacional, nos oponemos con todas nuestras fuerzas, a cada avance punitivo y represivo del Estado”. Repudios La postura de los legisladores del PTS en el Frente de Izquierda coincide con la de diversas organizaciones de derechos humanos, políticas, sindicales y sociales. Desde la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) manifestaron que el proyecto de Rodríguez Larreta “contempla como medidas probatorias válidas e incuestionables una serie de normas violatorias de las garantías constitucionales y consagratorias de un verdadero estado de excepción”. La organización cuya referente es María del Carmen Verdú afirma que “en sintonía con la concepción de Cambiemos y su vocación antidemocrática, esas prácticas devienen en definitivamente ‘legales’”. “Si pasa, el gobierno del tándem Macri-Larreta habrá demostrado cómo se construye un estado policíaco: sospecha, control, delación, espionaje. Es imperativo movilizarnos para que esta reforma no prospere”, dicen desde Correpi. Sergio Maldonado, hermano de Santiago, víctima directa del espionaje ilegal del Gobierno y testigo de las represiones en las movilizaciones por aparición con vida y justicia de su hermano, dijo que "estamos atravesando un momento muy complicado donde el Estado de derecho está siendo vulnerado día a día. La Reforma del código Procesal Penal que pretenden llevar adelante servirá para legitimar el espionaje y la invasión a la privacidad que se viene haciendo desde hace tiempo ilegalmente". "En el caso de Santiago, desde un comienzo, necesitábamos saber dónde estaba mi hermano y quiénes eran responsables de la desaparición forzada, pidiendo que se investigara a la Gendarmería, quien era la fuerza federal que había ingresado de forma ilegal reprimiendo brutalmente a la comunidad mapuche. Teniendo como respuesta, tanto de jueces y fiscales de todas las instancias judiciales, que validaran investigarme, interviniendo mi teléfono como el de otras personas ligadas a la causa, cuando deberían haber investigado a la Gendarmería por la desaparición forzada de Santiago", dijo Sergio. "Esta Reforma acrecentara más el desamparo y la violencia que debemos soportar todas las familias víctimas de la violencia del Estado, ya que el espionaje indiscriminado será usado de forma indebida para amedrentarnos, hacernos sentir miedo y que estemos condicionados a fiscales y jueces funcionales al gobierno de turno", finalizó Maldonado. Para Carlos Zaidman, sobreviviente de la dictadura y miembro de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, el proyecto de Rodríguez Larreta “es una barbaridad, estamos ante un avance muy peligroso sobre las garantías constitucionales a los derechos tanto personales como a la protesta social. Se busca ir imponiendo a través de estas leyes y decretos (que se dan en la Ciudad de Buenos Aires pero tienen proyectos parecidos a nivel nacional y de otras provincias) un verdadero estado de sitio en el que se van anulando los derechos fundamentales”. “No podemos olvidarnos de que la base del informe RAM contra los hermanos mapuches, que hizo la ministra Bullrich el año pasado, es información privada, de redes sociales y de teléfonos, realizada con inteligencia sobre las personas. Ahora quieren legalizar esto que ya se está utilizando”, concluyó Zaidman. El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) junto a otras organizaciones como Amnistía Internacional, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, la Fundación Vía Libre y Poder Ciudadano (entre otras) también rechazan el proyecto macrista. Según su declaración, de aprobarse el proyecto implicaría “afectaciones muy negativas a la privacidad y la intimidad”. “Nada de todo esto fue debatido en profundidad en la Legislatura de la ciudad”, dijeron desde ese grupo de organizaciones. Y agregaron que “en la medida en que esta modificación del Código Procesal de la Ciudad vulnera las garantías procesales y el derecho a la vida privada (…) rechazamos su aprobación y solicitamos que se inicie un proceso de debate serio en el ámbito correspondiente”.

Spot para defender a Cristina


Denuncian al gobierno de Macri ante la ONU por violar la independencia del Poder Judicial


Presentaron un contundente documento que enumera las intervenciones del macrismo. "Subordinan a la Justicia a las necesidades políticas del poder", afirmaron. La Asociación Americana de Juristas (AAJ) presentó una denuncia ante las Naciones Unidas contra el presidente Mauricio Macri y su Gobierno por "la situación que afecta grave y notoriamente la independencia judicial" en el país. La denuncia reclama la intervención del Relator Especial sobre la Independencia de Magistrados y Abogados de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Diego García-Sayán, y alerta sobre una "política de Estado de dominación y control del Poder Judicial por parte del Poder Ejecutivo Nacional". En el documento presentado ante esa oficina de la ONU, la AAJ considera que "el actual Gobierno de la República Argentina entró de lleno en un período oscuro en el que la subordinación de la Justicia a las necesidades políticas del poder ya es inocultable" Y cuestiona que a partir de la asunción de Macri se inició "una política de sometimiento del Poder Judicial", que tuvo como piedra fundamental el decreto para nombrar jueces en la Corte Suprema de Justicia de la Nación sin cumplir los procesos constitucionales. "A partir de ese movimiento inicial, sobrevinieron multitud de presiones sobre: integrantes del Poder Judicial, del Ministerio Público Fiscal, abogadas y abogados defensores en causas vinculadas a violaciones de derechos humanos y, también, reiteradas intromisiones del Poder Ejecutivo sobre procesos en trámite, particularmente en lo que terminó siendo una persecución desatada contra líderes políticos y sociales de la oposición". Además expone una larga lista de los atropellos del macrismo contra la Justicia, entre los que se destacan el caso de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que fue presionada hasta que presentó su renuncia; los avances sobre el Consejo de la Magistratura; la persecusión sobre magistrados y fiscales que investigaron al Gobierno; las reiteradas descalificaciones de macri contra Jueces y abogados del Fuero Laboral.